“El círculo”: gran tema, mala ejecución

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Dirigida por James Ponsoldt, El círculo (The Circle, Estados Unidos 2016) arroja algunas ideas interesantes con respecto al mundo tecnológico en el que vivimos; sin embargo, posee fallas terribles en cuanto a su calidad narrativa. Al final, la cinta deja mucho que desear.

El círculo se centra en una joven llamada Mae (Emma Watson), quien es contratada por The Circle, la empresa más importante de tecnología y redes sociales a nivel mundial para su área de atención al cliente (o un equivalente). Y todo gracias a su amiga, Annie (Karen Gillan), quien tiene un puesto importante y que, al parecer, trabaja casi todo el día.

Mae tiene una personalidad reservada. O al menos, lo suficiente para que haga ruido en los valores de la compañía, los cuales aprecian que sus trabajadores compartan las experiencias de su tiempo libre con sus compañeros a través de la red social de la empresa, y si es posible, que pasen ese tiempo libre entre ellos dentro del campus de The Circle.

Cabe mencionar que dicho campus es donde duermen los empleados y tiene prácticamente de todo para que ellos no tengan que salir, incluso actividades sociales.

Mae cuenta con dos amorosos padres (interpretados por Glenne Headly y Bill Paxton), a quienes suele ver de manera constante.

El padre padece de un cuadro de esclerosis y está en silla de ruedas; una vez que Mae entra a The Circle, la empresa comienza a “exigirle” (de manera velada) que debe pasar la mayor parte del tiempo en el campus, o al menos informar en redes sociales lo que hace. Según esto, no es una medida de control sino parte importante de las habilidades de socialización de los empleados, lo cual se toma en cuenta dentro de la empresa.

Poco a poco comenzamos a ver que The Circle tiene tintes de una maligna corporación detrás de su “bella sonrisa”…

El planteamiento de la historia es un campo fértil para discusiones sobre los adelantos tecnológicos que están a nuestro alcance, la mayoría de los cuales están conectados a internet, junto con nuestros datos personales. Sin embargo, conforme avanzan los minutos, la historia va divagando para dirigirse a un final ambiguo, donde existen más preguntas que respuestas y el mensaje del personaje principal, así como sus acciones, carecen de sentido.

Al final, El círculo sólo funciona como material didáctico del cual podemos sacar temas de discusión, al menos dos tercios de la cinta, pero en temas narrativos es una obra bastante pobre.

Comentarios