San Juan del Río a través de sus personajes

SAN JUAN DEL RÍO, Qro. (apro).- A un año de aparecer 500 años San Juan del Río, se presentó aquí el volumen de 414 páginas San Juan del Río a través de sus personajes, compilado por Lauro Jiménez Jiménez. La coordinación editorial estuvo a cargo de Ubaldo Neftalí Sáenz Bárcenas y de Luis Eduardo Guillén Romero, jefe de Patrimonio Cultural y Artístico, y titular del Instituto de Cultura, Turismo y Juventud (ICTJ) local, respectivamente.

En la publicación del libro con 84 biografías de sanjuanenses célebres, en cuya portada destaca la litografía “Puente Nacional de San Juan del Río en el camino carretero que conduce a Querétaro” (tomada de las páginas sobre Félix María Calleja contra el levantamiento del cura Miguel Hidalgo en México a través de los siglos, tercer tomo), colaboraron ICTJ, el Archivo Histórico Municipal y el H. Ayuntamiento 2015-2018 de San Juan del Río.

De 16 mujeres incluidas, sobresalen tres: Sara Pérez Romero (19 de junio 19 de 1872-31 de julio de 1952), quien como esposa de Francisco I. Madero era llamada “El Sarape de Madero”, porque el presidente “la llevaba a todos lados y por el hecho de usar siempre su nombre como Sara P. de Madero”, fundadora de la Cruz Blanca Neutral por la Humanidad; la invidente creadora de la novela alegórica Staurofila María Nestora Téllez Rendón (25 de febrero de 1828-9 de diciembre de 1890), y Jannet Alegría Peña (30 de agosto de 1987), campeona de taekwondo en los Juegos Panamericanos 2010.

Merece nombrarse además la triada masculina del herrero e inventor Luis Romero Soto (23 de septiembre de 1876-5 de abril de 1964), uno de los constructores de las puertas del Palacio de Bellas Artes; el dibujante y pintor Armando Otero Castillo (7 de mayo de 1947), y Restituto Rodríguez Camacho (5 de julio de 1931), decano de la plástica queretana y a quien Remedios Varo influyó en sus lienzos de juventud.

Dos hombres de ciencia figuran en San Juan del Río a través de sus personajes; en primera instancia, el médico, político y escritor Manuel Domínguez Quintanar (5 de agosto de 1830-16 de marzo de 1910), director de la Escuela Nacional de Medicina, autor de Terapéutica experimental de la morfina (1876) y Leyendas históricas (1909), y amigo del poeta coahuilense Manuel Acuña, quien le dedicó el soneto “A mi querido maestro Manuel Domínguez” que culmina con las tercetas: Mi voz no puede levantar su acento para desearte, a más de los que tienes, otros años de lucha y sufrimiento; pero mi voz te da sus parabienes, porque sé que hasta el último momento brillará la honradez sobre tus sienes.

El otro es el odontólogo, historiador, catedrático y escritor Rafael Ayala Echávarri (19 de septiembre de 1909-24 de marzo de 1973), director de la Escuela Nacional de Odontología, miembro de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y autor de: San Juan del Río. Geografía e Historia, Notas para una historia del arte en Querétaro, Don Martín del Toro: Pacificador indígena de la vasta región chichimeca, Relación histórica de la conquista de Querétaro y La litografía en Querétaro, además de sus ensayos en torno a Guillermo Prieto, Heriberto Frías e Ignacio Manuel Altamirano, y su poemario Gavilla dolorosa.

También hay lugar para gobernadores como el carrancista Ernesto Perrusquía Layseca (10 de marzo de 1877-15 de junio de 1946), quien entre 1917 y 1919 inició el reparto agrario, elaboró la nueva Constitución Política del estado, desazolvó el acueducto que conducía el agua potable a la capital queretana e indultó a reclusos de buena conducta en las cárceles de su tierra. Asimismo, “el gobernador más controvertido de la historia de Querétaro” Saturnino Osornio Ramírez (29 de noviembre de 1896-28 de diciembre de 1976), jefe agrarista, aliado de Plutarco Elías Calles y defensor de la educación laica.

Lugar especial se acredita a dos militares: Luis de Quintanar Soto y Ruiz (22 de diciembre de 1772-16 de noviembre de 1837), colaborador de Agustín de Iturbide (éste “le encargó el primer reglamento taurino del país”), gobernador de Jalisco (1823-1824), y presidente nacional en triunvirato con Lucas Alamán y Pedro Vélez. Y Francisco Peñúñuri y Morales (1814-20 de agosto de 1847), héroe del Batallón Independencia contra la invasión yanqui en el exConvento de Churubusco con el general Pedro María Anaya.

De los reporteros ilustres se anota a Salvador Barrera Rivera (18 de diciembre de 1927-25 de junio de 1991), alumno de Manuel Buendía, periodista deportivo, redactor de Señal, historiador, gerente de Editorial Ágora y librería Biblia-Arte-Liturgia, y fundador del Semanario Crucero.

“Esta obra continúa un proyecto editorial que tiene la intención de traer a la luz aquella información que nos lleve a reforzar nuestra identidad como sanjuanenses, ya que en la medida que conozcamos el pasado de este lugar que físicamente nos da abrigo y sustento, mejor podremos valorarlo y contribuir a su grandeza”, escribe en la presentación del libro Guillermo Vega Guerrero, presidente municipal de la entidad.

“Un consejo editorial fue formado expresamente para abundar en información sobre aquellos individuos nacidos durante los cinco siglos de la historia de San Juan del Río que hubieran tenido una influencia suficiente en el devenir de nuestro municipio”, expresa a su vez el artista visual Luis Eduardo Guillén Romero en el prólogo.

El consejo editorial lo conformaron Leticia Basurto Layseca, Concepción Guerrero Herrera, José Luis Hernández Peña y Sigfredo Soltero Alvídrez. Los autores e investigadores del libro son: Rafael Ayala Echávarri, Felipe Cabello Zúñiga, Armando Guerra Vázquez, José Luis Hernández Peña, Laura Olguín Castillo, Francisco Pájaro Anaya y Mina Ramírez Montes, entre otros.

Comentarios