El séquito policiaco de Alfredo Castillo

Alfredo Castillo Cervantes, director de la Conade, es el “todólogo” más notorio del equipo de Enrique Peña Nieto. De la procuraduría del Estado de México lo llevó a la comisión especial para Michoacán y después al organismo promotor del deporte mexicano. Pero ahí Castillo no está solo: lo acompañan muchos de los amigos que hizo en las corporaciones policiacas, a quienes contrató con recursos que estaban destinados a la atención de los atletas.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En los 27 meses que ha sido director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Alfredo Castillo Cervantes contrató en el rubro de “especialistas del deporte para la atención de deportistas” a policías judiciales, criminólogos, fiscales y hasta a la pareja sentimental de su secretario particular, Alfredo Peral.

La información se desprende de los contratos que la Conade firmó con proveedores a través de CompraNet, el sistema electrónico de la Secretaría de la Función Pública, mediante el cual se realiza la contratación de servicios, bienes, arrendamientos y obra pública de las dependencias y entidades del gobierno federal, supuestamente de forma transparente.

En el periodo mencionado la Conade firmó 558 contratos por adjudicación directa con personas físicas, presuntamente para que desempeñaran actividades en favor de los atletas. En ello gastó 97.6 millones de pesos provenientes del capítulo 3000, que en la administración pública corresponde a servicios generales.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación, a través de este capítulo se contratan servicios básicos, de arrendamiento, de asesoría, consultoría, informáticos, estudios e investigaciones, comerciales, bancarios y financieros, subcontratación de servicios con terceros y gastos inherentes, de mantenimiento y conservación y de impresión, grabado, publicación, difusión e información.

En la Conade históricamente se han utilizado recursos públicos que corresponden al capítulo 3000 para cubrir los salarios del personal contratado fuera de la estructura y del pago por honorarios, pero en el periodo de Castillo Cervantes el dinero además se usó para cobijar con un sueldo a personal que trabajó con él cuando era comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral en el estado de Michoacán o como procurador de Justicia del Estado de México.

Algunos ejemplos son: Iván Jacobo Martínez Gutiérrez, quien fungió como subprocurador regional en Uruapan cuando Castillo era comisionado. De acuerdo con el contrato registrado en CompraNet, este licenciado en derecho, que en la procuraduría mexiquense trabajó como agente del Ministerio Público y fue policía de investigación en Cuautitlán Izcalli, cobró 161 mil pesos por cuatro meses (31 de agosto a 12 diciembre de 2015) como “especialista del deporte para la atención de deportistas”.

Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2126, ya en circulación

Acerca del autor

Estudió Ciencias de la Comunicación y Letras y Literatura Hispánica en la UNAM. Fue reportera de información general en los noticieros Monitor de InfoRed. Desde 2000 ha sido reportera y conductora de deportes en distintos medios radiofónicos y televisivos. Estudió la Maestría en Periodismo y Asuntos Públicos en el CIDE.

Comentarios