Al hablar de ajedrez, “La Tuta” hace referencia a la “espada templaria” (Video)

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En las redes sociales circula un video de Servando Gómez La Tuta, el exdirigente de Los Caballeros Templarios preso en el penal federal del Altiplano, en el que se le observa leyendo un discurso sobre el juego de ajedrez, con motivo de un torneo celebrado en dicho centro penitenciario mexiquense.

De pie, con sus anteojos puestos, el hombre que controló el trasiego de droga en Michoacán hasta febrero de 2015, cuando fue capturado luego de andar a salto de mata, se refirió en su mensaje a cada una de las piezas del ajedrez, a veces con metáforas.

“Poder y gloria con la fuerza descomunal de un elefante y los sabios consejos de un alfil. Fiel y noble consejero de nuestro rey y valeroso guerrero que como espada templaria y dolorosa traspasas a nuestros enemigos de lado a lado y de punta a punta en el campo de batalla de forma eficaz y fulminante, atravesando las líneas enemigas y dejando atrás la sangre derramada de nuestros adversarios”, dijo.

En una parte habló de sus “soldados guerreros, siempre dispuestos a defender nuestro reinado”.

“Atención, mis fieles peones, soldados guerreros, siempre dispuestos a defender nuestro reinado y a nuestros soberanos, prestos a todas horas en la primera línea de batalla, demos la vida por nuestro rey, avancemos sin miramiento ni contemplaciones. Paso a paso, firmes, siempre de frente eliminando a la diestra y siniestra a nuestros adversarios, con la mirada altiva, logremos el avance de nuestras tropas para proteger este hermoso legado de libertad y dar la vida si es necesario defendiendo a nuestro noble y poderoso rey”.

Y remachó La Tuta:

¿Quién no da orgullosamente su vida por aquel personaje que con sus sabios actuares y su noble forma de reinar hace que sus gobernados y sus comarcas gocen de total paz, libertad y soberanía?; sin ti, mi rey, no somos nada, gracias”, concluyó La Tuta.

Según la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), los torneos de ajedrez son organizados por la Fundación Kaspárov.

Comentarios