El regreso de Ledezma a prisión domiciliaria no fue negociado, afirma su esposa

CARACAS, Ven. (apro).- Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas, no está libre, aunque esté en su casa, cumple arresto domiciliario, afirmó su esposa Mitzy Capriles de Ledezma, quien negó que el regreso de su esposo a la prisión domiciliaria sea producto de una negociación del gobierno de Nicolás Maduro a quien le pidió “oficialmente la liberación de los presos políticos para que se dé el comienzo de la reconciliación en Venezuela.

“Antonio sigue preso, no está libre. Pero también es bueno recalcar que esta medida para nosotros es importantísima; que se vayan dando pasos que motiven a la gente a pensar que vamos de mal a mejor. Quiero pensar que esto será el comienzo de que suelten a todos los presos políticos del país”, expresó en entrevista telefónica con Apro.

Ledezma, fue llevado de regreso a su casa en horas de la madrugada de este viernes 4, por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) de Venezuela. El pasado martes 1, también en la madrugada, oficiales del mismo cuerpo policial se lo llevaron a la fuerza de su vivienda, donde cumplía arresto domiciliario,

Mitzi Capriles dijo que el regreso de su esposo a su residencia sorprendió a la familia, aseguró que desconocen los motivos por los cuales lo devolvieron y que tampoco tienen información sobre los motivos por los cuales se lo llevaron. Presume que la medida obedeció a la presión internacional.

“Antonio fue devuelto a nuestra casa, así como no sabemos realmente por qué se lo llevaron aquel fatídico día del 19 de febrero de hace dos años y medio, tampoco sabemos por qué lo devolvieron. Permítanme inferir que esto es producto de una presión internacional”, declaró.

Relató que su esposo llegó a la residencia familiar en la madrugada acompañado por oficiales. “El primer sorprendido con esta medida fue Antonio cuando le abrieron la celda para decirle que sería trasladado, él no sabía para dónde. Mi hija también fue sorprendida poco antes de las cuatro de la madrugada (hora de Caracas) cuando tocan la puerta, ella no quería abrir, pero al asomarse vio que su papá estaba ahí”.

A través de su esposa, Ledezma envió un mensaje al país, además de reiterar lo que expresó en un video horas antes de su recaptura el martes 1, pidió que sean liberados todos los presos políticos de Venezuela. “Antonio piensa que el dialogo es estrictamente necesario. No está feliz. ‘No tenemos ningún motivo, felices estaremos cuando hayan salido todos los presos políticos en Venezuela, esta es una alegría a la que le falta una pata’, así me dijo”, comentó la esposa de Ledezma.

No hubo negociación

Ante los rumores sobre una supuesta negociación con el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, Capriles de Ledezma negó que la medida que puso a su esposo de vuelta en su casa, haya sido producto de un acuerdo con el oficialismo a cambio de que la oposición participe en las elecciones de gobernadores convocadas para diciembre de 2017.

“Aquí no ha habido negociación, ningún personaje del gobierno podrá decir jamás ni podrá tener grabado ninguna conversación que conlleve a imaginarse que Antonio Ledezma ha negociado. Los preceptos políticos, espirituales y morales de Antonio Ledezma siguen incólumes”, sentenció.

En relación con la participación en los próximos comicios en medio de denuncias contra el Consejo Nacional Electoral (CNE) sobre una presunta manipulación de resultados, según lo divulgado por la empresa Smartmatic, la esposa de Ledezma aseguró que él no apoya que la oposición acuda a dicha votación.

“Antonio Ledezma piensa abierta y sensatamente que no se puede ir a unas elecciones con el CNE actual. De lo que él dijo en su video no se arrepiente, él sabía que le podía costar que se lo llevaran y que lo hayan devuelto no significa que él haya cambiado su opinión”, aclaró.

Reiteró la posición de su esposo sobre las acciones y decisiones de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y llamó a unirse. “A él le preocupa tremendamente la unidad y piensa que hay muchas cosas que tenemos que mejorar en nuestro modo de exigir para poder lograr lo que nos falta en el país. Él siente que hay una deuda social feroz, pero básicamente lo primero que me dijo fue que hay que ocuparse de los presos políticos”, relató.

Recordó que el diálogo debe ser público, así lo ha pedido su esposo. “Entre gallos y medianoche no podemos dialogar, tiene que ser un diálogo abierto y sincero en el que estén todos los jefes políticos que hacen vida en el país”, acotó.

Enfatizó que no hubo acuerdos ocultos con el gobierno y pidió la libertad plena de su esposo y todos los presos políticos para el comienzo de la reconciliación. “Le pido oficialmente al gobierno la liberación de los presos políticos para que en Venezuela se dé el comienzo de la reconciliación. No puede haber justicia ni paz ni tranquilidad en Venezuela mientras hayan más de 600 presos políticos”.

Dijo que no agradecía a nadie del gobierno por devolver a su esposo a casa. “No tengo nada que agradecerle a nadie. No he tenido conversaciones con nadie. Rechazo cualquier posibilidad de que alguien pueda decir que yo negocié o hablé con el gobierno”, apuntó.

La recaptura de Ledezma se produjo 24 horas después de anunciados los resultados de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) convocada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro. Esa misma noche también se llevaron al dirigente opositor Leopoldo López quien cumplía arresto domiciliario luego de pasar más de tres años en la cárcel militar de Ramo Verde.

Ledezma, en funciones como alcalde metropolitano de Caracas, fue capturado por el Sebin el 19 de febrero de 2015 en su despacho en esa ciudad. El arresto se produjo sin orden de detención ni de allanamiento. Lo acusaron de conspiración y asociación para delinquir. Estuvo preso en la cárcel militar de Ramo Verde a las afueras de Caracas, junto a López y otros presos políticos, hasta mayo de 2015 cuando la fiscalía solicitó una medida de arresto domiciliario debido a su estado de salud.

Comentarios