“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

“¡Esa mordida que se ve, es el eclipse!”, exclaman en Ciudad Universitaria (Videos)

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Ya comenzó”, se oyó el grito de un instructor del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM que observaba al Sol desde un telescopio. Eran las 12:02 horas y el eclipse solar parcial había comenzado.

Cientos de personas, en su mayoría universitarios, así como académicos y algunos niños, se dieron cita en el IA para presenciar el fenómeno, cuyo punto máximo de observación y parcialidad se registró a las 13:20 horas en la Ciudad de México.

Video: Miguel Dimayuga

Tanto alumnos como tesistas y académicos del IA y de la Sociedad Astronómica de la Facultad de Ingeniería (Safir) explicaban a cada uno de los presentes el correcto uso y visualización de los nueve telescopios que se montaron, cada uno con características y filtros distintos.

Emocionados e impactados, los asistentes podían presenciar por algunos minutos el eclipse parcial que, según los organizadores, tendría sólo entre 20% y 28% de observación total.

“¡Esa mordida que se ve, es el eclipse!”, externó uno de los cientos de jóvenes que observaba un telescopio con filtro de calcio, cuyo efecto verdoso daba una de las mejores vistas del fenómeno.

Otro efecto, rojizo, tenía uno de los telescopios, cuyo filtro H Alfa daba prioridad a la cromósfera del Sol, a decir de Pedro Mirón, instructor y tesista del Instituto de Geofísica.

“¡Qué emoción!”, “¡se ve súper!”, externaban los visitantes, quienes hacían largas filas en cada telescopio. Algunos iban ad hoc para la ocasión, vistiendo playeras y gorras de la NASA y de la misma UNAM.

Durante el eclipse parcial, la Universidad también dispuso de instrumentos para observarlo, por unos 20 segundos, desde un cartoncillo con filtros adecuados.

“Con la mirada abajo, luego volteas al sol, lo ubicas, poco tiempo, y luego lo bajas”, era la instrucción de los organizadores.

En el Universum Museo de las Ciencias también hubo actividades y puntos de observación. Ahí, cientos de personas se dieron cita durante las más de dos horas que duró el fenómeno natural, el cual solo se pudo ver total en Estados Unidos, es decir, allá sí se oscureció totalmente por un lapso de siete minutos aproximadamente, según Beatriz Sánchez, académica del IA.

Video: Benjamín Flores

En los estados del norte: Baja California, Sonora, Chihuahua y Coahuila fue visible en un 60%, siendo el máximo en el país.

El último eclipse total de Sol que se apreció en México fue en 1991 y tuvo una duración de seis minutos. Mientras que el próximo, con las mismas características, ocurrirá el 8 de abril de 2024, y podrá verse en algunos sitios del país.

Astronomía mexicana, de excelencia

Vladimir Ávila, doctor e investigador del IA, explicó que la Luna puede cubrir al Sol totalmente, pese a que éste es 400 veces más grande, porque está 400 veces más alejado.

Comentó que el nivel de la astronomía mexicana ha entrado en primer plano internacional, pese a que solamente hay cerca de 240 investigadores astrónomos, versus los más de seis mil que hay en Estados Unidos, por ejemplo.

Video: Eduardo Miranda 

“Hay buen nivel, pero pocos”, subrayó el académico, quien destacó la importancia de invertir más en la ciencia, pues en el país solo 0.4% del Producto Interno Bruto (PIB) se destina a este rubro.

“Siempre se necesitan recursos para la ciencia”, indicó. “No toman conciencia los tomadores de decisiones, nuestros políticos, de que estamos desfasándonos tremendamente al no invertir más en ciencia y tecnología”.

También la iniciativa privada, mencionó, debe voltear sus inversiones a este campo, pues consideró que en México no hay esa cultura. “Prefieren comprar todo maquilado”, aseguró.

Comentarios