“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Trump reitera su decepción con su procurador y deja en el limbo su despido

WASHINGTON (apro).- El presidente estadunidense Donald Trump reiteró que se encuentra muy decepcionado con su procurador general de Justicia, Jeff Sessions, y dejó en el limbo la posibilidad de despedirlo o que éste renuncie al puesto.

“Estoy muy decepcionado (con Sessions), veamos qué pasa, el tiempo lo dirá, el tiempo lo dirá”, declaró Trump al ser cuestionado sobre si despediría a Sessions durante una rueda de prensa celebrada en la Casa Blanca junto al primer ministro libanés Saad Hariri.

La semana pasada en entrevista con el New York Times, y este martes en su cuenta personal de Twitter, Trump hizo pública su decepción con Sessions debido a que el pasado 2 de marzo, a sólo unos días de asumir la titularidad del Departamento de Justicia, se excusó de la investigación sobre el caso de la presunta colusión entre la campaña presidencial del actual mandatario y los rusos para manipular las elecciones presidenciales de noviembre de 2016.

“Estoy muy decepcionado con el procurador general, no debió excluirse del caso, me lo debió haber dicho y así hubiese elegido a otro para el puesto. Lo que hizo es injusto para la presidencia, no para el presidente”, buscó justificar Trump en la conferencia de prensa.

Las críticas del presidente a su procurador general son consideradas como la antesala de la salida de Sessions del Departamento de Justicia.

“Debe ser más duro con las filtraciones (de información a los medios)”, subrayó Trump cuando se le preguntó qué debería hacer Sessions, exsenador republicano por el estado de Alabama.

Los analistas políticos en Washington consideran que las críticas de Trump son indirectamente un llamado a Sessions para que renuncie, sin que tenga que ser despedido por su jefe.

En su cuenta de Twitter, Trump se quejó de Sessions sobre las filtraciones de información a los medios de comunicación, respecto de las reuniones de su círculo de asesores y familiares con los rusos, durante su campaña presidencial el año pasado.

“El procurador general Sessions asumió una posición muy débil sobre los delitos de Hillary Clinton (¿dónde están los correos electrónicos y el servidor del Comité Nacional Demócrata) y sobre los filtradores de información de inteligencia”, escribió Trump esta mañana en su cuenta personal de Twitter.

Sessions se excluyó del caso Rusiagate luego de que se corroborara que, durante sus audiencias de confirmación ante el Senado, no hizo pública toda la información sobre las reuniones que sostuvo el año pasado con representantes del gobierno de Rusia.

En el Comité de Inteligencia de la Cámara de Senadores y de Representantes llevan a cabo investigaciones para determinar si la campaña de Trump se coludió con los rusos. En el Departamento de Justicia, Robert Mueller, exdirector del FBI está encargado de una pesquisa en el mismo sentido como fiscal independiente.

En la entrevista con el New York Times, el presidente Trump dio a entender que la exclusión de Sessions del caso originó la designación de Mueller.

Hasta el momento, Trump está muy enojado porque en el Congreso su yerno Jared Kushner fue citado a declarar sobre el caso Rusiagate a puerta cerrada. Lo mismo que su exjefe de campaña Paul Manafort, quien fue requerido este martes, y posiblemente su hijo Donald Trump Jr. en los próximos días.

“Jared Kushner lo hizo muy bien ayer en probar que no se coludió con los rusos. Cacería de brujas. ¿Quién es el próximo, mi hijo Barron Trump de 11 años?”, escribió el presidente Trump en otro mensaje de Twitter en la mañana de este martes.

En la rueda de prensa en la Casa Blanca, el mandatario también destacó el hecho de que en el pleno del Senado se aprobó por 51 votos con 50 (con el voto del vicepresidente Mike Pence), el inicio del proceso del debate para revocar la ley de salud pública aprobada en la presidencia de Barack Obama, conocida como Obamacare.

Trump afirmó que esa votación será en gran beneficio de los estadunidenses, aunque cuando los republicanos que aprobaron el arranque del debate no cuentan con un proyecto de ley alternativo para reemplazar el Obamacare.

Comentarios