EU trabaja en una nueva estrategia contra el consumo de drogas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante los avances “moderados” de la política antidrogas estadunidense en la última década –el consumo de drogas incrementó y en 2015 fallecieron más de 144 estadunidenses por sobredosis cada día–, el gobierno de ese país trabaja en una nueva Estrategia Nacional de Control de Drogas, de acuerdo con un informe que publicó hoy la Oficina Gubernamental de Rendición de Cuentas (GAO, por sus siglas en inglés).

En la última década, las sucesivas administraciones estadunidenses, tanto republicanas como demócratas, invirtieron cada vez más dinero en la política antidrogas: de 21 mil 700 millones de dólares en 2007, el presupuesto pasó a 27 mil 500 millones de dólares el año pasado, y para 2018 la administración del presidente Donald Trump pidió un incremento de 280 millones de dólares.

Más de la mitad de este presupuesto se destina a los programas de represión y de lucha contra el tráfico de drogas –tanto en Estados Unidos como en el internacional–, aunque durante los dos mandatos de Barack Obama el gobierno federal reequilibró el gasto hacia programas de tratamiento y, en menor medida, de prevención.

El informe recuerda que el gobierno estadunidense destinó mil 500 millones de dólares en 2017 a sus “socios internacionales” para el combate contra las drogas.

Si bien el informe se concentra exclusivamente en la política interna de Estados Unidos en materia de drogas, se intuye que en este rubro entra la Iniciativa Mérida, a través de la cual el gobierno estadunidense apoya la militarización de la política antidrogas emprendida por el gobierno mexicano desde el sexenio de Felipe Calderón.

La GAO, equivalente estadunidense a la Auditoría Superior de la Federación mexicana (ASF), planteó que, de los siete objetivos contemplados en la estrategia en 2007, sólo uno fue alcanzado, mientras tres tuvieron avances “moderados” y otros tres empeoraron.

El consumo de drogas ilícitas, sobre todo la mariguana, se incrementó entre los jóvenes de entre 18 y 25 años en los últimos años –de 19.9% en 2009, se elevó a 22.3% en 2015–, mientras que las políticas de prevención lograron reducir el consumo de las drogas lícitas –tabaco y alcohol– entre los adolescentes.

Los datos más recientes, de 2015, muestran que más de 52 mil estadunidenses fallecieron de sobredosis, alrededor de 144 cada día, atribuibles principalmente al consumo de derivados del opio. Seis años antes, las autoridades habían reportado 39 mil muertes por sobredosis.

Comentarios