El narco ronda, pero Mancera cierra los ojos

En septiembre de 2015, Proceso publicó un reportaje en el que se informó, entre otras cosas, de la aparición de narcomantas con las iniciales del Cártel de Jalisco Nueva Generación, colocadas en diversos puntos del entonces llamado Distrito Federal. Por su actualidad se reproduce íntegro.

A inicios de mes, el Cártel de Jalisco Nueva Generación colocó tres mantas afuera de ministerios públicos del Distrito Federal, pero el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, sigue negando que el narcotráfico opere en la capital del país. Pese a la multitud de mensajes similares que han aparecido a partir de 2008, los ejecutados, encajuelados y hasta los cuatro narcolaboratorios que se han detectado, la política negacionista ha sido una constante desde que Mancera era procurador.

DISTRITO FEDERAL (Proceso).- El miércoles 9, a las 23:30 horas, en la capital del país aparecieron tres cartulinas firmadas por el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG). En ellas, el grupo criminal asentó que viene “por la plaza” y advirtió al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, que “no se meta” y que “cumpla”.

Además, a la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) y a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) les espetó que, “si no quieren más muertos”, dejen trabajar al grupo criminal.

Los mensajes del CJNG fueron instalados en diferentes oficinas de justicia del gobierno Mancera: una cartulina apareció pegada en la pared de la Fiscalía Desconcentrada de Tlalpan; una más en el Ministerio Público (MP) ubicado en el Parque de los Venados (delegación Benito Juárez) y la tercera en el MP de la Glorieta de Insurgentes (delegación Cuauhtémoc).

Desde que fue procurador del Distrito Federal y ahora como jefe de Gobierno, Mancera ha negado que la capital del país sea centro de operaciones de diversos cárteles de la droga.

Sin embargo, Proceso cuenta con una “tarjeta informativa” de la Fiscalía Desconcentrada de Tlalpan, dependiente de la PGJDF, en la que se reportan los mensajes y se reconoce la existencia de “diversas hojas impresas con amenazas y de igual forma firmadas con las iniciales CJNG”.

Tarjeta informativa de la PGJDF

Tarjeta informativa de la PGJDF

De hecho, ya desde el 27 de julio pasado los habitantes del pueblo de Santo Tomás Ajusco habían encontrado siete “narcomantas” a lo largo de la carretera Picacho-Ajusco. Estaban firmadas por el Cártel de Sinaloa, que manifestaba contar con el apoyo de la Policía Federal y la Procuraduría General de la República (PGR). Por esto exigía a Mancera que les dejara la plaza.

La reportera entrevistó a habitantes de la zona que confirmaron la presencia de los mensajes. De hecho, al menos la foto de uno circuló en las redes sociales.
El 31 de julio la SSPDF rechazó la existencia de los recados, y asentó a través de un comunicado: “No existe elemento alguno que suponga la veracidad de la manta.
Con información de inteligencia y operación policial de la dependencia se aclara que no existe ningún tipo de mensaje. Tampoco es cierto que la SSPDF haya instrumentado alguna acción para retirar una manta que no existió”.

Desde 2010 han aparecido narcomantas en el Distrito Federal, algunas atribuidas a Los Zetas, otras al CJNG y unas más al Cártel de Sinaloa. Y desde 2008 se han encontrado personas “encajueladas”, con el tiro de gracia, cubiertas con cinta canela y con mensajes amenazantes firmados por gente de “El Chapo y el rey Zambada”.
Todavía más: en 2014 se detectaron tres narcolaboratorios y uno más en lo que va de 2015. Y una última: la propia PGJDF divulgó la declaración de un acusado que aseveró que la matanza de cinco personas en la colonia Narvarte –entre ellas el colaborador de Proceso Rubén Espinosa–, el pasado 31 de julio, fue perpetrada por Los Zetas.

Pese a todo esto, el lunes 7 Mancera insistió en que no opera ningún cártel en el Distrito Federal. Aceptó que han sido capturados algunos cabecillas en la ciudad, pero, sostuvo, “ello no quiere decir que estén establecidos; ellos mismos dicen que no les resulta compatible”.

Narcomenudeo. Lo único "aceptado". Foto: Benjamín Flores

Narcomenudeo. Lo único “aceptado”. Foto: Benjamín Flores

Pruebas y advertencias

Afuera de las oficinas del MP cercano al Parque de los Venados apareció la cartulina donde se leía:

“QUE QUEDE CLARO VENIMOS POR LA PLAZA SR. MANCERA USTED DECIDE SSPDF NO SE META AQUÍ LOS QUE NO RESPETAN LOS MATAMOS GABRIEL REGINO NO CUMPLIO. LO DE LA TAQUERIA FUE UN AVISO SIGUEN LOS LAGARTOS Y LOS CANO NOSOTROS NO VAMOS A PERDONAR SI QUIEN SE META NO PAGA SE LO CHINGAN. AQUÍ SOLO CJNG.” (sic)

El mensaje no aclara qué hecho ocurrió en “la taquería”. Podría referirse, sin embargo, a la ejecución de una mujer a las 21:50 horas del 3 de agosto pasado en la taquería El Negro de la colonia San José Insurgentes. La joven mujer era propietaria de dos estéticas.

Gabriel Regino fue el creador de la Dirección de Asuntos Internos de la SSPDF, área que se encargaba de vigilar e investigar el comportamiento de las corporaciones policiacas. Posteriormente ocupó la Dirección Operativa de la SSPDF. Era apodado El Jefe Tigre.

También fue subsecretario de Participación Ciudadana y Policías Complementarias, puesto desde el que coordinaba a los grupos de élite Cobra, Zorros y Fuerza de Tarea. Dejó el cargo cuando fue acusado de tener vínculos con el Cártel del Norte del Valle de Colombia, según publicó el diario Reforma el 3 de diciembre de 2006. Regino envió una carta de desmentido al medio.

De 2001 a 2003, Regino y Mancera compartieron el despacho “Abogados Consultores”.

Las otras cartulinas

A la misma hora y el mismo día, 23:30 horas del miércoles 9, apareció la otra cartulina en la pared del MP de Tlalpan, ubicado rumbo a la carretera Picacho-Ajusco:
“SSPDF PGJ NO SE META EN NUESTRA CONTRA SR MANCERA CUMPLA LA PLAZA ES NUESTRA BENIMOS POR LA PLAZA NADIE MAS TIENE NADA QUE ASER. SI NO QUIERE MÁS MUERTOS DEJE TRABAJAR. SI NO A PURA BALA Y SANGRE LA TOMAMOS LA TRAISION SE PAGA CON VIDA SI NOS OBLIGAN USAMOS PURO GRANADASO PARA QUE APRENDAN A RESPETAR CJNG.” (sic)
La tercera cartulina apareció al mismo tiempo en el MP ubicado en la Glorieta de Insurgentes. Ahí se acusa a Luis Rosales Gamboa, subsecretario de Operación Policial, de haber recibido pagos y no estar cumpliendo con los acuerdos.
´

Los narcomensajes.

Los narcomensajes.

Fuentes allegadas a la SSPDF afirman que existe la orden expresa de no abrir averiguaciones previas respecto de las citadas cartulinas. Sin embargo, los propios policías hacen registros “por si pasa algo”.

Proceso tiene uno de esos registros. Se trata de una tarjeta informativa rotulada y con sellos de la “PGJDF, Fiscalía Desconcentrada en Tlalpan”. Ahí se lee: “Se informa para conocimiento de la superioridad que siendo las 23:30 horas del día 9 de septiembre de 2015 y al encontrarme al interior de las instalaciones de esta fiscalía, se presentó el C. (y aparece tachado en negro el nombre del oficial), para informar que en un muro exterior de esta fiscalía se (nuevamente borrado) pegada con amenazas en contra del personal (borrado) como de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal y que estaba firmada con las iniciales ‘CJNG’.

“Asimismo al hacer una revisión del lugar fueron encontradas diversas hojas impresas con amenazas similares y de igual forma firmadas con las iniciales CJNG.
“Se pone a disposición de la guardia los materiales encontrados para su custodia. Atentamente Sufragio efectivo no reelección, Ciudad de México a 09 de septiembre de 2015 (nombre y firma borrados).”

Este semanario solicitó una entrevista con el comisionado de Seguridad Nacional, Renato Sales, para hablar del narcotráfico en el Distrito Federal, pero se negó.

De mantas a laboratorios

El jefe de Gobierno capitalino se ha limitado a decir que, además de algunos capos, hay “un problema de narcomenudeo”.

En marzo de 2005, las autoridades capitalinas identificaron 2 mil 111 puntos de venta de droga, según se establece en un documento elaborado para la octava Conferencia Nacional de Procuradores de Justicia. (Proceso 1482).

El 8 de junio de 2013, y ya siendo gobernante del Distrito Federal, Mancera insistió en que la ciudad sólo tenía “un problema de narcomenudeo”.

Dos meses después, el 27 de agosto de aquel año, la prensa dio cuenta de dos hombres asesinados, amarrados de pies y manos y con la cara cubierta con cinta canela. Junto a ellos había un narcomensaje: “ESTO LES VA A PASAR A TODOS LOS QUE SE METAN CON NOSOTROS ATTE CJNG” (sic), en la delegación Tlalpan. Se abrió la averiguación previa FTLP/TLP-3/T-1/02131/13-08.

El 13 de mayo de 2014 se encontró, en la delegación Venustiano Carranza, otro hombre muerto y encajuelado. Y el 13 de enero de este año, en la misma delegación, aparecieron dos varones ejecutados en un auto.

Desde que Mancera era el procurador local ya se habían presentado casos de encajuelados y narcomensajes: el 21 de mayo de 2008 fueron hallados dos cadáveres en un vehículo abandonado en la carretera México-Cuernavaca, con un narcomensaje: “Así van a quedar los que se (me)tan con El Chapo y el rey Zambada” (sic).

Dos semanas después, el 7 de junio de 2008, aparecieron dos hombres asesinados en la esquina de Tlalpan y Castellanos Quinto, delegación Coyoacán.

En cuanto a las narcomantas, una fue colocada el 10 de marzo de 2010 sobre el Eje 1 Norte, entre avenida Industria y Oriente 138 de la colonia Moctezuma, delegación Venustiano Carranza. Estaba firmada por Los Zetas. El mensaje rezaba: “VENIMOS POR LA PLAZA Y POR LOS CHIVAS, LA TIERRA NO ES DE QUIEN LA TRABAJA, ES NUESTRA, NO QUEREMOS RATERO. ATTE Z”.

Ocho meses después fue encontrado, en la carretera Picacho-Ajusco, el cadáver decapitado de Elías Nieto Menéndez El Mayo, jefe de plaza en Chiapas para Los Zetas. 

Comentarios