La CIDH expresa preocupación por muerte de 10 migrantes en centros de detención de EU

WASHINGTON (apro).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación por la muerte de 10 migrantes en centros de detención del gobierno de Estados Unidos y exigió una investigación exhaustiva del gobierno de Donald Trump.

Las víctimas fueron detenidas por agentes migratorios y puestas a deposición del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), que los recluyó en los centros de detención temporal.

“La CIDH insta al gobierno de Estados Unidos a que haga una investigación seria e imparcial sobre estos hechos, así como sobre las condiciones de detención de personas migrantes en su custodia”, afirmó el órgano jurídico de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en un comunicado de prensa este viernes.

Entre los migrantes fallecidos, la CIDH destacó el caso del hondureño Rolando Meza Espinoza, quien fue detenido por agentes del ICE en abril de este año y falleció en un centro de detención migratorio el 10 de junio pasado.

La CIDH mencionó que la causa de la muerte de estos migrantes fue “una serie de quebrantos de salud, los cuales no habrían sido tratados de manera adecuada por parte de las autoridades migratorias de los Estados Unidos”.

Detalló que nueve de los decesos se debieron a problemas médicos y uno fue por suicidio.

Además de Meza Espinoza, en el año fiscal 2017 -que inició en octubre pasado-, en los centros de detención temporal migratorios de Estados Unidos perdió la vida otro hondureño, un migrante de Brasil, otro de Guatemala, otro de Nicaragua, un jamaicano, un mexicano, un nicaragüense, un panameño, un hindú y un británico.

“Estas muertes igualan ya a las ocurridas en el año fiscal 2016 de personas migrantes bajo la custodia de ICE, siendo estas las cifras más altas de los últimos cinco años”, sentenció la CIDH.

Debido al maltrato al que son sometidos en los centros de detención, los migrantes llevan a cabo huelgas de hambre.

Los custodios de esos lugares no son agentes federales, sino empleados de agencias privadas de seguridad. Las denuncias de maltrato en los casos de huelgas de hambre, sostienen que los detenidos e implicados en las huelgas son castigados en celdas de confinamiento solitario, golpeados y sometidos con el uso de gas pimienta.

“La Comisión reitera que Estados Unidos tiene la obligación absoluta de prevenir y sancionar la tortura, así como la obligación de tratar digna y humanamente a las personas migrantes detenidas, con estricto apego a las obligaciones derivadas de los instrumentos internacionales y regionales sobre derechos humanos”, recalcó la CIDH en su denuncia.

Comentarios