“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Luis Ernesto Derbez, un foxista en la carrera por la Presidencia

Luis Ernesto Derbez se reconoce como el único aspirante foxista a la Presidencia de la República, pero se deslinda de su exjefe, el que anda en campaña permanente. Hace un año propuso una alianza PAN-PRI y ahora dice que el partido en el poder está manchado de corrupción, así que mejor acepta la alianza blanquiazul con el PRD, pero no le gusta definirla como “opositora”. Y con las promesas de ser honesto y dedicarse a gobernar, no a colocar un sucesor, se dice preparado para ganar una elección interna, abierta a la militancia panista.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Secretario de Economía y de Relaciones Exteriores en el gobierno de Vicente Fox, así como amigo de Marta Sahagún, Luis Ernesto Derbez irrumpe en el PAN como el único aspirante foxista a la candidatura presidencial.

“Sí, soy el único foxista”, admite Derbez Bautista, rector de la Universidad de las Américas de Puebla (UDLA), quien tras nueve años de alejamiento del PAN busca ser su candidato presidencial el próximo año.

“Yo sería excelente presidente por una razón –se ufana–: todos los que he visto como candidatos llegan a presidentes y quieren seguir siendo candidatos, y yo no. Quieren poner a alguien para que sea su continuidad, y entonces están haciendo todo para poner a alguien o tienen alguna otra pretensión de futuro.”

El caso de Fox, su exjefe, es un claro ejemplo: “Siguió siendo candidato, hasta hoy. Todas sus expresiones son las de un hombre que quiere ser popular. Pero un presidente tiene que ser gerente, administrar un país y eso puede traer críticas, enojos y que no lo inviten a hacer algo cuando deje de ser presidente”.

–Fue candidato y fue un fracaso en el gobierno.

–Así es. Y ese es el problema: si yo no me siento a gobernar, sigo pensando en la popularidad del momento.

Pero candidatos siguieron siendo también Felipe Calderón, el sucesor panista de Fox, y además el priista Enrique Pena Nieto. “¿Qué está haciendo hoy el presidente Peña? Dando discursos, pensando que dando discursos se está resolviendo el problema del país. ¿De qué sirve eso? De nada, porque ni siquiera le da popularidad al final”.

Salvo Ernesto Zedillo, completa, Carlos Salinas, Fox, Calderón y Peña se han dedicado a ser candidatos y por eso decidió buscar la candidatura presidencial. “Con gran tristeza lo digo: me estoy lanzando porque llevo tres sexenios que veo a presidentes que no dejan de ser candidatos. ¡No puede ser: gobierna este maldito país!”.

En amplia entrevista, el pasado 7 de julio en las oficinas de la UDLA de la Ciudad de México –institución de la cual se separará el 30 de agosto–, el único foxista que sigue activo en política dice ignorar si la imagen de Fox lo afectará negativamente, sobre todo por la frustrada expectativa que generó ese gobierno.

“Fue una gran expectativa de la población en su momento, mucho más de lo que era correcto esperar, y no la apagamos. Ni apagamos la expectativa ni después cumplimos la expectativa. Mucha gente piensa que eso puede tener un impacto negativo para mí. Porque además de los que estamos en este momento como aspirantes, soy el único foxista; eso puede ser negativo.”

Pese a ello, Derbez confía en que no le afectará ni positiva ni negativamente, porque “Fox no está apoyándome, y en todo caso dijo que si respaldaba a alguien era a Miguel Márquez”, el gobernador panista de Guanajuato.

Candidatura “disruptiva”

Pero si alguna comparación tiene con Fox, destaca, es que está generando en el PAN una situación disruptiva, como ocurrió en las elecciones de 2000. “¿Qué posibilidades tenía Fox de ser candidato del PAN? Nadie daba un peso por él, y cuando se preguntaba si iba a ganar, nadie pensaba que lo haría”.

Lo mismo pasa ahora con él en el PAN: “Entramos como una fuerza disruptiva tanto en el partido como en el país. ¿Qué probabilidades tengo de ganar? Muchas. ¿Por qué? Precisamente por estar saliendo en este momento; soy una fuerza disruptiva, soy alguien que estoy provocando crisis”.

–¿De verdad?

–Sí, sí, de veras. Así lo veo en el PAN. Veo al PAN que de pronto ya está hablando de que pensemos en una propuesta, que por muchas razones hagamos una alianza, y el PAN ya nos sentó a la mesa para platicar de unidad. Sí estoy siendo una fuerza disruptiva y lo estoy viendo en los viajes que hago.

Derbez ha visitado, en menos de dos meses, 20 ciudades y ya tiene programadas otras seis en 10 días, todas por invitaciones de comités del PAN, universidades y organizaciones empresariales. Y hasta se ufana de que ya aparece en encuestas.

“Estoy empezando a crear un impacto de lo que se tiene que hacer, de la propuesta que debe haber, de por qué soy la persona correcta para ser candidato”, presume, aunque admite sus límites: “¿Soy ciego a realidades? Tampoco. No soy ingenuo, pero el hecho de que ya aparezca en encuestas a dos meses, debe decir algo a la gente”.

Coincidente con el exgobernador Rafael Moreno Valle, Derbez se inclina por una elección abierta a la militancia para la selección del candidato presidencial del PAN, un método que no comparte Margarita Zavala, que quiere ser ella la ungida por encabezar las encuestas.

Sobre las alianzas 

Hace exactamente un año, en julio de 2016, Derbez propuso una alianza del PAN, pero no con el PRD, como la que se negocia, sino con el PRI y hasta vaticinó que Moreno Valle podría ser el candidato.

“La mejor alianza es PRI-PAN. La ventaja es que son los dos grupos que tienen la mayor aceptación y si tienen una idea como la que se tuvo en Chile, en la que nos turnamos las posiciones de presidente, entonces damos una estabilidad política al país y le damos un plan a largo plazo”, detalló.

Añadió: “Yo no entiendo por qué no queremos explorar la alianza (PRI-PAN), explorémoslo. Ah, pues es que molesta porque es el PRI. Pues que no te moleste. Y me molesta que sea el PAN, que no te moleste. Lo importante es el país. Pongamos al país por encima de cualquier preferencia personal o partidista”.

Sobre Moreno Valle, Derbez considera que repuntará en el PAN en 2017 y dejará atrás a Zavala y a Anaya: “La pregunta para los otros es: ‘Dime qué estás proponiendo’. En el caso de Moreno Valle, ya cuenta con una trayectoria como gobernador. Ni Margarita ni Ricardo Anaya tienen una propuesta sólida”.

–¿Sigue pensando en una coalición PRI-PAN?

–Hay un verdadero problema hoy comparado con lo que dije hace un año –rectifica–: lo que estamos descubriendo del nivel de corrupción, de podredumbre que se ha dado en el último año en las administraciones estatales del PRI, prácticamente mancha de manera muy fuerte a cualquier persona que esté en ese partido, y en muchos casos va a ser injustamente.

“Yo creo que hay gente buena, preparada, competente en cualquier partido, como hay gente corrupta en cualquier partido. El problema para mí, hoy, de la afirmación que en su momento di, es que lo que sí cambia es una perspectiva por los resultados del gobierno de Duarte de Veracruz y Chihuahua, por lo que vemos en Quintana Roo y por la definición misma que hizo el presidente de la República, de que este era el nuevo PRI.”

Por eso ve difícil ya una alianza PAN-PRI, aunque admira a priistas, como los secretarios de Hacienda y de Salud, José Antonio Meade y José Narro:

“Eso ha causado un problema terrible para gente como Narro, Meade, que son de prestigio, que todos consideramos personas con características que no podrían ser comparables a las de Duarte; pero el embarrón le está llegando a todos.”

Por eso ve con simpatía una alianza PAN-PRD, aunque le disgusta que se denomine Frente Amplio Opositor.

“Ese es uno de los problemas con ese nombre: juntarnos para oponernos. La pregunta entonces es: ¿a quién se están oponiendo? Porque va a haber dos opciones muy claras. No es lo mismo lo que está proponiendo López Obrador a lo que ya nos dimos cuenta que propone el PRI.”

Y aclara: “No estoy opuesto ni a personas ni a ideas de algunas personas. Pero los que en verdad queremos que este país avance necesitamos definir un programa y un plan de gobierno. Eso es lo que deberíamos estar construyendo”.

–¿Podría interpretarse que usted, como en el caso de Ernesto Ruffo, Juan Carlos Romero Hicks y Miguel Ángel Yunes, es en realidad comparsa de uno de los contendientes?

–Yo no puedo evitar que la gente piense así, pero la gente que me conoce sabe mis antecedentes, sabe que mi frase favorita es “no veas lo que digo, ve lo que hago”, sabe que voy en serio hasta el final y que no soy ninguna comparsa.

Precisa: “No me interesa ser secretario de nada, ya lo fui dos ocasiones, ni ser senador ni diputado, porque no me interesa vivir de la política”.

Derbez cree tener la capacidad de ser presidente de la República, no sólo por haber sido dos veces secretario de Estado, sino porque antes trabajó en el Banco Mundial y desde hace años como rector de una de las universidades privadas más importantes de México.

“La razón por la que soy aspirante es que no veo propuesta en ninguno”, dice sobre los otros, ante quienes dice ser, “sin ninguna duda”, el mejor para ganar una elección abierta a los 400 mil militantes registrados, pese al padrón viciado.

“Si lo que resulte del proceso es que en el partido no hay democracia, saldremos debilitados. ¿Vale la pena el riesgo? En mi opinión, sí. Yo creo en la democracia”, puntualiza.

–¿Cómo evitar, por ejemplo, que se usen recursos ilegales?

–Haciendo las cosas honestamente. El sistema debe tener las condiciones para que el deshonesto tenga poca probabilidad, y por lo mismo debe ser un proyecto transparente, en donde quede claro desde el uso de recursos, mi registro personal, la 3de3, de arranque, llegar y hablar y la misma oportunidad.

A Derbez no le preocupa que la elección del candidato presidencial del PAN sea en noviembre, porque para él habría condiciones de igualdad ante sus rivales, aun los que hoy tienen posiciones, que las perderán.

Pone un ejemplo de lo que pasó en el sexenio de Fox:

“Cuando el presidente Fox empujaba, porque efectivamente empujó, a Creel, yo tuve una conversación privada con él y mi comentario fue: ‘No te metas, deja que el proceso mismo lo haga’. Su respuesta fue: ‘Santiago es el que está mejor’. Le dije: ‘Cuando deje de ser secretario de Gobernación vas a ver cómo se desploma’.

“Así fue entonces y así será ahora en el PAN: todos tenemos nuestras lianas y cuando la sueltas, vas para abajo.”

–¿Es el caso de Anaya?

–Es el caso de él, de Margarita, de Rafael, de todos. Estamos usando lianas que son las correctas, pero va a llegar el momento en que la gente va a preguntar qué piensas hacer. Y en ese momento el juego es otro. Ya no es el juego de lo que fui, sino lo importante va ser la propuesta.

Y él, dice, tiene la mejor para gobernar: “Estoy convencido: por mi edad y porque yo sí sé vivir sin estar en esto. ¿Por gusto? No, porque tengo una obligación moral. Ya sé que toda la gente no me cree, que es rollo, y está bien. Pónganme y van a ver”.

Esta entrevista se publicó en la edición 2128 de la revista Proceso del 13 de agosto de 2017.

Acerca del autor

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Comentarios