“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

“Capitán Calzoncillos”, un poco de humor escatológico

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Capitán calzoncillos (Captain Underpants: The First Epic Movie, EU-2017), dirigida por David Soren, es una divertida cinta animada de humor sumamente básico (un poco escatológico), donde unos estudiantes de primaria luchan por mantener su humor y creatividad ante la férrea disciplina del director de la escuela, el señor Krupp (Ed Helms).

George (Thomas Middleditch) y Harold (Kevin Hart) son dos amigos que se dedican a crear cómics, claro, además de asistir a la escuela. Dentro de las historias que estos niños han creado se encuentra la del Capitán Calzoncillos, un súper héroe que habita en un planeta donde todos usan ropa interior como su vestimenta cotidiana.

El humor y las bromas constantes de los chicos a los profesores pone los pelos de punta a la mayoría, en especial a Krupp, quien está buscando cualquier pretexto para castigar a los infantes.

Un día los muchachos se extralimitan y es entonces que el director decide mandarlos a salones distintos, lo cual amenaza con romper su amistad. Para evitarlo, terminan hipnotizando al director. Y jugando un poco con él, al chasquido de sus dedos, lo convierten en Capitán Calzoncillos.

Las cosas se complican para ellos cuando aparece un verdadero genio del mal, un científico que se hace llamar Profesor P (Nick Kroll). ¿Qué significa la P? Un juego de palabras escatológico, el cual le ha provocado al profesor un sin fin de burlas. Y es debido a éstas que este villano desea eliminar la risa para siempre.

La cinta, aunque un poco simplona (muy infantil), pero no por eso menos divertida, posee un argumento interesante: Es a través de la capacidad para reír y sobre todo, la capacidad para reírnos de nosotros mismos lo que nos da la posibilidad de volvernos mejores seres humanos. La risa y la diversión que aflora nuestro lado creativo, además, nos ayuda a conectar con otros seres humanos.

Capitán Calzoncillos –basada en la serie de cómics infantiles homónima de Dav Pikey–, es una buena opción para entretenimiento infantil, si es que no tiene inconveniente que sus hijos entren en contacto con un poco de humor escatológico.

Comentarios