“El Bukanas”, de mando policial y sicario Zeta a líder huachicolero

XALAPA, Ver. (apro).- Roberto de Los Santos de Jesús, “El Bukanas” o “El Bukanans”, líder de ladrones de combustibles en Puebla y entrenador de sicarios y “estacas” de Los Zetas en Veracruz, por quien el gobierno de Veracruz ofrece un millón de pesos de recompensa a quien dé información fehaciente para su detención, apenas hace tres años era comandante de la Policía Municipal de Maltrata, en la región montañosa veracruzana.

Hoy, el gobernador veracruzano Miguel Ángel Yunes Linares expuso que “ayer” habló con su par de Puebla, Antonio Gali, y aseguró que probablemente esta entidad también “ofrezca recompensa” a quien conlleve a la captura del también llamado “El Bukana”, peligroso delincuente que mantiene asolados municipios de Veracruz como Maltrata, Acultzingo, Nogales, Río Blanco, pero también en Puebla como Zaragoza, Vicente Guerrero y Palmarito.

“El Bukanas” salió a la luz pública como líder criminal y como comandante policíaco en septiembre de 2014 tras una irrupción militar en el narcorrancho San Pedro, en la congregación Sierra de Agua en las Cumbres de Acultzingo, que puso al descubierto la aceitada red criminal y de corrupción que operaban Los Zetas con las fuerzas policíacas.

Dirigidos por Roberto de los Santos, policías municipales en activo de Maltrata y Acultzingo entrenaban en este rancho a futuros “estacas” de Los Zetas, jóvenes de entre 17 y 25 años a quienes les enseñaban a “tablear” víctimas, torturarlos en fosas de aguas residuales, utilizar armas y a lesionarlos en celdas de castigo.

El rancho criminal fue “reventado” por fuerzas federales, cuando descubrieron a presuntos “halcones” comprando abundante comida en un comedor de la carretera federal que conduce de Orizaba Veracruz a Tehuacán, Puebla; estos presuntos integrantes de células criminales –indicó el parte militar- eran “cuidados de cerca” por policías municipales.

Ese día, tres jóvenes sicarios fueron abatidos y 31 futuros delincuentes fueron detenidos, así como cinco policías municipales; “El Bukanas” y otros oficiales policíacos lograron darse a la fuga.

El centro de operaciones de “El Bukanas”, escondido entre frondosos árboles, viviendas rurales y tierras de cultivo de girasoles quedó desmantelado.

Días después de esta irrupción militar, el alcalde perredista de Acultzingo, Salomón Cid, pidió licencia al cargo, y un mes después, su antecesor, Cándido Morales sería ejecutado y su cuerpo tirado a orillas de un río. Fuerzas federales tuvieron que sitiar la región.

Tres años después, “El Bukanas” continúa asolando la región montañosa de Veracruz, pero también de Puebla.
A decir de Yunes Linares, a este expolicía municipal se le busca por “hechos violentos en Puebla”, pero con “historial delictivo” importante en el municipio de Maltrata y en otros aledaños donde se le acusa de cobrar derecho de piso y ser la frontera de Veracruz por la que ingresa víctimas de secuestro.

Pese a ello, el gobernador veracruzano descartó que se tengan que poner en investigación a policías municipales de esa región de Veracruz, como Nogales, Río Blanco, Maltrata y Acultzingo.

Justificó que hay “toda la coordinación” con el gobierno de Puebla para lograr la captura de este delincuente que ha sido dolor de cabeza de autoridades en estos municipios veracruzanos y sus limítrofes poblanos.

En Puebla, fuerzas federales llevan enfocadas más de un mes en su captura, responsabilizándolo de operar la ordeña y distribución de hidrocarburo en los ductos de Pemex, tanto en territorio veracruzano como en el llamado triángulo rojo poblano.

Apenas el fin de semana, el portal E-Consulta dio a conocer que en los municipios de Vicente Guerrero y en Moyotepec, ya en Puebla, “El Bukanas” y su gente se pasean impunemente en carros y camionetas con los vidrios polarizados, rumbo a una residencia que se encuentra oculta entre la maleza de esta geografía montañosa.

Comentarios