“Tu nombre”: una bella fábula surrealista

MONTERREY, N.L. (apro).- La aventura animada Tu nombre (Kimi no na wa, 2016) está enmarcada en el surrealismo, con una estupenda anécdota sobre los saltos en el tiempo y una milagrosa digitalización que presenta bellísimas imágenes del campo y la ciudad, del día y de la noche.

Todo el complejo entramado se mezcla con el esfuerzo por conseguir una cita a ciegas, durante la cual los enamorados deben encontrar la solución para evitar una insólita catástrofe cósmica.

El maestro del anime japonés Makoto Shinkai escribe para la pantalla y dirige esta historia con enfoque juvenil, extraída directamente de su propia novela, llena de matices humanos, en un marcado contraste entre la apacible vida en la campiña y el acelerado trajín de las urbes.

La premisa, difícil de describir, ubica a Taki, un chico de aire cosmopolita, y Mitsuha, una muchacha de aldea, quienes un día intercambian mentes y cuerpos. Sus vidas se trastocan de manera inesperada con todas las vicisitudes que se desatan con las transmigraciones que les ocurren durante el sueño nocturno.

El tema ya ha sido tocado muchas veces en el cine, pero Shinkai hace su propia aportación a la temática, al embellecerla con una suntuosa fotografía, plagada de paisajes exquisitos elaborados con animación tradicional, y una ágil edición, que hace muy dinámico el relato, que va de la comedia al drama, como una ópera pop, llena de insertos musicales.

La historia, extraída de una novela hecha por el mismo realizador, consigue dimensionar los personajes, con sus propias características espirituales y con sus rutinas, aparentemente tediosas, que son alteradas por el fenómeno metafísico que los acosa.

El guión crea ingeniosos trucos para que los jóvenes consigan llegar a un entendimiento, pese a que están separados de ciudades. La confusión inicial es, al mismo tiempo, para los chicos y para el espectador. Sin embargo, el reconocimiento mutuo que los acerca les plantea revelaciones sobre el tiempo que, paulatinamente, llegan a comprender, aunque difícilmente podrán superar.

El desenlace es, afortunadamente, largo y vertiginoso. A través de recursos mágicos los muchachos consiguen tener un acercamiento que les sirve para intercambiar un llamado de alerta sobre un evento apocalíptico que ya transcurrió en la realidad de uno y está por suceder en la del otro. Los acecha la posibilidad de que el destino los aparte para siempre.

Los estudios Ghibli han cerrado sus puertas y no se sabe cuándo volverán a la producción. Es el momento de realizadores como este, que ha demostrado un virtuosismo no solo para crear ilustraciones de belleza incontrastable, si no que ha conseguido alcanzar el virtuosismo con el manejo de la acción y la formación de personajes tridimensionales, tristes, alegres, seductores y encantadores.

Tu nombre es una excelente opción para los fans de la animación japonesa. Se observa influencia de Miyasaki, aunque Shinkai da muestras de que maneja el oficio cinematográfico con maestría.

Comentarios