Rius logró lo que ninguno: “conectar con el mayor número de gente”, dice su editor Ariel Rosales

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ariel Rosales, editor de Eduardo del Río, Rius, a lo largo de 40 años, dijo a Apro sobre el deceso del monero:

“Fui su editor, esto quiere decir que fui su subordinado, su alumno, su admirador, su fan, y lo poco que he llegado a hacer se lo debo a él”.

El caricaturista creador de las historietas Los Supermachos y Los Agachados y quien fuera permanente colaborador de Proceso desde su fundación, falleció la madrugada de este martes a los 83 años a causa de complicaciones derivadas de un cáncer de próstata.

Será velado en una ceremonia íntima en una funeraria de esta ciudad y, según Rosales, dejó indicaciones a su familia de no realizar ningún acto, pues “no quería ningún homenaje oficial”.

El editor, primero en Posada y después en Grijalbo, dijo que Rius es el mexicano que consiguió lo que ningún otro artista y escritor: conectar con el mayor número de gente.

Grijalbo prepara para septiembre una colección de toda la obra de Rius, anunció Rosales, quien dijo que nadie resumió mejor la obra del caricaturista que Carlos Monsiváis (1938-2010), al comparar su obra con la de la Secretaría de Educación Pública (SEP), incluso superándola, “porque había hecho más por la gente para enseñarles”:

“En el país existen tres secretarías de educación: la SEP, Televisa y Rius”, fue la frase de Monsiváis.

El editor del monero destacó que esa comparación fue posible gracias a dos factores:

“Primero por su humor crítico-satírico, sí, pero independientemente de lo político, sobre todo por su humor blanco, es decir, por el humor mismo. Y, en segundo lugar, precisamente por su compromiso y conciencia política”.

Rosales rememoró que habló con el dibujante la semana pasada y que, al preguntarle por su estado anímico, el monero le respondió en inglés:

“Fine, fine, fine. Very fine in the lit” (Bien, bien, bien. Muy bien en la cama).

Evocó:

“Lo conocí en Posada y él me llevó a Grijalbo. Todo se lo debo a él, fui su editor, esto quiere decir que fui su subordinado, su alumno, su admirador, su fan, y lo poco que he llegado a hacer se lo debo a él.

“Era el mejor autor del mundo, no tenías más que leer el original cuando lo entregaba, reírte y enviarlo a la imprenta. No había que meterle mano, y además nunca te avisaba que tenía un nuevo libro, simplemente llegaba y lo entregaba”.

También recordó cuando en 1968, Eduardo del Río fue secuestrado por agentes de Gobernación:

“Él contó esa historia sobre cómo lo llevaron al Nevado de Toluca y le hicieron un simulacro de fusilamiento. Gracias a Lázaro Cárdenas, del Río fue liberado. Eran parientes. Con humor Rius escribió en unas memorias que él lo había salvado y que no sabía si era porque el general era su tío o él era tío del general”.

Eduardo del Río publicó caricaturas en revistas como JaJá, Siempre!, Sucesos y Política, además de los periódicos El Universal, Ovaciones, La Prensa y La Jornada. Fue fundador en La Gallina, El Chahuistle, Marca Diablo, La Garrapata, así como El Chamuco y Los Hijos Del Averno.

Y entre sus libros destacan:

500 años fregados pero cristianos, La trukulenta historia del kapitalismo, Cuba para principiantes, Pequeño Rius ilustrado, Marx para principiantes, Cristo de carne y hueso, La panza es primero, No consulte a su médico, El museo de Rius, Hitler para masoquistas, Los Panuchos, Guía incompleta del jazz, La iglesia y otros cuentos, Manual del perfecto ateo, Votas y te vas, ¿Sería católico Jesucristo?, y de manera reciente Mis confusiones. Memorias desmemoriadas.

Con Rogelio Naranjo (1937-2016) dejó una huella imborrable en Proceso. Durante el boicot publicitario a este semanario en el sexenio de José López Portillo, ambos, en un gesto de solidaridad, expresaron estar dispuestos a renunciar si por alguna razón eran los causantes de la medida contra la revista.

En diciembre del año pasado, Rius recibió el primer Reconocimiento de Caricatura “Gabriel Vargas” en el Museo Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis (donde se montó entre 2014 y 2015 la muestra Rius para principiantes). Ahí dijo:

“Los homenajes son cuando se muere uno y aquí se están adelantando un poco. No se está acostumbrado a que hablen bien de uno, pero se siente bonito”.

Comentarios