Municipales de Oaxaca detienen a borracho y amanece muerto por golpes; familia denunciará caso ante la OMCT

OAXACA, Oax. (apro).- Familiares de Ceferino Soriano Morales recurrirán a la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) por la presunta ejecución extrajudicial que cometió en su contra la policía municipal de Santa Lucía del Camino y elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones de Oaxaca.

Según consta en el expediente DDHPO/1306/(01)/OAX/2017, Ceferino, de 35 años, fue detenido el pasado sábado 5 de agosto por la policía municipal de Santa Lucía del Camino por tomar cerveza en vía pública -hecho considerado como una falta administrativa-, pero posteriormente apareció muerto en su celda.

Aunque la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca pidió al presidente municipal de Santa Lucía del Camino, Raúl Cruz González, un informe y la adopción de una medida cautelar consistente en instruir a los elementos de la policía municipal involucrados en los sucesos para que se abstengan de causar actos de molestia contra los familiares de la persona fallecida, es el momento que no se ha cumplido.

El fiscal general de Justicia, Rubén Vasconcelos Méndez, solo se limitó a decir que se libraron cinco órdenes de aprehensión: tres contra la Agencia Estatal de Investigaciones y dos contra la policía municipal de Santa Lucía. No obstante, el funcionario permitió “que se fugaran”, denunció Lucía Fernanda Andrade, cuñada de Celerino.

“Fue la policía municipal que lo detuvo con una cerveza. Lo metieron a los separos y al otro día llegaron de la funeraria a ver a la familia para ir a reconocer el cuerpo. El caso está lleno de anomalías. No hay explicación. Dicen que libraron cinco órdenes de aprehensión y los policías ya huyeron”, añadió.

La familiar de la víctima recordó que el 5 de agosto, su cuñado salió a tomarse unas cervezas alrededor de las ocho de la noche y como las nueve o 10 llegó un vecino a avisar que a Ceferino lo había detenido la policía municipal de Santa Lucía.

Dicha autoridad ha sido acusada de extorsiones, abusos de autoridad, protección a delincuencia organizada y cobrar derecho de piso. De hecho, tiene más de 50 demandas por violaciones a los derechos humanos.

Llega borracho y sale sin vida

Como se trataba de una infracción administrativa, la familia decidió dejar a Ceferino en la cárcel de Santa Lucía. Sin embargo, a las ocho de la mañana del domingo 6 de agosto se presentó su papá a pagar la multa y le llevó tamales y atole.

La sorpresa fue que no dejaron que lo viera con el argumento de que era el cambio de turno. El padre se retiró. Sólo dejó a la mujer policía que lo atendió la comida que le llevó a su hijo.

Alrededor de las cuatro o cinco de la tarde, un trabajador de una funeraria llegó a la casa de Ceferino y pidió a sus familiares que fueran a identificar a su hijo. “¿A qué hijo?”, le respondieron. “El que estaba detenido”, respondió el hombre.

“La policía dice que se murió de un paro cardiaco por abstinencia de droga, pero cuando van los familiares a identificar a Ceferino ven que está golpeado; que el antebrazo está casi desecho y completamente quemado. Esta despellejado porque lo dejaron tirado en el sol”, contaron los familiares.

La autopsia reveló que “el cuerpo presenta contusiones, estallamiento de vaso y hemorragia interna. Fue golpeado hasta morir, le deshicieron el vaso. Y la prueba de sangre no revela que había consumido cocaína, ni alcohol”, agregaron.

Según el relato de los familiares, se empezó a manejar que la policía estatal lo fue a interrogar porque había la sospecha de que había entrado a robar en una casa y que fueron ellos los que lo golpearon. Lo cierto es que la bitácora oficial desapareció y hasta ahora no hay responsable.

“Para mí son responsables los que lo agarraron y los que permitieron la entrada a los otros policías y el presidente municipal por no juzgar a sus subalternos”, dijo Lucía Fernanda Andrade.

La declarante hizo hincapié en que, aunque los paramédicos de la Cruz Roja “no quería rendir su informe, se vieron obligados a detallar que alrededor de las cuatro de la tarde del domingo, cuando se presentaron, reportaron que ya tenía tres horas de muerto. No le quedó otra”.

Ante esta presunta ejecución extrajudicial, familiares y vecinos de Ceferino realizaron una marcha el pasado sábado 12 de agosto para exigir castigo a los policías municipales de Santa Lucía del Camino.

“Dicen que Ceferino entró a robar a una casa, ¿la robó?, ¿dónde está la denuncia? Y que vendía droga ¿dónde está la denuncia? Que era buscado por vender droga, que presenten las órdenes de aprehensión. Pero aquí te agarran tomándote una cerveza y amaneces muerto al otro día. No se justifica nada, ni siquiera si se hubiera dado a la fuga ni porque fueras el criminal más buscado”, cuestionó Andrade.

Comentarios