Se desborda el Estanquillo en el homenaje a “Rius”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Museo del Estanquillo fue sede para el homenaje de despedida para Eduardo del Río “Rius”, en el que cartonistas, autoridades y público en general se rindieron ante los restos del caricaturista.

Entre arreglos florales y coronas yacían las cenizas de “Rius”, contempladas y alabadas por la comunidad de caricaturistas, familiares, medios de comunicación y amantes de la obra de quien falleciera el 8 de agosto.

La directora del INBA, Lidia Camacho, lamentó la muerte de caricaturista y referente en la historia del país, a quien recordó como un personaje que amplió el horizonte y la temática de los moneros en México.

Consideró que “Rius” renovó el lenguaje de las caricaturas y fungió como un gran divulgador de temáticas que en términos generales estaban alejados de un gran público.

“Él las hizo asequibles, interesantes con su clara ironía e inteligencia”, dijo la funcionaria, según Notimex.

Camacho despidió de manera cálida al autor de “Los Supermachos” y “Los Agachados”.

Las cenizas del monero permanecieron en el lugar hasta las 20:00 horas de hoy.

Citlali del Río, hija del caricaturista, recordó que su padre rechazó todo tipo de homenajes, sin embargo aceptó que “él nos dio permiso de hacer uno cuando falleciera y hoy ya toca.

“Él siempre dijo que el mejor homenaje que le podríamos hacer era leer sus libros y a la fecha sigue teniendo razón”, expresó.

Por su parte, Micaela Flores, esposa y hoy viuda de “Rius”, dio las gracias a los asistentes y señaló que “aunque ya no esté presente, siempre estará con nosotros en sus libros y dibujos. Gracias”.

En tanto, el secretario de Cultura capitalino, Eduardo Vázquez Martín, expresó sus condolencias y externó su adiós a quien llamó un “rebelde, que nos deja un legado: el no dejar de pensar, de reírnos y tener humor ante nuestras tragedias”.

Notimex constató que la parte alta del recinto lució llena con la presencia de decenas de lectores de “Rius”, algunos de ellos portando cartulinas con muestras de apoyo hacia el cronista y extrañando sus caricaturas, ironía y personajes.

También presentes, los ilustradores Rafael Barajas “El Fisgón”, Rafael Pineda “Rape” y el editor Aries Rosales ofrecieron una breve charla acerca de “Rius”, destacando su amistad, aportes y personalidad.

Tras un repaso por sus libros “Las glorias del tal Rius” y “Mis confusiones: Memorias desmemoriadas”, esta última publicada con motivo de sus 80 años, Rosales recordó este texto como una autobiografía personal, donde con cientos de textos e imágenes el ilustrador mostró gran parte de lo que hizo en 50 años de trabajo.

Entre bromas y chistes, “El Fisgón” planteó una serie de reflexiones sobre su amigo y colega, a quien dijo extrañar.
“Se ganó a pulso un lugar en el paraíso, a pesar de que no aspiraba a ir allá, entre otras cosas, nunca tuvo buenas relaciones con Dios”.

“Rape” recordó la amistad con el cartonista, de quien aceptó influencia para elegir su vida como caricaturista.

Comentarios