“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Protección a Lozoya desde Los Pinos por OHL

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Todavía un mes antes de que renunciara a la dirección general de Pemex, Emilio Lozoya Austin recibió la protección de la Presidencia de la República para ocultar los conflictos de interés por sus relaciones con la constructora española OHL.

Comenzaba el 2016 y desde la residencia oficial de Los Pinos se pretendía darle una nueva imagen a la empresa estatal, ante los desastrosos resultados financieros de la gestión de Lozoya Austin.

Las cifras en la Oficina de la Presidencia de la República eran alarmantes sobre las pérdidas en Pemex, como se conoció poco después. En 2015, sus ventas totales cayeron en un 21 por ciento y sus pérdidas casi se duplicaron al pasar de 265 mil millones de pesos a 521 mil millones.

En enero del año pasado, la Oficina de la Presidencia de la República trabajó para crear en la opinión pública una imagen favorable a la empresa que Lozoya tenía a su cargo, según pudo conocer este espacio.

Pero más que los resultados de Pemex, lo que preocupaba a la Presidencia era que el nombre de Lozoya siguiera vinculado al de OHL, la constructora favorecida con contratos millonarios desde que Peña Nieto era gobernador del Estado de México y que durante 2015 había sido objeto de nuevos escándalos de corrupción.

El entonces coordinador de Asuntos Corporativos de Pemex, José Ignacio Casar Pérez, mandó una comunicación a la Unidad de Control Interno Institucional para advertirle que a Los Pinos les preocupaba que en esa estrategia de imagen de Pemex se insistiera en el pasado de Lozoya como miembro del Consejo de Administración de OHL en México y los posibles conflictos de interés por las obras adjudicadas a la española desde Pemex.

De la preocupación también fue advertido el propio secretario particular de Lozoya en Pemex, Rodrigo Arteaga Santoyo. Es decir, Lozoya supo lo que se estaba haciendo en Los Pinos a su favor.

El problema central para la Presidencia de la República era la transparencia en el otorgamiento de los contratos, sobre todo después de que la Auditoría Superior de la Federación hiciera señalamientos sobre irregularidades que han existido por años en la empresa estatal.

El encargado de Asuntos Corporativos buscaba una propuesta de esos dos colaboradores cercanos a Lozoya para que su pasado por OHL no afectara los negocios de Pemex con esa empresa.

Casar Pérez les requirió conocer las medidas que se estaban tomando para evitar un conflicto de interés, debido a que Emilio fue empleado de la compañía.

Según información pública, en el primer año de Lozoya al frente de Pemex, OHL obtuvo contratos por dos mil 398 millones de pesos, aunque la empresa española insiste en que no hubo tales contratos.

El nombre de Lozoya en relación con OHL, así como con Odebrecht, no se puede separar, aun cuando el propio exfuncionario lo omitió convenientemente cuando le pidió por escrito a la PGR que lo citara a declarar por el caso de corrupción transnacional de la empresa brasileña.

De la buena relación que Lozoya mantuvo con OHL mientras fue director general de Pemex da muestra la invitación que sus expatrones le hicieron en octubre de 2015 para que asistiera a la novena edición del PGA Tour de golf y a la tercera del OHL Classic en Mayakoba, en Playa del Carmen, el mismo a donde la empresa española le pagó en 2007 a Luis Miranda, actual secretario de Desarrollo Social, en momentos en que el gobierno de Peña en el Estado de México le daba la concesión del Viaducto Bicentenario.

Información sobre la gestión de Lozoya como funcionario público y sus posibles conflictos de interés se va acumulando, aunque para la PGR sea insuficiente o de plano no exista.

@jorgecarrascoa.

Comentarios