En Morelos sale agua potable con olor a gasolina; hallan tres pozos contaminados

CUERNAVACA, Mor. (apro).- Vecinos de los poblados de Ocotepec y Ahuatepec, así como de colonias del norte de Cuernavaca, denunciaron que el agua que llega a sus domicilios huele a gasolina y que algunos ya comprobaron que es inflamable.

En tanto, el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) confirmó esta tarde que al menos tres pozos de líquido potable a su cargo fueron contaminados con combustible, por lo que denunció los hechos ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

De acuerdo con los vecinos –quienes mostraron recipientes con agua que despedía un fuerte olor a gasolina–, desde hace varios días se encontraron con esta situación, por lo que acudieron a denunciar a las autoridades. Sin embargo, al no observar cambios, dejaron de utilizar el agua que les llega por la llave y tuvieron que ingeniárselas para conseguirla y cubrir sus necesidades.

Pero como advirtieron que la situación continuaba, decidieron hacer pública la denuncia.

Por su parte, el director del SAPAC, José Pérez Torres, informó que la Dirección Jurídica de ese organismo presentó ante la Profepa las denuncias por contaminación del suelo y del agua de los pozos denominados Ocotepec Noria 1, Noria 2 y Jardines de Ahuatepec, ubicados en el norte de Cuernavaca.

Las querellas quedaron asentadas con los folios 1702826 y 1702827, con base en el estudio realizado desde el pasado 28 de julio por parte del laboratorio del SAPAC, cuyos resultados evidenciaron la existencia de hidrocarburos, particularmente gasolina, en los pozos ya mencionados.

El funcionario agregó que, desde el fin de semana pasado “se establecieron medidas pertinentes para salvaguardar la salud de los habitantes de Cuernavaca”, por ejemplo, la suspensión del servicio, en tanto se resuelve el problema. Y para cubrir la necesidad, se han enviado pipas para satisfacer a las familias de esas comunidades.

Pérez Torres aseguró que ha realizado un proceso “biológico” de limpieza del agua con cloruro de sodio, así como el desfogue, es decir, el vaciado de los pozos, así como su monitoreo y una nueva toma de muestras”. Incluso, se realizó un monitoreo de los otros 84 pozos existentes en Cuernavaca.

Por su parte, el titular de la Comisión Estatal de Agua, Juan Carlos Valencia, descartó que el problema se deba a las tomas clandestinas localizadas en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el norte de la capital del estado.

Para que esto ocurriera, aseguró, deberían pasar años, además de que no coinciden los sitios donde fueron localizadas las tomas clandestinas y aquellos donde están los tubos de agua.

En cambio, dijo que el problema ocurrido en estas colonias se podría deber a la “mala potabilización”, aunque no explicó el por qué el agua es inflamable, como lo denunciaron los vecinos. El funcionario estatal dijo que los riesgos “son pocos”, pues “la mayoría de la población” ya no toma agua de la llave.

“Creemos que es una falta de potabilización y de otro tipo de situaciones, pero en eso estamos, analizando el agua para saber lo que causa esta situación de olor y de sabor. Y puedo decir que de primera instancia el olor no se percibe tan intenso, pero el sabor sí es raro, es un sabor un tanto desagradable que puede derivarse de falta de potabilización que no hace el SAPAC”, concluyó.

Comentarios