Sobre “Los sobornos de Odebrecht”

En su calidad de apoderado legal de Emilio Lozoya Austin, el abogado Javier Coello Trejo envió a Proceso la siguiente carta de su representado, en relación con el reportaje que en portada se tituló “Los sobornos de Odebrecht. Testimonios en Brasil involucran a Lozoya”, publicado en la edición 2128 de la revista.

Niego categóricamente las imputacio­nes y la información que hace referencia a supuestos actos de solicitud y/o recepción de sobornos directa o indirectamente por mi parte a la empresa Odebrecht o a sus funcionarios.

La información contenida en la nota carece de prueba documental alguna, y relata una historia absolutamente falsa, dolosa e inexistente de principio a fin, sobre supuestos hechos en los que participé, y empresas con las que supuestamente tengo relación. Asimismo señala reuniones con diferentes personas que incluso no sé ni quiénes son, ni los he conocido.

Niego categóricamente estas aseveraciones.

Asimismo, suponiendo que hubiese alegatos en mi contra por parte de delincuentes confesos, habría que por lo menos mencionar que estas personas pueden decir lo que sea a cambio de reducción de condenas.

He reiterado mi interés de que este tema sea investigado y sancionado, pero es lamentable que esto se lleve a chismes y acusaciones sin fundamento ni prueba.

Jamás he participado en actos de corrupción. La revisa Proceso ha mentido reiteradamente en este y otros temas, y jamás ha probado sus alegatos a mi persona.

Emilio Lozoya Austin

Respuesta

Como quedó asentado en la publicación del texto que en páginas interiores se tituló “Odebrecht y Lozoya Austin, nombres vinculados en investigación sobre sobornos” (Proceso 2128), firmado por Ignacio Rodríguez Reyna y Alejandra Xanic/Quinto Elemento Lab, este semanario no se ostenta como autor, sólo le dio cabida a ese trabajo elaborado por profesionales adscritos a la Red de Investigaciones Periodísticas Estructuradas.

Cabe añadir que la función del periodismo es la de informar, por lo que es desproporcionado tratar a éste o a cualquier otro medio de comunicación como “parte acusadora” obligada a presentar “alegatos”, como se infiere de la carta del exdirector de Pemex.

Comentarios