Trasladan a Humala al penal donde se encuentra recluido Fujimori; su esposa va a la cárcel de Chorrillos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El expresidente de Perú, Ollanta Humala, fue trasladado este viernes a la Dirección General de Operativos Especiales (Dinoes), donde permanecerá 18 meses en prisión preventiva, acusado de los delitos de lavado de dinero y asociación ilícita para delinquir, entre otros cargos.

En ese mismo centro, a donde Humala fue llevado bajo estrictas medidas de seguridad, se encuentra recluido el exmandatario Alberto Fujimori, condenado a 25 años por crímenes contra los derechos humanos.

Desde la cárcel del Poder Judicial, el exmandatario fue trasladado en un vehículo policial hasta el Cuartel Militar Los Cibeles, en el distrito limeño del Rímac, y luego transportado por helicóptero hasta la Dinoes, seis kilómetros al este de la capital peruana, en ingresado al penal de Babadillos.

Por su parte, la esposa de Humala, Nadine Heredia, fue llevada al penal de mujeres Virgen de Fátima, en el distrito de Chorrillos, en el sur de Lima, con lo que se convirtió en la primera cónyuge de un expresidente que va a prisión en la historia republicana de Perú.

Ambos permanecieron la noche del jueves en la cárcel judicial y esta tarde fueron recluidos ante la posibilidad de fuga y por obstrucción al proceso judicial.

Ayer, cuando decidió enviar a prisión preventiva a la pareja, el juez de investigación preparatoria Richard Concepción dijo desde una sala judicial de Lima que el peligro de fuga de la pareja se ha “intensificado y existe un alto grado de que puedan eludir a la justicia” y obstruyan el proceso judicial probatorio.

La pareja debe ser puesta en una cárcel de inmediato por 18 meses, añadió.

El fiscal Germán Juárez acusó a Humala y heredia de lavar activos tras las campañas presidenciales de 2006 y 2011, y sostuvo que recibieron “dinero de fuente ilícita, la metieron al circuito económico, le dieron apariencia de legalidad con aportantes falsos”.

Juárez sostuvo que ambos recibieron dinero público de Venezuela para la campaña de 2006, en la que Humala perdió. Y en 2011, cuando Humala resultó electo presidente, las firmas brasileñas Odebrecht y OAS aportaron dinero que habría estado destinado a corromper funcionarios y obtener licitaciones, agregó.

En abril pasado, Marcelo Odebrecht, director general de la constructora, declaró que había entregado tres millones de dólares para la campaña de Humala, pero éste ha negado haber recibido contribuciones de empresas brasileñas para sus campañas presidenciales.

Comentarios