Incendian camioneta a hermana de activista en Chihuahua

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Martha Castro Rodríguez, hermana de la activista e integrante del Consejo de la Judicatura estatal, Luz Estela Castro Rodríguez, Lucha, fue víctima de un presunto atentado afuera de su vivienda, donde desconocidos quemaron su camioneta con una bomba molotov.

De acuerdo con los primeros reportes policiacos, el artefacto explosivo habría sido lanzado contra la unidad alrededor de las 21 horas, afuera del domicilio ubicado en la colonia San Felipe V etapa.

El hecho se suma a la campaña contra Lucha Castro después de que fue nombrada como consejera de la Judicatura, el pasado 26 de mayo.

En tribunales federales el abogado Gerardo Cortinas Murra promovió un amparo por considerar que la designación de Castro Rodríguez violó la ley, debido a que por unos meses sobrepasa la edad que establece la legislación para nombrar consejeros ciudadanos. La demanda fue admitida y está en proceso de resolución.

También en redes sociales, simpatizantes y detractores de la directora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedehm) han emprendido campañas para apoyarla o denostarla tras su nombramiento en la Judicatura, que supuestamente se decidió por su trayectoria en la defensa del derecho a la vivienda y contra la violencia hacia las mujeres.

Aunque algunos aseguran que se ha extralimitado al infligir la ley, por ejemplo, cuando El Barzón ha evitado el desalojo de viviendas.

La activista, quien ha dicho que está consciente de que el riesgo se incrementa “por estar tocando intereses”, lamentó el atentado que sufrió su hermana Martha anoche.

“No voy a especular sobre el motivo de este atentado. Mi hermana es una mujer que no tiene problemas de ningún tipo. Confío en la investigación que está realizando la Fiscalía General del estado. Cuando concluya, seguramente dará a conocer los resultados y fincará responsabilidades”, dijo.

Y sostuvo que sus compromisos como integrante del Consejo de la Judicatura siguen intactos: “Una de mis prioridades es combatir el influyentismo en el Poder Judicial. Estoy empeñada en establecer una verdadera carrera judicial. Para ello es necesario sistematizar la selección de personal judicial a través de perfiles profesionales y no de manera arbitraria o por amiguismo, como ha ocurrido históricamente”.

Añadió: “Ya estoy trabajando para insertar la perspectiva de género y en general el respeto a los derechos humanos en toda la administración de justicia (…) Otra preocupación es la promoción de un sistema de autoridad y disciplina financiera en todo el Poder Judicial (…) Garantizar la seguridad laboral de todos y todas las empleadas del Poder Judicial, porque un buen número de personal no cuenta con la plaza y las prestaciones correspondientes”.

Castro Rodríguez cuenta con medidas cautelares ordenadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por su trabajo como activista.

Comentarios