Denuncia contra cardenal Rivera es “una estrategia fallida por venganza”, dice Arquidiócesis

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Arquidiócesis Primada de México señaló hoy que la denuncia penal interpuesta contra su titular, el cardenal Norberto Rivera Carrera, por encubrir a 15 sacerdotes que presuntamente cometieron actos de pederastia, es una “estrategia fallida” y un acto desesperado “de venganza” por parte de los denunciantes Alberto Athié y José Barba.

En una aclaración publicada hoy en su portal de internet Siame, la Arquidiócesis indicó además, que esta denuncia -interpuesta el pasado 2 de junio ante la Procuraduría General de la República (PGR)- está basada en información “falsa”.

Agregó que, en efecto, el cardenal Rivera dio a conocer que había sancionado a 15 de sus sacerdotes y mandado sus expedientes a El Vaticano. Pero aclaró que no todos ellos estaban acusados de delitos de pederastia, sino también de otros “ilícitos” que infringen el derecho canónico y no las leyes civiles mexicanas.

La Arquidiócesis también aclaró que la mayoría de estos ilícitos fueron cometidos antes de 2010, año en que el Código Penal Federal fue reformado para obligar a los obispos a denunciar a sus sacerdotes pederastas ante las autoridades civiles.

De ahí que, añadió la Arquidiócesis, estos hechos no fueron denunciados ante las instituciones civiles porque en ese tiempo “no se tenía esa obligación”, sino solo a partir de 2010.

De esta manera, prosiguió, “no existen pruebas que den soporte legal” a la denuncia penal interpuesta por Athié y Barba, en la cual se dio por hecho, falsamente, que los 15 sacerdotes estaban acusados de abusos sexuales contra menores de edad y que debieron ser denunciados ante las autoridades civiles.

La Arquidiócesis aseguró que esta denuncia penal “tiene su origen en un odio personal que Alberto Athié tiene en contra del cardenal Rivera Carrera, mismo que le ha llevado a realizar actos desesperados de venganza, sin importarle caer en absurdos”.

Y señaló que el mismo día que interpusieron la denuncia, Athié y Barba “convocaron a una rueda de prensa a fin de obtener un mero efecto mediático y dañar la imagen del arzobispo de México”.

Agregó que la denuncia fue interpuesta pocos días antes de que el cardenal Rivera presentara su renuncia a la Arquidiócesis, por lo que el objetivo fue también que el Papa Francisco “aceptara inmediatamente la renuncia”.

La Arquidiócesis concluyó al señalar lo siguiente: “Sin embargo, en Roma están bien informados sobre la manera en que se han venido manejando este tipo de casos, por lo que se puede decir (que la denuncia contra el cardenal) es una estrategia fallida”.

Esta postura de la Arquidiócesis de México ya la había dado anteriormente su vocero, el sacerdote Hugo Valdemar, quien en entrevistas a los medios de comunicación estuvo señalando que la denuncia estaba mal fundamentada y era solo una estrategia para “presionar” al Papa, obligándolo a que removiera al cardenal Rivera lo más pronto posible.

Comentarios