“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Trump y la Fuerza de Deportación

WASHINGTON (apro).- El gobierno de Donald Trump comenzó a darle forma a la nueva estrategia migratoria concentrada en frenar el flujo de inmigrantes indocumentados y expulsarlos de Estados Unidos.

El general John Kelly, secretario de Seguridad Interior, quiere concentrar a los agentes de inmigración en la búsqueda y ubicación en todo el país de inmigrantes indocumentados para agilizar su captura y rápida deportación a sus países de origen.

La Fuerza de Deportación, como ya le llaman en Washington al mecanismo antimigratorio, pretende expulsar de Estados Unidos a todo inmigrante indocumentado que cometa la más mínima violación a las leyes y a quienes sean detenidos en redadas en sus trabajos y hasta en sus casas. Con la aprobación del presupuesto del Departamento de Seguridad Interior, Kelly contará con los recursos necesarios (6 mil 400 millones de dólares) para robustecer a la Fuerza de Deportación. A partir del próximo 1 de octubre, cuando inicia el año fiscal 2018 en Estados Unidos, Kelly tendrá bajo sus órdenes a otros 10 mil agentes de inmigración quienes serán la base de las estrategias de captura y deportación de inmigrantes.

Las órdenes de Trump al secretario Kelly son claras. El mandatario quiere deportar con la mayor celeridad posible a sus países de origen, a todos los inmigrantes indocumentados que por muy distintas razones se encuentren encerrados en centros migratorios por todo el país.

El Departamento de Seguridad Interior ha dejado entrever por medio de diversas filtraciones a los medios de comunicación, que el presidente Trump cumplirá su promesa de campaña de capturar y deportar casi de inmediato a los inmigrantes indocumentados.

Los primeros en la lista de remoción son las personas con antecedentes penales, los sentenciados a periodos cortos de cárcel por delitos criminales y los acusados de tráfico humano. Lo nuevo en los objetivos de Trump con la Fuerza de Deportación, es la realización de redadas frecuentes por todo Estados Unidos para atrapar inmigrantes indocumentados en sus plazas de trabajo, en las carreteras, en los centros comerciales y hasta en sus casas, cuando se haga una denuncia anónima sobre la presencia de indocumentados.

El año fiscal 2018 será de mucha polémica migratoria. El gobierno de México debe estar muy atento a las nuevas acciones con la Fuerza de Deportación de Trump. Lo que no ha podido definir Kelly, es el lugar a donde enviarán a los inmigrantes indocumentados que no sean mexicanos, capturados al momento de ingresar a los Estados Unidos por la frontera sur.

El gobierno de Enrique Peña Nieto asegura que no será receptor de inmigrantes indocumentados que no sean mexicanos. Eso es lo que está por verse, ya que de acuerdo al gobierno de Trump ese es un punto que aún está negociando con el gobierno mexicano.

Comentarios