Venezuela: Dos rutas políticas para un país en crisis

Tras la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, representantes de la oposición y del oficialismo marcan sus líneas estratégicas: los primeros se debaten entre instaurar un gobierno paralelo al de Nicolás Maduro o participar en las elecciones regionales programadas para diciembre; los segundos adelantan que la agenda de la ANC incluye “abordar el funcionamiento de la Fiscalía” –cuya titular, Luisa Ortega, se convirtió en una dura crítica de Maduro– y sancionar a dirigentes de la oposición, a pesar del rechazo internacional y el descontento interno.

CARACAS (Proceso).- Luego de la elección unilateral de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en Venezuela el pasado 30 de julio por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, la crisis política en ese país se acentúa. El rechazo internacional de más de 40 países que desconocen el resultado, se suma a la presión interna. El clima de ingobernabilidad en las calles se hace latente con protestas y detenciones que organizaciones defensoras de derechos humanos denuncian como arbitrarias e ilegales. La tensión política, además, ha puesto al descubierto fisuras en el seno de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el país sigue en una acelerada crisis.

Por su parte, el gobierno venezolano insiste en haber obtenido una victoria en la jornada electoral en la que no participó ningún actor de la oposición política y siguió adelante con la instalación de la ANC, pese a las solicitudes internas y extranjeras de retirarla, las cuales califica de traición e injerencia, respectivamente.

“La elección se dio en medio de un ataque terrorista de la derecha en un contexto de injerencia grotesca por parte del gobierno de Estados Unidos y otros de América Latina, entre ellos el de Colombia y México”, aseguró a Proceso el oficialista Jesús Faría, diputado a la ANC.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano anunció en la madrugada del lunes 31 de julio que más de 8 millones de electores participaron en el proceso; sin embargo, hasta el cierre de esta edición no habían publicado los resultados desglosados y enfrentaban una denuncia de la empresa Smartmatic, encargada de la votación electrónica, según la cual los resultados fueron alterados.

La agenda madurista

La instalación de la ANC se produjo el viernes 4, en medio de protestas de la oposición y un pronunciamiento del Vaticano que solicitó al presidente Maduro suspender la toma de posesión de los asambleístas. No se registraron hechos violentos.

“Solo la elección eliminó muchas de las acciones violentas de la derecha y ahora vendrán un conjunto de acciones para abordar el funcionamiento de la Fiscalía, dentro de una situación complaciente con los actos de violencia política”, aseguró Faría.

Entre las primeras acciones que tomará la ANC, Faría destaca la de investigar hechos violentos registrados en el país. “Establecer responsabilidades y sanciones contra aquellas personas involucradas en asesinatos, destrozo a la propiedad pública y privada, actos de traición a la patria, actores políticos de la oposición auspiciando la intervención en nuestro país”, dijo.

Además ponderó como segundo punto en orden de importancia la agenda económica. “Hay otra línea de acción muy importante relacionada a la situación económica: comenzar a actuar para detener una escalada especulativa que es parte de lo que hemos definido como la ‘guerra económica’. Esto está enmarcado en defender nuestra soberanía que se ha visto atacada por el gobierno de Estados Unidos, con las pretendidas sanciones al presidente Nicolás Maduro que no son medidas de carácter individual sino que atentan contra las capacidades de desarrollo de nuestro país”, explicó.

Calificó de arrogante la decisión de Washington de sancionar a Maduro y sus funcionarios.  “Un gobierno extranjero no puede aplicar sanciones de esa naturaleza. Es ilegal, no la aceptamos porque violenta el principio elementales de la convivencia entre las naciones independientes”, aseguró.

Insistió en que las sanciones atentan contra la nación y resaltó que Maduro no tienen bienes en Estados Unidos. “Esa sanción que se le impone no tiene como propósito afectar a una sola persona porque él es el presidente de una nación. Esas sanciones buscan congelar bienes, cuentas bancarias en Estados Unidos, el presidente Maduro no tiene absolutamente ningún bien ni cuenta bancaria fuera del país, y si Estados Unidos tiene alguna prueba de eso, que la muestren. Es decir, que se tratan de políticas de presión y agresión a la soberanía de un país”, dijo.

En materia económica adelantó que la ANC tiene previsto “diseñar estrategias para trascender el modelo rentista petrolero agotado desde hace décadas y comenzar a construir un modelo productivo”. Esto, pese a que el régimen iniciado por Hugo Chávez y continuado por Maduro, tienen casi 20 años en Venezuela sin haber logrado vencer la dependencia petrolera.

Prometió atender el tema de la “especulación voraz” que “golpea la pueblo venezolano”.

Una tercera línea estratégica de la ANC, según la opinión de Faría, será la de “la defensa de la soberanía”, dice en relación con las sanciones estadunidenses contra Maduro. Aclara que es su percepción y no la de la ANC, que será tomará decisiones como cuerpo colegiado.

En cuanto a las elecciones regionales que se programaron para diciembre de este año, dijo que no está planteado suspenderlas, pero destacó que el principio de la ANC es que sus actos deben ser acatados por el resto de los poderes públicos.

“La propuesta que tenemos desde el gobierno y de la ANC es que se mantenga ese cronograma electoral (de las elecciones regionales). No tenemos nada en contra de unas elecciones para gobernaciones que tienen un rango y una trascendencia muy inferior a una ANC. Los únicos que se han opuesto a participar en unas elecciones y han tratado de torpedearlas son las fuerzas opositoras”, aseveró.

El viernes 4 la ANC se instaló sin contratiempos. Su junta directiva quedó formada por Delsy Rodríguez, como presidenta; Aristóbulo Isturiz, como primer vicepresidente; y como segundo vicepresidente fue nombrado Isaías Rodríguez.

Oposición dividida

Luego de consumarse la ANC el pasado 30 de julio, la oposición venezolana se vio desarticulada en su convocatoria. Dos corrientes se pusieron en evidencia públicamente. Por un lado, los que pedían no sólo desconocer a la ANC, sino nombrar un gobierno de transición, designar nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) y mantener la presión en las calles con protestas hasta derrocar al régimen de Maduro.

Mientras que otro sector se concentraba en las elecciones de gobernadores anunciadas para diciembre de este año.

Ante los señalamientos que hace el gobierno venezolano sobre la presunta división interna de la MUD, el diputado opositor y secretario general del partido Alianza Bravo Pueblo (ABP), Richard Blanco, dijo que se trata del ejercicio de la democracia, en la que los sectores que intervienen pueden tener diferencias.

Asegura que la oposición se mantendrá en las calles protestando. “Calle y más calle, si a algo le tiene miedo este señor (el presidente Maduro) es a la presión de calle”, declara a Proceso el dirigente de ABP.

“El domingo (30 de julio) se llamó a un proceso inconstitucional con una elección fraudulenta y luego de eso se ha revertido su propia trampa cuando Smartmatic reconoció que fue un fraude”, dijo.

En cuanto al cese parcial de las protestas luego de la elección de la ANC, Blanco reconoce que la oposición falló en la convocatoria. “Nuestro alcalde Antonio Ledezma dijo que debe haber una orientación al pueblo para no desmotivar a la gente, porque hemos venido de frustración en frustración. Esa conducción la estamos ofreciendo a un pueblo que está dispuesto a cualquier cosa, menos a soportar una dictadura y gracias al movimiento popular vamos a seguir en la calle”.

Advirtió que Venezuela pudiera entrar en una etapa más violenta, de no encontrar una salida electoral. “Si no le damos un parado a esto democráticamente pudiera estar servida la mesa para cualquier otra cosa negativa que no deseamos, nosotros buscamos la vía democrática, pero si no lo logramos y estos señores insisten en que se enfrente el pueblo pudiera ocurrir un estallido social en Venezuela o un enfrentamiento entre pueblo y pueblo que no estamos dispuesto a soportar, porque lo que traería sería más desgracia”, señaló.

Para contrarrestar la acción de la ANC, no reveló un plan distinto al que han venido desarrollando. “Con los recursos que nos da la Constitución en los artículos 333 y 350, recobrar el hilo constitucional con la ayuda de la comunidad internacional, no olvidemos que más de 80 países se han pronunciado diciendo que no van a reconocer ningún acto de la ANC” y señaló que en el mismo sentido se han pronunciado instancias internacionales, “como la Organización de Estados Americano (OEA), la Unión Europea y, hoy, el Vaticano”, dijo.

“No, no y no”, respondió al ser consultado si su organización política acudirá a los comicios regionales de diciembre. “Si estamos hablando de que el domingo hubo un fraude perpetrado por Maduro y el CNE, no vamos a ir a elecciones regionales, porque si eso sucede simplemente van a hacer una Constitución que pondrá, por encima de los gobernadores, a figuras nombradas a dedo por Maduro”.

Insistió en que retomarán las protestas para lograr su objetivo. “La lucha es de calle hasta que recuperemos la democracia perdida en Venezuela”.

Blanco aseguró que el nombramiento de nuevos rectores del CNE está previsto entre las próximas acciones de la oposición a través del Parlamento. “Debemos hacerlo lo más rápido posible; es una facultad del Parlamento y lo vamos a hacer”, aseguró.

La dirigente de oposición María Corina Machado, fundadora del partido político Vente Venezuela, fue una de las primeras en hacer públicas sus exigencias como una hoja de ruta que, a su juicio y el de su partido, debía seguir la oposición venezolana.

Machado expuso cuatro puntos clave el martes 1, luego de conocerse la recaptura de dos importantes dirigentes opositores que cumplían arresto domiciliario, Leopoldo López y Antonio Ledezma, quienes fueron trasladados a la cárcel militar de Ramo Verde a las afueras de Caracas.

“El Parlamento, en cumplimiento del mandato del 16 julio (plebiscito opositor), debe proceder a nombrar sin demora los cinco rectores del CNE, no sólo porque están vencidos sino porque su actitud cómplice hace inaceptable que permanezcan en sus cargos”, dijo Machado a la prensa el martes 1.

En segundo lugar, pidió que se nombraran representantes diplomáticos ante los gobiernos que no reconocen la ANC. “Proponemos que el Parlamento designe embajadores de Venezuela en los 40 países que han desconocido la ANC y que procederán a desconocer el régimen de Maduro”, dijo.

“Exhortamos a todos los países que rechazan la constituyente a que respalden las sanciones de Estados Unidos o que adelanten sus propias sanciones”, planteó como tercer punto de su propuesta.

Y, finalmente, propuso la creación de un “Fondo Internacional para la Reconstrucción de Venezuela con todos los recursos que esos bandidos del gobierno se han robado del país”, dijo que este fondo debería ser auditado por la OEA “una vez que Maduro salga del poder”.

La posición de Machado y su partido es la más tajante en cuanto a propuestas. Otros actores de la oposición también apoyan acciones en este sentido. El alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, antes de ser recapturado en la madrugada del martes 1, difundió un video desde su arresto domiciliario en el que increpaba a la oposición por lo que considera errores de la unidad y exhortaba a nombrar un gobierno de transición, atendiendo también el mandato del plebiscito.

Otra rama de la oposición, encabezada por el parlamentario Henry Ramos Allup, del partido opositor Acción Democrática, se inclina por participar en las elecciones de gobernadores que según el cronograma electoral del CNE se realizarán el próximo 10 de diciembre y cuyo límite para inscribir a candidatos está fijado el miércoles 9.

Este reportaje se publicó en la edición 2127 de la revista Proceso del 6 de agosto de 2017.

Comentarios