Reapertura del espacio Hydra-Fotografía

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Sorprendente es el esfuerzo de Hydra-Fotografía por crear un espacio interesante, productivo y vital en torno a la fotografía, pues desde 2012 esta propuesta ha ido creciendo y fortaleciendo de manera ininterrumpida.

Actualmente esta plataforma celebra su reapertura, ampliando el espacio que abarca la galería, la librería y los talleres de producción, intervenido su fachada con la obra del artista español Alejandro Marote.

Su programa de Fotolibros, que reúne editores, diseñadores, creadores y autores nacionales e internacionales, ha significado una propuesta innovadora con alcances a nivel nacional e internacional.

Hdrya-Fotografía aporta a nuestro país un espacio vivo de continua reflexión en torno al inagotable universo fotográfico. Uno de sus mayores, logros sin duda, es su interés por crear ciclos completos, donde se realizan talleres tanto teóricos y de producción, edición, exposición y venta de obra.

Actualmente se realizó la presentación del fotolibro de Gerardo Montiel Klint titulado Amoniaco, que es una ficción sobre un desastre natural causado por un derrame de amoniaco en Monterrey, Nuevo León, donde la industria dejó de representar el progreso y comenzó a ser un peligro “causado en nuestra propia naturaleza humana”.

Amoniaco fue publicado por la editorial mexicana Newwer y diseñado por José Luis Lugo, con un tiraje de 666 ejemplares numerados.

El proyecto, que entusiasma por su originalidad y singularidad, logra una propuesta donde la experimentación en imprenta por el uso de tintas, papeles y terminados especiales está al servicio de su propuesta conceptual. Esta parte de las derivaciones de amoniaco, como es su olor, usos, industria, y desde el afecto.

También se inauguró la exposición del fotógrafo argentino Martín Bollati (1986), quien actualmente vive y trabaja entre Buenos Aires, Argentina, y Madrid, España.

La exposición titulada La Forma Bruta es un proyecto que propone (re)imaginar la historia a través de las imágenes. Construye un discurso fotográfico que reflexiona la manera de entender nuestro pasado, planteando una serie de preguntas sobre los valores del lenguaje, la jerarquía cultural y el significado que se le atribuye a la imagen dentro de un museo.

Imágenes intensas que permiten que la memoria actúe de manera misteriosa y donde la imaginación crea su propia lectura.

Este espacio está ubicado en la Calle de Tampico 33, Col. Roma Norte, Ciudad de México.

Su página web: http:/hydra.lat informa incansablemente de todas sus actividades.

Comentarios