“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

“México no acepta presiones de nadie” en el TLCAN: Guajardo a diputados del PRI

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, aseguró que “México no se presiona por nadie” ni negocia el TLCAN a través de redes sociales, y menos aún continuará en la mesa de discusiones “si es que se notifica la salida de uno de los socios” como mecanismo de coacción.

Al participar en el último día de la plenaria de la fracción del PRI en la Cámara de Diputados, Guajardo sostuvo que “una negociación tan compleja y tan seria no se hace a través de las redes sociales… estamos sentados en actitud positiva pero, bajo ninguna circunstancia, seguiremos negociando si es que se notifica la salida de uno de los socios, como mecanismo de presión en las negociaciones”.

Ante los diputados federales, el secretario insistió en que “no estaremos en una negociación que está presionada por una salida, o sea, seguiremos negociando en buena fe hasta encontrar una solución, pero bajo las amenazas de que ‘voy a disparar el mecanismo de salida para que en seis meses se llegue a un acuerdo’… pues eso no funciona en la negociación”.

Al término del encuentro, el titular de Economía y cabeza de la negociación del TLCAN consideró que el país y el Congreso deben prepararse para un escenario adverso, como es la eventual salida de Estados Unidos del tratado, pues ello llevaría a realizar cambios legislativos.

Y explicó:

Las normas que rigen el acceso al mercado, por ejemplo, el cobro de aranceles. En caso de que Estados Unidos saliera del tratado, se tendría que revisar el arancel que se cobra por exportación.

Guajardo recordó que 40% de lo que se exporta se hace fuera del TLC y la tasa es cero, el resto pagaría en promedio un arancel de 3.7%.

Otro aspecto es la certidumbre que se da a la inversión y que con el TLC se estableció garantizar el acceso a tribunales internacionales cuando un inversionista ve afectados sus derechos.

“Lo que tendríamos que hacer es un marco legislativo que establezca y fortalezca esas garantías para los inversionistas de América del Norte que así la requieran”, en caso de cancelarse el TLC.

Pero, además –añadió– en este aspecto quedarían como marco de respaldo los compromisos que tiene México ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) y con ello sus mecanismos para resolver controversias.

Con todo lo anterior, dijo, queda claro que lo construido en 22 años de TLC no desaparece, “nuestras capacidades de exportación se mantienen y al mismo tiempo estamos avanzando en los procesos de diversificación”.

Esto último porque se están negociando preferencias arancelarias con Brasil, e inicia la discusión comercial con Nueva Zelanda, Australia y Canadá con la Alianza del Pacífico. Y, finalmente, se sigue en negociaciones con Europa.

Comentarios