Hay 9.4 millones de mexicanos en pobreza extrema, un 7.6% de la población total: Coneval

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después de las cifras desastrosas del año 2014, cuando 55.3 millones de mexicanos se encontraban en una situación de pobreza, el número de pobres en el país disminuyó a 53.4 millones el año pasado, 68 mil más que cuando Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia de la República, en 2012.

De acuerdo con el informe de medición de la pobreza 2016, que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) presentó hoy, esta disminución se explica en gran parte por la baja inflación observada entre 2014 y 2016, así como por la reducción de las carencias sociales.

El informe asevera que el número de personas en pobreza extrema se elevó a 9.4 millones el año pasado, equivalente a 7.6% de la población mexicana y dos millones menos que en 2012.

Pese a las mejoras que arrojó el informe, el ingreso de la mitad de los mexicanos no alcanzó la línea de bienestar el año pasado -17.5% no pudo comprar la canasta alimentaria-, siete de cada 10 personas no tenían afiliación al Seguro Social y nueve de cada 10 mexicanos sufrían por lo menos una carencia social.

Una cuarta parte de la población seguía con carencias de acceso a la alimentación, 17.4% sufrió rezago educativo y 15.5% no tuvo acceso a los servicios de salud.

Además, el Coneval sólo mide el acceso a los servicios básicos, pero no evalúa su calidad, subrayó Gonzalo Hernández Licona, titular del Consejo, al presentar el informe. “Una parte de la política social es asistencial, otra sería dar a la gente herramientas para que salga de la pobreza de su propio pie”, dijo.

El funcionario advirtió que esta disminución de la cifra de pobreza es frágil, pues la reducción del número de pobres se explicó en gran parte por la baja inflación que se observó entre 2014 y 2016; en cambio, la inflación alcanzó cifras históricas en los primeros meses de 2017 y ello podría revertir la mejora en la medición de pobreza del próximo año.

“No basta que la población en pobreza disminuya durante un periodo solamente”, sentenció. Y añadió que, en su opinión, incrementar de manera sustancial el salario mínimo reduciría la pobreza sin tener impactos sobre la inflación.

De acuerdo con el informe, los estados de Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Chiapas y Campeche fueron los únicos que registraron incrementos en sus cifras de pobreza.

Hernández Licona también señaló que la reducción de las cifras de pobreza es demasiado lenta. A este ritmo, añadió, “nos va a tomar un chorro de tiempo cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (de la ONU)”.

A diferencia de otros años, el Coneval no utilizó los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016, ya que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) modificó su metodología de levantamiento de la encuesta.

En su lugar, utilizó una base de datos paralela que, según el Coneval, le permitió comparar los datos del ingreso con series estadísticas anteriores.

El funcionario federal recordó que la disminución de la pobreza “tiene que ver con varias dependencias” y que en materia de desarrollo social, “la coordinación sigue siendo un reto”, pues existen alrededor de cinco mil 300 programas sociales en el país -entre los tres órdenes de gobierno-, muchos de los cuales se duplican o tienen fines clientelares.

Horas después de la presentación del informe, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) emitió un comunicado en el que presumió que los datos “dan cuenta de que se avanza en la ruta correcta para que más mexicanos accedan a sus derechos y mejoren sus ingresos”.

Agregó: “Actualmente, las seis carencias sociales están en su mínimo histórico y se ha logrado reducir significativamente la pobreza extrema en los últimos cuatro años”.

Comentarios