“Monogamia”: el dilema del siglo XXI 

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Aunque la monogamia y su sentido natural han sido cuestionados desde tiempos legendarios, en el siglo XXI parece inminente la necesidad de plantearlos de manera abierta.

El dramaturgo chileno Marco Antonio de la Parra pone el asunto en la mesa con su texto Monogamia, mediante dos hermanos con dinámicas de vida distintas, aparentemente opuestas.

El montaje, dirigido por Rodolfo Guillén, se desarrolla en un club exclusivo, recreado entre las penumbras de la pequeñísima Sala Marlowe, foro independiente en la colonia Condesa.

Es ahí donde, tras un largo periodo sin contacto, se encuentran Juan (Mario Fratta) y Felipe (León Michel) a petición del primero. Juan tiene un gran secreto que confesarle a su hermano, pero conforme avanza la trama se va descubriendo que esa es sólo la punta de un iceberg de cosas no dichas.

El principio de la obra se alarga innecesariamente, ya que el conflicto real tarda en plantearse. A pesar de la tensión que se crea, el texto cuenta con episodios de humor y casi siempre un dinamismo envidiable para una obra de dos personajes en un mismo espacio.

Juan necesita a Felipe, porque es una persona en la que confía y que lo conoce quizá mejor que nadie. A pesar de ello, parece no apreciar su criterio, y en un inicio se ve que se trata de la última persona de la que quisiera recibir un consejo sobre aquel tema.

Sin embargo, el montaje hace parecer al club poco exclusivo. Hay una inconsistencia en las acciones. Al principio, da la impresión de que están rodeados de gente debido a la interacción que se supone son capaces de tener con los otros miembros. Pero conforme la discusión se calienta, comienzan los gritos y las acciones físicas sin reparar en el resto de los asistentes que supuestamente los rodean.

Las actuaciones de ambos son notables. Construyen personajes bien definidos por medio de cada una de sus movimientos y apoyan al texto de forma efectiva.

Al fin y al cabo, no todo es blanco y negro. Tanto las relaciones de pareja como las personas son complejas y mutables con el paso de los años. Son las situaciones extraordinarias las que se presentan sin previo aviso, las que nos hacen cuestionarnos nuestra postura ante ciertos temas y, quizá incluso nuestra esencia misma.

Monogamia se presenta en la Sala Marlowe (Juan Escutia 126, Condesa) los viernes a las 20:00 horas.

Comentarios