“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Autoridades deben invertir para el desarrollo de los jóvenes: CNDH

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Las autoridades mexicanas deben promover la participación efectiva de los jóvenes en el fomento del desarrollo económico, político y social del país, externó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Asimismo, destacó la importancia de empoderar y mejorar las capacidades de los jóvenes mediante el fortalecimiento de aptitudes y competencias que les permitan enfrentar los retos y desafíos contemporáneos.

La Comisión destacó “la obligación del Estado mexicano de realizar inversiones estratégicas de inclusión social en la juventud, lo cual, a corto y largo plazos resulta área de oportunidad para construir políticas públicas que incidan en la atención integral de ese grupo poblacional”.

Asimismo, brindarles oportunidades incluyentes para obtener su primera experiencia laboral, y propiciar que su entorno social y familiar se desenvuelva en un ambiente armónico, saludable y libre de toda forma de violencia.

En el marco del Día Mundial de las Habilidades de la Juventud, la CNDH llamó a la reflexión sobre los grandes desafíos de las autoridades, sociedad civil y las familias en el “acompañamiento” de ese segmento social.

Según el INEGI, en 2015 la población entre 15 a 29 años en nuestro país ascendió a 30.6 millones, que representan poco más de la cuarta parte (25.7%) de la población a nivel nacional; 32.9% de jóvenes cuentan con educación media superior, mientras que 19.4% cursaron la educación superior.

Añadió que el 8.8% (2.5 millones) de las y los jóvenes tiene alguna dificultad para realizar al menos una de las actividades diarias básicas (discapacidad o limitación, consistente en caminar, ver, mover o usar brazos o manos, aprender, recordar o concentrarse, escuchar, hablar o comunicarse, así como problemas mentales o emocionales).

En un comunicado, la CNDH subrayó que en México, durante el primer trimestre de 2016 la tasa de desocupación en ese grupo poblacional fue de 7.2%.

Entre la población masculina ocupada: 34.5% son trabajadores industriales, artesanos y ayudantes; 17.1% laboran en el sector agropecuario; los comerciantes representan 14.2%; en tanto que en la población femenina: 26.0% se dedica al comercio; 19.4% son trabajadoras industriales, artesanas y ayudantes, y 18.9% labora en servicios personales.

Es relevante señalar que 61.1% de los jóvenes labora en el sector informal, puntualizó la CNDH.

Comentarios