“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Reporta oposición participación de 7.2 millones de venezolanos en consulta

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al menos 7.2 millones de venezolanos votaron el domingo en un plebiscito contra la Asamblea Constituyente que impulsa el gobierno de Nicolás Maduro, en el marco de un proceso para presionar al presidente socialista a que convoque a elecciones anticipadas, dio a conocer la oposición en ese país.

A pesar que el gobierno ha insistido en que la consulta no es vinculante por no contar con el aval del Consejo Nacional Electoral (CNE), la Constitución faculta al Parlamento, de mayoría opositora, a convocarla, tal como lo hizo días atrás.

El 98 por ciento de los votantes dijo “Sí” a las propuestas planteadas en la consulta organizada por los partidos de oposición y la sociedad civil.

Además de rechazar la propuesta de Maduro de rescribir la carta magna, respaldaron la intervención de las Fuerzas Armadas para “hacer cumplir la Constitución” y la renovación de los poderes públicos.

“Venezuela lo dijo claramente: no queremos una Constituyente fraudulenta e impuesta, no queremos ser Cuba, no queremos ser un país sin libertad”, dijo el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, tras conocerse los resultados.

“Hoy Venezuela se puso de pie con toda su dignidad para decir que la libertad no tiene retroceso, que la democracia no se negocia”, agregó.

La votación fue masiva con apenas dos semanas de planificación y siete veces menos mesas que unos comicios regulares, destacaron líderes opositores.

Pero, el resultado está por debajo de los 7.7 millones de votos obtenidos por la oposición en las últimas elecciones, las parlamentarias de fines del 2015.

“Esperábamos más participación de la gente. Yo creo que el gobierno en algunas zonas populares amedrenta, (por ello) mucha gente se cohibió”, dijo el dirigente opositor Julio Cedeño.

“Pero debemos salir a la calle y decirles a ellos que aquí no vamos a permitir una Constituyente”, agregó.

En un ambiente festivo, venezolanos vestidos de blanco o enfundados en los colores amarillo, azul y rojo de su bandera, votaron desde muy temprano en plazas, teatros y parques de las distintas ciudades del país, desde la costa caribeña hasta los Andes occidentales.

En el exterior, unos 693 mil venezolanos también emitieron su voto.

La consulta popular se tiñó de sangre luego de que hombres armados simpatizantes del oficialismo abrieron fuego cerca de un centro de votación en la barriada caraqueña de Catia, donde cientos de opositores se congregaron a votar.

La Fiscalía confirmó la muerte de Xiomara Scott, de 61 años, y dijo que otras cuatro mujeres resultaron heridas.

“La Constituyente va”

Venezuela atraviesa una de las peores crisis de su historia reciente. A la aguda recesión económica -con inflación de tres dígitos y escasez de bienes- se le suma una ola de protestas antigubernamentales que acumula tres meses y casi 100 muertos.

La oposición sostiene que Maduro ha llevado al país petrolero a una “dictadura” que apresa a disidentes y viola los derechos humanos y exigen que convoque a elecciones antes de inicios de 2019, fecha en que termina su mandato.

Por su parte, el sucesor del fallecido Hugo Chávez asegura que sus adversarios sólo buscan derrocarlo.

Con el objeto de crear las condiciones para pacificar el país, el mandatario de 54 años convocó a una Asamblea Nacional Constituyente, cuya votación se llevará a cabo el 30 de julio.

“Una participación excepcionalmente grande (en el plebiscito) podría inducir a Maduro a retroceder en su plan de la Constituyente si es que siente que carece de suficiente apoyo interno”, dijo la firma Eurasia en una nota a clientes.

Sin embargo, el exchofer de autobús ha minimizado el impacto de la consulta opositora diciendo que “la Constituyente va; llueve, truene o relampaguee”.

Miembros del partido gobernante denunciaron el domingo que la oposición pretenderá inflar los números de participación en la consulta popular, ya que ninguna institución la supervisará.

La víctima mortal

Maduro no participó en la consulta, a pesar de que su llegada estaba prevista a un centro de votación en la barriada de Catia, a escasas cuadras de donde se produjo el tiroteo y cientos tuvieron que correr a refugiarse en una iglesia cercana.

Una persona murió y otras cuatro resultaron heridas.

El alcalde y portavoz del llamado plebiscito contra la Constituyente de Maduro, Carlos Ocariz, informó que los primeros informes indicaban que un grupo de “paramilitares” disparó en un centro electoral cercano a una iglesia en el barrio popular de Catia, en el oeste de Caracas.

“Paramilitares con armas se presentaron y hubo una situación. Lamentamos mucho esto”, dijo en una rueda de prensa.

La Fiscalía General confirmó que frente a la iglesia Nuestra Señora del Carmen en Catia, donde operaba un centro de votación opositor, fue herida mortalmente la enfermera Xiomara Soledad Scott, de 61 años, y otras cuatro mujeres resultaron lesionadas por un “grupo de motorizados armados” que dispararon hacia una concentración.

Versiones de prensa indicaron que durante el ataque los electores corrieron a protegerse en la iglesia y que entre ellos estaba el cardenal venezolano Jorge Urosa.

Esto reportó RadioComunidad.com en directo desde el lugar:

Los garantes por la transparencia del proceso, compuestos por un grupo de rectores universitarios, dijeron que al gobierno le corresponde la seguridad de los venezolanos, pero señalaron que “ningún hecho aislado” va a empañar la fiesta democrática en la jornada.

Mientras, el líder opositor Henrique Capriles mencionó que el gobierno “desesperado” de Maduro mandó a “sus grupos paramilitares a asesinar a nuestro pueblo de Catia”.

Sin embargo, la consulta popular -organizada al margen del sistema electoral formal- se realizó de forma pacífica durante la jornada.

La votación fue planteada como una muestra de desobediencia y rebeldía hacia el gobierno y la propuesta Constituyente de Maduro para reformar la Carta Magna, cuyos 545 miembros serán elegidos el 30 de julio.

Maduro dijo que la consulta en su contra era un proceso “interno” de los partidos de la oposición y catalogó, por otro lado, como “increíble” el simulacro para la elección del 30 de julio realizado este domingo por su partidarios.

(Con información de Reuters/Notimex)

Comentarios