La CEPAL defiende la Constitución de la CDMX y pide a la Corte dar “su visto bueno”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcenas, defendió la Constitución de la Ciudad de México al asegurar que se trata del documento más cercano a los estatutos que plantea la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En la inauguración del seminario “La Constitución de la Ciudad de México y los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, Bárcenas Ibarra pidió a la Suprema Corte de Justicia de la Nación — donde se desahogan actualmente cuatro juicios de inconstitucionalidad sobre el documento–, dar “su visto bueno” y con ello terminar de una vez por todas el “terrible debate” sobre la legalidad de la constitución local, pues, consideró, es un texto “civilizatorio”.

Además, desdeñó el argumento esgrimido por la Procuraduría General de la República (PGR) en la controversia interpuesta ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de que en la elaboración de la Constitución no se consultó a discapacitados, ni a los pueblos y barrios originarios de la capital del país.

“Es increíble que una Constitución que es tan participativa sea cuestionada por la participación”, manifestó tras recordar que fueron las mismas agencias internacionales de la ONU las que coadyuvaron con la Asamblea Constituyente para organizar las consultas.

Durante el encuentro, en el que también estuvo presente el Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas, Antonio Molpaceres, la diplomática insistió en que el marco normativo que propone la primera Constitución de la CDMX refleja dos aspectos “centrales” de la ONU: derechos humanos y los compromisos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Por esta razón, advirtió que “ante este momento histórico” la ciudadanía debe ver la Constitución como un “gran acierto”, pues es convergente con las agendas que las agencias de las ONU.

Tras felicitar al senador y presidente de la Asamblea Constituyente de la primera Carta Magna local, Alejandro Encinas, así como al académico y político Porfirio Muñoz Ledo -con los que compartió el presídium-, la secretaria ejecutiva de la Cepal concluyó:

“Es un honor tener una Constitución que nos represente, que vincule a la política con la ciudadanía. La nueva Constitución de la Ciudad de México puede ser un gran marco para ampliarse hacia todo el país, pues es uno de los procesos políticos más valiosos y completos.

“La constitución puede ayudar a desmantelar de una vez y por completo la cultura de los privilegios. Es una representación de cómo superponer el interés público a los intereses personales”.

En marzo pasado, la Consejería Jurídica de la Presidencia, la Procuraduría General de la República (PGR), el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y los partidos Morena y Nueva Alianza interpusieron sendas acciones de inconstitucionalidad y controversias constitucionales contra la Constitución de la CDMX que esta semana comenzaron a desahogarse en la SCJN. Ayer, la Corte dio un revés a la PGR al confirmar que la Asamblea Constituyente sí consultó a discapacitados y pueblos originarios.

Comentarios