“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Juan Villoro en el teatro: “La desobediencia de Marte”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Todos actuamos. La vida -o nosotros mismos- nos asigna un rol y lo seguimos casi por inercia. Pero cuando el curso natural de las cosas se altera tendremos que tomar las riendas y explorar nuevos caminos largos y sinuosos. No más cómodos, pero sí más reales.

Aquí lo plantea el teatro 100% mexicano. La desobediencia de Marte es una obra del escritor Juan Villoro que cuenta la relación de amistad y rivalidad simultánea entre los científicos Johannes Kepler y Tycho Brahe. Dos genialidades casi contrarias que se necesitan porque se complementan. Pero, como en toda representación, no son ellos los únicos personajes. Están también, llenos de conflictos e inseguridades, los actores que los representan.

Bajo la dirección de Antonio Castro, un reparto de primera: Joaquín Cosío y José María de Tavira, quienes construyen a sus personajes con maestría y dinamismo. Dos actores de distintas edades y formaciones que explotan lo mejor de sí mismos para mostrar lo que cada generación puede aportar.

Villoro juega con “El gran teatro del mundo”, como lo nombró Pedro Calderón de la Barca. Hay teatro dentro del teatro, y vida dentro de la vida. Va atando con maestría los conflictos entre sus personajes sin dejar ningún hilo suelto.

El humor inteligente invade el lugar, a pesar de que nunca pierde la seriedad de los temas que trata. Arranca a todo su público carcajadas durante los 100 minutos de representación.

El escenario está plagado por sencillos y hermosos objetos que parecen tener vida propia, que continúan con movimiento constante gracias a la magia de la gravedad, la cual deja sólo fluir el destino de las cosas. El antes caricaturista político Damián Ortega da, con ellos, la oportunidad a los actores de construir metáforas y habitar el espacio con agilidad.

Tendemos a observar con más detenimiento lo que está a años luz de distancia que aquello que tenemos al alcance de la mano. “Hay algo más misterioso que las galaxias: la persona que respira junto a ti”, escribe el autor en el programa de mano.

Da gusto ver que hay algunos escritores en México que la gente reconoce. Cuando Juan Villoro se aparece por alguna función el público se abalanza hacia él: lo felicita, le pide autógrafos y fotografías. Necesitamos más rockstars de la literatura.

Y es que La desobediencia de Marte es de ese teatro no hecho sólo para teatreros. Se presenta los viernes a las 20:30 horas, sábados a las 18:00 y 20:30 horas, y los domingos a las 17:00 y 19:30 horas en el Teatro Helénico (Av. Revolución 1500, col. Guadalupe Inn). Hasta el 1 de octubre.

Comentarios