HR Ratings mejora la calificación de México de “negativa” a “estable”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La agencia calificadora HR Ratings mejoró la perspectiva de la calificación soberana de México al ubicarla de “negativa” a “estable”.

Para la calificadora de nacionalidad mexicana, dicha modificación está basada en el buen desempeño de las finanzas públicas al cierre de 2016 y durante el primer semestre de 2017, periodos en los cuales han mejorado las distintas mediciones del balance financiero.

Adicionalmente, explicó que la fuerte revaluación del peso ha ayudado a reducir significativamente el cociente de deuda al Producto Interno Bruto (PIB). Aunque el superávit financiero observado durante el primer semestre fue impulsado por la contribución de los remanentes de operación del Banco de México, también influyó la reducción en el gasto programable y el incremento en los ingresos petroleros.

Para el cierre de 2017, HR Ratings supuso que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, la medida más amplia de la deuda, caerá a 46.2% del PIB, contra 50.1% al cierre de 2016 y 51.5% que estimaba HR Ratings en su reporte anterior.

“El prudente manejo de las finanzas públicas ha reafirmado la capacidad de la política fiscal para reaccionar ante situaciones de estrés”, acotó mediante un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Con HR Ratings, suman tres las calificadoras que han dado un voto de confianza a la economía mexicana, junto con Fitch Ratings y Standard & Poor’s.

La calificación crediticia que otorga HR Ratings no sólo se basa en el desempeño de las finanzas públicas; también influyen las variables macroeconómicas.

En el corto plazo, las perspectivas de crecimiento durante 2017 han mejorado; HR Ratings estima un crecimiento real de 2.2%. En el largo plazo, ha reducido su supuesto de convergencia a una tasa de 2.45%, contra 2.50% en el reporte anterior.

“La reforma energética continúa implementándose adecuadamente; las licitaciones más recientes han sido particularmente exitosas y el panorama para Pemex mejora ahora que su meta se enfoca en generar utilidades y no necesariamente abastecer la demanda por completo. La flexibilización del precio de las gasolinas ha tenido un impacto positivo para sus ingresos. Sin embargo, esta reforma también ha tenido consecuencias sobre la inflación”, reconoció.

Tan sólo en julio, esta alcanzó una tasa anual de 6.44%; por lo que HR Ratings espera que llegue a 5.88% en diciembre de 2017.

Elecciones y TLCAN, riesgos

Pero no todo es miel sobre hojuelas. Para HR Ratings, la economía mexicana enfrentará retos importantes en los próximos 12 meses y en el largo plazo.

De entrada, la experiencia más reciente ha mostrado que las métricas fiscales, particularmente las relacionadas con la deuda, están expuestas a movimientos del tipo de cambio, a pesar de los contrapesos.

La calificadora detalló:

“Esto podría tener consecuencias negativas conforme avancen las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), más si los términos resultantes afectan la rentabilidad de las exportaciones manufactureras a los Estados Unidos”.

Adicionalmente, destacó que el 2018 será un año de contienda electoral y los mercados podrían reaccionar negativamente. Aunque en la opinión de HR Ratings será complicado que el proyecto de política económica cambie tras las elecciones, podría no haber una mayoría legislativa en el congreso, complicando la factibilidad de implementar reformas estructurales significativas.

Mientras que en términos fiscales, cambios importantes en el entorno político podrían poner en duda el compromiso fiscal de mantener el superávit primario, que es cítrico para mantener la deuda en niveles adecuados para la calificación crediticia otorgada.

“Otro reto importante es el crecimiento de los Estados Unidos. La nueva administración tampoco ha sido capaz de implementar una política económica significativa o aprobar reformas estructurales que permitan impulsar el crecimiento, en ambos países”, advirtió HR Ratings.

Las perspectivas de crecimiento económico de largo plazo de los Estados Unidos se acercan a 2.0%, o aún más abajo. Si esto resultará ser cierto, adelantó la agencia calificadora, pondría en riesgo la perspectiva de crecimiento para México de 2.45%, a pesar del beneficio de las reformas implementados en los últimos años en el sector energético y financiero.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios