Nayarit: Un gobernador que ama los pura sangre

Comprador de los caballos más finos del mundo y enfrentando denuncias por enriquecimiento ilícito –además de que su fiscal, Édgar Veytia, fue detenido en Estados Unidos por presunto tráfico de drogas–, el gobernador nayarita Roberto Sandoval se está convirtiendo en un lastre político para el presidente Peña Nieto, quien lo impulsó hacia la gubernatura como parte “del nuevo priismo”.

TEPIC, Nay. (Proceso).- En uno de los actos más concurridos de su campaña por la gubernatura, el 5 de junio de 2011, Roberto Sandoval Castañeda agradeció, emocionado, el respaldo del entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, a quien atribuyó haber sido el artífice de su postulación por parte del PRI y le soltó: “Aquí has formado al candidato de la gente, aquí has formado a uno más de tus soldados”.

Peña Nieto, quien ya se encontraba en plena etapa de proselitismo por la candidatura presidencial, elogió a Sandoval calificándolo de “representante de un PRI renovado” y “parte del rostro del nuevo priismo que viene creciendo y ganando confianza ciudadana”.

Seis años después, Sandoval Castañeda llega al final de su sexenio en medio de señalamientos de corrupción, ineficiencia y supuestos vínculos de uno de sus principales colaboradores con el narcotráfico.

Cuando todavía faltan casi dos meses para la conclusión de su mandato, analistas políticos consideran que Sandoval Castañeda tiene al estado sumido en la ingobernabilidad, con una administración fuertemente cuestionada a raíz de la captura del fiscal Édgar Veytia en Estados Unidos por presunto tráfico de drogas, y con el propio jefe del Ejecutivo estatal bajo investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), acusado de enriquecimiento inexplicable.

Aunado a esto, las cifras oficiales muestran en el primer semestre del año una tendencia creciente en los índices de violencia, cuando el gobierno de Sandoval Castañeda pregonaba como uno de sus logros la disminución de esos mismos índices.

La doctora Lourdes Pacheco Ladrón de Guevara, investigadora del área de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Nayarit, describe la actual administración como “la gran derrota de la improvisación sin vigilancia”, esto es: “seis años perdidos” en los que “no se tuvo un rumbo, sino un sistema de gobierno por caprichos o antojos”.

–¿Recuerda algún gobierno peor que éste?

–Con el anterior, Ney González, no estuvo mejor. No podría decir que fue mejor que éste, tal vez fue menos peor. El de Roberto Sandoval ha sido uno de los peores gobiernos, le ha ido muy mal a Nayarit con este deterioro de priismo que tenemos ahora.

A su vez, Leopoldo Domínguez González, alcalde panista de Tepic con licencia y diputado local electo, define como “desastroso” al gobierno de Sandoval, pues “realizó una gran cantidad de obras de capricho, de ocurrencia, de relumbrón, que en nada benefician, en las que gastó cientos de millones de pesos que bien pudieron usarse en obras prioritarias de infraestructura”.

Fiebre equina 

De origen humilde y con estudios inconclusos de ingeniería en agronomía, Sandoval utilizó el marketing para convertirse en diputado y después en alcalde de Tepic. Aunque no pertenecía a ningún grupo político local, en 2011 sus niveles de aceptación en las encuestas y el respaldo de Peña Nieto lo llevaron a la candidatura del PRI a gobernador.

Durante su campaña, Sandoval contó que un año antes el entonces alcalde de Ecatepec, Eruviel Ávila Villegas, le presentó al gobernador mexiquense, quien “fue el único que me abrió las puertas en los momentos más difíciles, cuando más lo necesitaba”; políticamente estaba “huérfano hasta que Peña Nieto me adoptó en su equipo”.

La relación de Sandoval y Peña Nieto se estrechó aún más cuando el primero ganó la gubernatura y, como muestra de gratitud, se comprometió a trabajar por las aspiraciones presidenciales del segundo.

En marzo de 2012, ya como candidato del tricolor, Peña Nieto designó coordinador general de su campaña en Nayarit a Hugo Ismael Sánchez Sandoval, sobrino del gobernador Sandoval Castañeda, quien le entregó buenas cuentas al obtener en la entidad 47.1% de los votos, el segundo mejor resultado en el país después de Zacatecas, donde alcanzó 51.2%.

Leopoldo Domínguez, uno de los firmantes de la denuncia presentada en la PGR por 10 ciudadanos y políticos contra el mandatario nayarita por enriquecimiento ilícito, considera que Sánchez Sandoval puede llevar al esclarecimiento del manejo de los recursos públicos en el sexenio de su tío.

Narra Domínguez que, desde el inicio del sexenio, empresarios y constructores comentaban en corto que para ser proveedor del gobierno estatal o aspirar a construir obra pública tenían que acudir con el sobrino del gobernador –quien tenía una oficina en el fraccionamiento Ciudad del Valle– para conocer los requisitos que les exigía.

–¿Esos requisitos incluían alguna comisión o “moche”?

–Sí, se hablaba de compensaciones económicas, pero no tengo evidencia documental porque ha habido mucho miedo de denunciar por las consabidas represalias. Pero en todo el estado era secreto a voces.

Según el diputado electo, la participación de Sánchez Sandoval se daba “de manera paralela y extraoficial”. Aunque no tenía un cargo público, “siempre se supo que este personaje decidía incluso qué funcionarios entraban y salían del gobierno. Al parecer ese era el tamaño del poder que tenía”.

Esa cercanía con el mandatario lo hizo ocuparse también de las aficiones de éste, como los caballos finos.

Una serie de mensajes de correo electrónico revelan negociaciones realizadas entre febrero y marzo de 2013 entre representantes de la empresa Gap Horse, con sede en Sevilla, España, y Sánchez Sandoval para el envío de caballos pura sangre por avión.

Una factura emitida por Gap Horse el 25 de junio del mismo año a nombre de Sánchez Sandoval hizo constar el pago de 56 mil 682.59 euros –que al tipo de cambio actual equivalen a 1 millón 187 mil 500 pesos– por el traslado y documentación sanitaria de nueve caballos, uno denominado Coqueto RH.

En el documento fiscal, para el que Hugo Ismael Sánchez proporcionó un domicilio en Ciudad del Valle, Nayarit, no aparece el precio de la compraventa de los caballos.

Antes, el gobernador Roberto Sandoval había recibido en su cuenta de correo electrónico una felicitación de Gap Horse por ser propietario del caballo Coqueto RH y la yegua Perlita Ram, ambos recomendados internacionalmente como reproductores de pura raza española, de los que sólo existen 135 ejemplares en el mundo.

El exgobernador Antonio Echevarría Domínguez, padre del actual gobernador electo, Antonio Echevarría García, declaró en mayo pasado que los nayaritas esperan que la PGR investigue la fortuna del gobernador Roberto Sandoval, quien “era cargador de carne” y “ahora tiene caballos españoles”.

Echevarría Domínguez dijo que hace tiempo el matador de toros El Conde le presentó a un empresario de Sevilla –del que no dijo el nombre– que le vende caballos a Sandoval.

“Me dijo: ‘Mira, este es el que le vende los caballos a tu señor gobernador’. Y también me quería vender, pero no… yo compro caballos de 10 mil o 15 mil dólares; él (Roberto Sandoval) compra de 200 mil, 300 mil dólares”, contó el exgobernador.

El corresponsal de Proceso en España, Alejandro Gutiérrez, contactó en Sevilla a un vocero de la empresa Gap Horse, quien confirmó que le han vendido caballos a Sandoval y a su sobrino, aunque no precisó el número de ejemplares ni las fechas de las transacciones.

“Sí intermedié por un caballo para él (refiriéndose al gobernador); luego les ofrecí un caballo y una yegua”, aceptó el representante de la compañía, quien pidió no ser identificado. Recordó también que un caballo negro adquirido por el mandatario nayarita se lo compró a Álvaro Domecq.

Las vaquillas sedientas

En 2015 Sánchez Sandoval y un hermano del gobernador aparecieron como beneficiarios de un programa de repoblamiento de vaquillas importadas de Nueva Zelanda, promovido por el ahora prófugo exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, amigo de Sandoval Castañeda.

De acuerdo con un reportaje de Patricia Mayorga publicado por la agencia Apro en octubre del año pasado, además del entonces mandatario chihuahuense aparecieron como beneficiarios Hugo Ismael Sánchez, con 575 cabezas de ganado enviadas a San Blas –donde está el rancho del gobernador Sandoval–, y un hermano de éste, Raymundo Sandoval Castañeda, a quien le otorgaron 16 cabezas de ganado y las enviaron al municipio de Ahuacatlán.

Tras la publicación, Roberto Sandoval Castañeda negó que su familia haya sido beneficiada con la importación de las vaquillas.

En declaraciones al portal Nayaritenlinea, el mandatario aceptó que el ganado llegó a Nayarit, pero adujo que sólo fue traído “a pastar”, como parte de un convenio de ganaderos locales –entre ellos sus familiares– con sus pares chihuahuenses para hacer frente a la sequía que se vivía en el norte del país, pues de lo contrario las vaquillas “habrían muerto de hambre”.

Este caso propició que el grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Dipu­tados pidiera en mayo pasado que la Secretaría de Gobernación y la PGR investiguen la presunta complicidad de Sandoval y Duarte en el mal uso de recursos públicos.

Inseguridad

En febrero pasado, antes del inicio de las campañas por la gubernatura, el presidente Peña Nieto visitó Nayarit y aseguró que la entidad es evidencia de los buenos resultados en materia de seguridad, al registrarse una disminución de más de 50% en el índice de homicidios entre 2012 y 2015.

A finales de marzo fue detenido en Estado Unidos el fiscal Édgar Veytia, acusado de tráfico de drogas y, a pesar de que en los últimos años se había registrado una baja sostenida del número de homicidios, en el primer semestre de 2017 se evidenció un repunte de este delito.

Según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el año en que Sandoval tomó posesión como gobernador, 2011, fue el más violento, con 456 homicidios, y a partir de ahí la cifra disminuyó paulatinamente hasta llegar a 42 asesinatos en 2016, pero de enero a junio pasados la cifra creció a 71.

Lourdes Pacheco señala que esta situación ha sido notoria porque con frecuencia aparecen personas ejecutadas, sobre todo mujeres, por lo que a principios de julio decenas de organizaciones sociales realizaron una manifestación para exigir que el estado garantice la seguridad de la población, en particular la femenina.

En torno a las investigaciones de la PGR por el presunto enriquecimiento inexplicable del gobernador, dice: “No pensábamos que se fuera a hacer esto estando todavía el gobernador en funciones, generalmente eso lo hacen cuando ya se va, pero ahora es un aviso muy importante para el gobernador entrante, sabiendo que no se puede hacer delincuencia desde el Poder Ejecutivo”.

Aunque durante casi todo el sexenio el gobernador presumía públicamente de su amistad con el presidente Peña Nieto, “nos preguntamos dónde quedaron esos amigos o si los amigos podían permitir hacer lo que se hizo, con un gobernador que venía de una familia con un alto nivel de pobreza y ahora es de las personas más ricas del estado”.

Sobre la intervención de la PGR, Pacheco opina: “En la clase política pueden ser amigos entre ellos, pero una cosa es ser amigos y otra cosa es ser cómplices para violar las leyes. Pensamos que ese pacto, ese amiguismo por parte del presidente, ya se rompió”.

El pasado 18 de julio, Sandoval Castañeda declaró a Radio Fórmula que no había sido notificado ni citado a la PGR por alguna investigación en su contra y que sólo sabe lo que han publicado los medios de comunicación.

Este reportaje se publicó en la edición 2127 de la revista Proceso del 6 de agosto de 2017.

Comentarios