El caso “Rusiagate” en manos de un Gran Jurado

WASHINGTON (apro) – El fiscal independiente del Departamento de Justicia, Robert Mueller, invocó la participación de un Gran Jurado en la Corte Federal del Distrito de Columbia, para determinar las posibles implicaciones de la campaña presidencial de Donald Trump con el gobierno de Rusia, en el intento por manipular las elecciones presidenciales de 2016.

La filtración a los medios de comunicación de que Mueller, exdirector del FBI, está conformando el Gran Jurado, podría significar que el investigador tiene en sus manos evidencias de algún ilícito cometido por parte de la campaña del ahora presidente de los Estados Unidos.

La intervención del Gran Jurado en el caso conocido como “Rusiagate”, podría incluso solicitar a funcionarios del gobierno de Trump, y a sus asesores de campaña, que se presenten a testificar ante ellos y por petición del fiscal Mueller.

La filtración de la conformación del Gran Jurado anota que este cuerpo jurídico lleva ya varias semanas integrado y analizando el caso a manos del Departamento de Justicia.

“La historia sobre Rusia es una total fabricación, es solamente una excusa para los grandes perdedores en la historia política de Estados Unidos”, declaró el presidente Trump, durante una gira de trabajo por Virginia del Oeste y en reacción a la noticia de la conformación del Gran Jurado.

Mueller, como los Comités de Inteligencia del Congreso federal, investiga si la campaña presidencial de Trump se coludió con los rusos para intentar manipular las elecciones de 2016 en contra de la candidata demócrata, Hillary Clinton.

La integración de un Gran Jurado para un caso como este que involucra al presidente de Estados Unidos no es cualquier cosa, el ente jurídico no se utiliza para cacerías de brujas o para satisfacer intereses políticos, como denuncia Trump, sino para casos criminales de gran envergadura.

La investigación independiente del Departamento de Justicia pretende determinar si el presidente de Estados Unidos cometió el delito de obstrucción de la justicia para el asunto “Rusiagate”.

James Comey, el exdirector del FBI quien fuera despedido del puesto por Trump, declaró hace unas semanas ante el Congreso federal que el mandatario le pidió que dejara de lado la investigación sobre el caso de Rusia y las elecciones, que implicaban a su exjefe del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, el general Michael Flynn.

Al conocer la noticia de la integración del Gran Jurado, varios analistas políticos y expertos en materia judicial especulan que Mueller cuenta con evidencias necesarias para establecer un caso criminal, porque de lo contrario no se hubiese metido en el predicamento de conformar al órgano jurídico en una Corte Federal.

La participación del Gran Jurado en el caso “Rusiagate” significa a su vez que la investigación podría durar meses, e incluso años, porque además de recolectar la información y corroborarla, puede solicitar el testimonio ante ellos de personajes involucrados en el asunto, como el propio Donald Trump.

Comentarios