Netflix le apuesta todo a Latinoamérica

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La plataforma de internet estadunidense Netflix le apuesta cada vez más a Latinoamérica. Según Ted Sarandos, director ejecutivo de Contenidos de esta empresa de streaming de series y películas, dicha región “es la más importante para Netflix y la más dinámica”.

Lo anterior lo mencionó en el marco de las conferencias que la compañía organizó en México, tituladas Vive Netflix. Además, sorprendió al resaltar que 45% de los 104 millones de suscriptores a la web de esta corporación consumen contenidos latinoamericanos.

Por ello, actualmente Netflix labora en Latinoamérica 50 producciones originales, que se encuentran en diversas etapas de preparación y se estrenarán en 2018:

En México se graba la serie Diablero, producida por Juan Gordon y Pedro Uriol de Morena Films. El proyecto, creado y dirigido por J. M. Cravioto (El Chapo, Sr. Ávila, El más buscado) y Rigoberto Castañeda (Paramédicos, Hasta que te conocí, KM31), se suma al repertorio de producciones originales filmadas en América Latina.

Diablero es un thriller de fantasía y horror. Es sobre el padre Ramiro Ventura, un sacerdote que busca la ayuda del legendario cazador de demonios o “diablero” Elvis Infante. Con la ayuda de Nancy Gama, una auténtica superheroína. Este trío desata una serie de acontecimientos que podrían determinar el destino de la humanidad. Es toda una batalla sobrenatural entre ángeles y demonios.

Diablero, que tiene giros de comedia, está basada en el libro El diablo me obligó del escritor y novelista mexicano Francisco Gerardo Haghenbeck. Cravioto, quien ya rueda desde hace dos semanas, señaló: “Es una serie de ciencia ficción con terror que además tiene pinceladas de humor negro”.

En el evento también se habló de las series Club de cuervos, Ingobernable, Narcos, La Casa de las Flores, Edna, Samantha!, O Mecanismo, O Matador y 3 %, entre otras.

Estas historias genuinamente latinoamericanas están cautivando audiencias globalmente, como Australia, Corea, Italia y Turquía.

“Los creativos locales están rompiendo los paradigmas de la forma tradicional de contar historias en América Latina. Como parte de la expansión de nuestra inversión en la región estamos buscando talento innovador a los que les emocione redefinir las fronteras del entretenimiento latinoamericano. Esto hace que la oportunidad de crear en un formato como el stand up, por ejemplo, sea mucho más emocionante; o que una historia única y de alta calidad como Diablero se sienta tan atractiva”, enfatizó Sarandos.

Alcázar, “realidad ficcionada”

El actor mexicano Damián Alcázar protagoniza ahora la nueva temporada de Narcos, a estrenarse el 1 de septiembre en Netflix. Es Gilberto Rodríguez Orejuela, líder del Cártel de Calí.

–Lo vemos una vez más en una historia sobre el narcotráfico, ¿cuál es su sentir de participar en este tipo de relatos? –se le preguntó en entrevista.

–Yo creo que estos temas hay que agotarlos hasta que la gente se dé cuenta de que esa es nuestra realidad, que no estamos haciendo héroes a ninguno de estos señores, sino que estamos mencionando lo real, y además de manera muy suavecita, maquillada, ficcionada, que si abordáramos la realidad, no darían crédito a lo que verdaderamente sucede en el país.

“Si nosotros en una serie de televisión como está, habláramos de unas de las fosas encontraras en Veracruz, la gente diría: “¡Ay!, ¡qué feo! No hablen de eso, ¡qué horror! Y no saben que hay un montón de fosas que se han encontrado y que quizá hay muchas más por hallar, y que quien las propició son las autoridades porque son los que dejan impunes esos asesinatos.

“Todo eso está terrible y hay que mostrarlo. Qué bueno que lo hacemos de manera ficcionada porque la gente se divierte y medio descubre cosas. Es para que la gente exija mejoras y todo se arregle. Además, en nuestra nación cortan presupuesto para salud, educación, cultura. En fin, ¿en qué país estamos?, en el de las fosas, el narco, la compra del voto, de los gobernadores ladrones… ¿de qué se trata?… ¡A ver cuándo hacemos políticos de manera ficcionada!”.

–Para aceptar un proyecto de este tema, ¡qué es lo primero que reflexiona?

–Vi la primera temporada de Narcos, entendí que era una visión estadounidense. Sin embargo, los gringos son capaces de la autocrítica, mucho más que nosotros. Y se ve algo turbio de lo que también participan, comprando y asesinando y según también para poner el orden, y lo hacen bien. Y pensé: “Entraré o no”, y creo que uno debería de hacer ese tipo de series.

“Netflix tiene un nivel maravilloso, es una gran ventana para la audiencia y para nosotros los actores es formidable porque exige y propone un nivel de realización maravilloso. Me vi acompañado por muy buenos actores, protegido por tremendos directores y fotógrafos. Esta Salvador Parra en arte y María Estela Fernández en vestuario”.

Lanzamientos

En Vive Netflix también participaron los actores de Finn Jones y Charlie Cox, de The defenders, a estrenarse el 18 de agosto; Edgar Ramírez y Naomi Rapace de la película de ciencia ficción Bright; y Gaten Matarazzo, Caleb McLaughlin y Finn Wolfhard (quien lució la playera de la selección mexicana de futbol), de la aclamada serie Stranger things.

El pasado 1 de agosto se estrenó Sobreviviendo a Escobar, Alias JJ. Serie colombiana producida por Caracol. El cual narra la historia de Alias JJ, un sicario que sobrevive la caída del Cartel de Medellín tras la muerte de Pablo Escobar. Está inspirada en la vida de John Jairo Velásquez, mejor conocido como Popeye, uno de los sicarios más sanguinarios en la organización del capo de Medellín.

Otro lanzamiento fue el 4 de agosto del documental Ícaro. Aquí, un cineasta estadunidense, Bryan Fogel, se topa casi sin quererlo con un escándalo de dimensiones internacionales mientras preparaba una película sobre los dopajes en el deporte. Después de una entrevista con el científico ruso Grigory Rodchenkov, el proyecto da un giro y se convierte en un intenso thriller geopolítico que revela el dopaje de Estado de Moscú que hizo que varios atletas fueran vetados de los Juegos de Río de Janeiro en 2016.

Para el 18 de agosto se proyectará ¿Qué le pasó al lunes?, donde siete hermanas, todas ellas interpretadas por Noomi Rapace, intentan sobrevivir en un mundo sobrepoblado y hambriento donde por ley las familias sólo pueden tener un hijo. Las mujeres, cada una de ellas llamada como un día de la semana, se esconden de un gran aparato que se encarga de depurar los excesos de la población.

El 25 los estrenos son Disjointed. Se trata del primer trabajo de Chuck Lorre para Netflix. El Rey Midas de la televisión, productor de The Big bang theory y Two and a half men, laboró una comedia de situación en la que una empresaria (Kathy Bates) contrata a su hijo y a otros jóvenes como sus empleados en un dispensario de marihuana en Los Ángeles. Son 20 episodios de la primera temporada.

Ese mismo día se transmitirá Death note. Es una película para un cómic de culto. Death note se publicó por primera vez en 2003 como manga en Japón. Desde entonces se convirtió en un fenómeno inmediato. Son 37 episodios.

La trama: un estudiante de instituto encuentra un cuaderno con un extraño poder. Si el dueño escribe el nombre de alguien en las páginas mientras piensa en su rostro la persona morirá. El brillante alumno estructura un plan para limpiar las calles de criminales. El victimario comienza a ser perseguido por un detective. La adaptación de está dirigida por Adan Wingard, todo un experto en el género de terror y director de You’re next (2011) y la versión de La bruja de Blair de 2016.

Igual, se estrenará la cinta La niebla, de diez episodios.

El 31 de agosto se mostrará el filme Memento, dirigida por Christopher Nolan, quien hizo Dunkerque. En la trama, el último recuerdo de Leonard (Guy Pearce) es el asesinato de su esposa. A partir de ese hecho trata de reconstruir lo que sucedió con ayuda de una cámara Polaroid.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios