“Morelos es tierra de nadie, la violencia inunda todo”: Sicilia

PARRES, CDMX. (apro).- El estado dejó de ser la entidad de la “eterna primavera” para convertirse en “tierra de nadie”, donde prevalecen “las desapariciones, el secuestro, la tortura, la extorsión y en ocupar los primeros lugares en delitos de alto impacto”, denunció el poeta Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, al arrancar la segunda jornada de la Marcha por Morelos.

La movilización pernoctó durante la noche del lunes en la Preparatoria Comunitaria de Tres Marías, a donde llegó después de las tres de la tarde del lunes, día en que inició la marcha que tiene como objetivo “reinstaurar el Estado de derecho” en la entidad y acabar con un “gobierno nefasto que ha atropellado y violado los derechos de la población morelense”.

Este martes, la caminata reinició con un minuto de silencio, y la lectura de un comunicado en el que Sicilia enumeró los agravios en materia de inseguridad y violencia: “La sociedad morelense vive la angustia, la impotencia, el agravio de la corrupción de una autoridad sorda y muda a las demandas sociales, sufre por los homicidios, secuestros, impunidad, asaltos a domicilios y abusos de autoridad”.

Pero además está la impunidad con la que opera el crimen organizado, “que se apropia impunemente del trabajo honesto de los morelenses, el cobro de piso acosa y frena el desarrollo de Morelos, la ciudadanía que busca respuestas simples al delito y sus consecuencias tiene que tomar las calles y alzar la voz fuera del estado porque no ha sido escuchada, porque se ha vuelto invisible para las autoridades”.

Vino entonces la referencia a las fosas clandestinas de la Fiscalía morelense en Tetelcingo y Jojutla, en donde “los cuerpos son echados como basura sin los protocolos de ley”, por ello, son “muestras de impunidad, de negligencia, de descomposición social y de barbarie”.

Por ello, “la estrategia de seguridad evidentemente no funciona, en Morelos se vive con miedo, con hambre y sed de justicia. Con indignación ante la corrupción de las autoridades que compran conciencias y permiten actos en los que la sociedad queda desprotegida, sin voz, sin esperanza. Actos que engordan los bolsillos de los políticos corruptos que venden al mejor postor la representación social y aprueban leyes en contra de los morelenses y su patrimonio”

Acompañado del rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Jesús Alejandro Vera Jiménez; del vocero de la Coordinadora Morelense de Movimientos Ciudadanos, Gerardo Becerra Chávez de Ita, y del líder de la Federación Auténtica del Transporte, Dagoberto Rivera Jaimes, el poeta sostuvo que “violencia, inseguridad y corrupción son los temas por los que hoy exigimos la intervención del gobierno federal para restablecer el orden y la paz, se imparta la justicia con dignidad y se nos devuelva la tranquilidad, la esperanza, el bienestar. La paciencia está llegando al límite; por eso acudimos hoy a las instancias en las que esperamos respuesta”.

Porque “Morelos nos duele, necesitamos paz, estamos aquí para decir las cosas como son, para llamar al homicidio por su nombre, a las matanzas por su nombre, a los crímenes de lesa humanidad por su nombre, a la violencia en contra de hombres, mujeres y niños, para señalar todas las formas de opresión, sobre todo las que comete el Estado”.

Morelos, sentenció Sicilia, “dejó de ser la tierra de la eterna primavera y de progreso para convertirse, lamentablemente, en tierra de tristeza, de miedo, de esperanza, de feminicidios, de asesinatos a periodistas, de secuestrados y secuestradores, es tierra fértil de la corrupción, de la extorsión en la que ha desaparecido toda consideración y respeto por la dignidad humana, la violencia ha transgredido la vida, es tierra de cementerios clandestinos, de desconfianza, de angustia y de temor”.

Sin embargo, acotó, “la marcha por Morelos no es un acto de desesperación, sino de confianza en las instituciones del Estado mexicano, es para hacer notar que lo que pasa en nuestra entidad es devastador y se debe intervenir para restituir el Estado de derecho”.

La marcha salió alrededor de las diez de la mañana de Tres Marías y en la salida se incorporó el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, quien caminó varios kilómetros del brazo de Sicilia, Vera, Becerra y Rivera. Antes se había dicho que el rector se retiró unos momentos por un tema relacionado con su salud, pero que se incorporaría en las próximas horas.

Blanco Bravo dijo que en Morelos se viola la autonomía municipal. Aseguró que entre el gobernador Graco Ramírez y su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda, líder en funciones del PRD, imponen a los ayuntamientos proyectos para “hacer negocios”, lo que multiplica “el saqueo” al que han sido sometidos los municipios.

Igual dijo que, en el caso de Cuernavaca, “no dejaremos que vuelvan a saquear la ciudad, por eso respaldo la movilización”, aunque afirmó que no puede participar en toda la Marcha por Morelos porque tiene que atender las actividades del municipio.

También se sumaron a la marcha pobladores de Alpuyeca, comunidad del municipio de Xochitepec, quienes han enfrentado al gobierno de Graco Ramírez que pretende “volvernos a convertir en víctimas de la basura”, dado que esta comunidad fue sede de un basurero a cielo abierto por varias décadas, y ahora “nos quiere imponer una planta valorizadora. Nosotros ya conocemos las consecuencias de la basura en nuestros hijos, por ello respaldamos la marcha y nos sumamos a ella, para exigir que no nos impongan más”, advirtió Yeimi Santillán, vocera la Asamblea Popular de Alpuyeca.

La manifestación avanzó a lo largo de 14 kilómetros hasta que a las 14:30 horas hizo un alto en el parador de Parres, ya en territorio de la capital del país, sin mayores incidencias. Aunque en los medios de comunicación se difunden declaraciones del gobernador Graco Ramírez, quien ha acusado ahora de lavado de dinero al rector Alejandro Vera. Éste por su parte ha dicho que si tiene pruebas, que denuncie ante las autoridades, no ante las cámaras.

También sostuvo que las campañas mediáticas de desprestigio en su contra han sido la estrategia del gobierno perredista contra todos sus críticos, no sólo contra el académico, también contra el obispo, el exfutbolista e incluso el poeta.

Esta tarde, la Marcha por Morelos llegará a Topilejo, donde pernoctará en el auditorio de los comuneros, mismo que ha sido prestado para ese fin. Este miércoles entrará en la Ciudad de México y el próximo jueves acudirá a la Secretaría de Gobernación (Segob) a exigir respuesta a sus demandas.

Comentarios