Ana Karen Mendoza: ocho años de agravios

Hace ocho años, los funcionarios de la Federación Mexicana de Natación cortaron de tajo las ilusiones deportivas de Ana Karen Mendoza Damken, al expulsarla de la selección nacional de nado sincronizado. Durante ese periodo, la madre de la atleta interpuso 11 demandas ante la CAAD contra el presidente de la federación, Kiril Todorov; no respondió a ninguna. El año pasado, el inculpado firmó un convenio con la parte agraviada presuntamente para reparar el daño; tampoco cumplió.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La década pasada la atleta Ana Karen Mendoza Damken era una promesa en el nado sincronizado. Incluso era menor de edad cuando, en 2009, una de sus entrenadoras la ninguneó y fue excluida de la selección nacional de Primera Fuerza, lo que fracturó definitivamente su carrera deportiva.

Su aguerrida madre, Dolores Carlota Patricia Damken Robles, presentó una serie de demandas y luego de ocho años de litigios, el 16 de junio de 2016 el presidente de la Federación Mexicana de Natación (FMN), Kiril Minchev Todorov, se comprometió a resarcir el agravio contra Mendoza Damken con una propuesta inusual que nunca cumplió.

Cuando firmó el inédito convenio, Todorov llevaba 11 desacatos a resoluciones definitivas pronunciadas por la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD) en torno al caso Mendoza Damken: seis en el expediente CAAD-RA-45/2012: 21 de febrero y 27 de mayo de 2013, 22 de mayo de 2014, así como 28 de mayo, 10 de septiembre y 8 de octubre de 2015, y cinco en el expediente CAAD-RA-15/2012: 15 de junio, 10 de septiembre, 22 de octubre y 8 de diciembre de 2015, así como una del 2 de febrero de 2016.

Todorov firmó el 16 de junio de 2016 ante María de Lourdes Chanes Reynoso –notaria pública número 25 de Zapopan– un inusual convenio de finiquito con la atleta Ana Karen Mendoza Damken, quien fue excluida de manera injustificada de la selección nacional de nado sincronizado.

Según el acuerdo, el texto de disculpa pública debió señalar: “La Federación Mexicana de Natación, AC, ofrece una disculpa a Ana Karen Mendoza Damken por las irregularidades cometidas por la Comisión Técnica de Nado Sincronizado y las entrenadoras en 2009, consistente en la no integración de Ana Karen Mendoza Damken al equipo de primera fuerza de nado sincronizado y privarla de la especialidad del ‘Solo’ de categoría Junior en el Mundial Junior de Indianápolis 2010, así como por su injustificada exclusión de la Selección Nacional de Nado Sincronizado en el año 2011”.

La disculpa pública –que no se cumplió en el plazo señalado– debió difundirse en un cuarto de plana en un periódico de circulación nacional y divulgarse también en el sitio web de la federación. El documento advertía: en caso de incumplimiento de alguna de las partes señaladas, ésta deberá pagar 1 millón de pesos a la otra parte.

Todorov comprometió también a la FMN a indemnizar a Mendoza Damken con 40 mil pesos y admitió que ella fue víctima de discriminación, pues una de las entrenadoras –Norma Patricia Vila Islas, del equipo de nado sincronizado del Club Atlas Chapalita– llamó a Mendoza Damken “gorda y chaparrita” para justificar su exclusión.

Incumplimiento

El titular de la FMN también debió dar de baja a la entrenadora Norma Plata Vázquez, vicepresidenta de nado sincronizado de la federación, e instalar una Comisión de Honor y Justicia para analizar el caso e imponerle una sanción a Plata (quinta disposición del acuerdo notariado) por los hechos que dieron lugar a una serie de juicios legales iniciados por la señora Damken Robles, madre de la afectada.

Según la sexta disposición, Todorov aceptó suprimir de la lista de jueces internacionales de todos los organismos de nado sincronizado a Vila Islas, quien enfrenta una demanda por daño moral promovida por Mendoza Damken en 2011 en el Juzgado Quinto de lo Civil del Primer Partido Judicial del Estado de Jalisco (expediente 556/2011).

En la séptima y octava cláusulas se propone la instalación de una Comisión de Honor y Justicia a las entrenadoras nacionales de nado sincronizado Ruth Miriam Lima Fosado y Adriana Loftus Jiménez, quienes también contribuyeron a la afectación de la carrera de Mendoza Damken y sus acciones dieron pauta a los juicios promovidos por ella y su madre.

Y en la novena condición del pacto, Todorov se obligó a gestionar ante la Asociación Jalisciense de Natación para instaurar una Comisión de Honor y Justicia a Vila Islas, quien además coordina la disciplina del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo de Jalisco (Code) y representa a esa entidad con voz y voto en la Comisión Técnica de Nado Sincronizado de la federación.

A cambio, el presidente de la FMN pidió a la parte afectada desistirse dentro de los siguientes 15 días de la firma del convenio de todos los juicios y procesos instaurados contra la federación, así como contra el titular de la Asociación Jalisciense de Natación, Ismael Meneses Ruelas, y la Asamblea General de Asociados de la federación.

Lo anterior, con excepción del juicio civil ordinario que se sigue contra Vila Islas en el Juzgado Quinto de lo Civil del Primer Partido Judicial del Estado de Jalisco.

La reparación del daño causado a Mendoza Damken parecía inminente, pero la FMN rehusó cumplir el convenio firmado por su propio titular, lo que implica que Todorov está emplazado a pagar 1 millón de pesos a la deportista agraviada como indemnización.

El abogado Luis Fernando Jiménez, extitular de la CAAD, asegura: “Jamás conocí un documento tan contundente como el del 16 de junio de 2106 que incluya una confesión expresa sobre flagrantes violaciones a los derechos deportivos y humanos que, por lo demás, fue incumplido”.

Existen elementos que implican “una muy grave responsabilidad de quien no cumple un convenio de esta naturaleza, al margen del análisis de los posibles daños moral y material, o de daños y perjuicios como consecuencia lógica jurídica –dice–. Es un tema de igualdad que no sólo implica tratar igual a los semejantes. Será interesante observar cómo actúan las autoridades judiciales y deportivas ante una acción de esta trascendencia”.

Los desacatos

En 2013 Mendoza Damken presentó un reclamo por daño moral contra la FMN. El organismo no respondió ante el Juzgado Noveno de Distrito en Materia Administrativa en el Distrito Federal –ahora Ciudad de México–, en el amparo indirecto expediente 914/2013. Aunque la autoridad emitió sentencia, Todorov fue omiso a las instrucciones del juez.

El Décimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa de la Ciudad de México tramitó incidente de inejecución I.I.S. 94/2013 y realizó proyecto de destitución del cargo de todo el Consejo Directivo de la FMN. El caso llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (inejecución 191/2014) y el juez impuso multa por el desacato en el que incurrieron los integrantes de ese consejo directivo.

Los desacatos de las asociaciones deportivas son faltas consideradas “graves” por la Ley General de Cultura Física y Deporte y su Reglamento. Más aún: en sus artículos 84 y 102 Bis los estatutos de la FMN establecen que para ser miembro del Consejo Directivo de la federación o de alguna asociación afiliada se requiere no estar sancionado, ni haber incurrido en desacato de una resolución firme de la CAAD.

Los estatutos también indican que corresponde al Consejo Directivo de la FMN dictaminar sobre la elegibilidad de los candidatos presentados, vigilar y garantizar que antes, durante y después de realizados los procesos de elección de los miembros de dicho consejo de los asociados se cumplan los principios de legalidad.

Todorov y Meneses no cumplen los requerimientos de elegibilidad determinados en los Estatutos de la federación para ocupar cargos en el Consejo Directivo de ninguna asociación afiliada a la FMN.

En los ocho años de litigios se acumularon 12 procesos en juzgados contra Todorov, las entrenadoras nacionales; la de Jalisco, Norma Patricia Vila, y el Comité Directivo de la FMN.

En entrevista, la señora Damken Robles aclara que su única petición era que se respetaran las calificaciones de los atletas y los criterios de selección para la conformación del representativo nacional de nado sincronizado.

Sin embargo, la Comisión Técnica de esa disciplina violentó los derechos de Mendoza Damken y, sin tener facultades, sus integrantes no respetaron los resultados del selectivo Junior y Primera Fuerza 2009-2010 (para los Juegos Centroamericanos y del Caribe Mayagüez 2010), excluyendo a Ana Karen –quien en esa época tenía sólo 16 años– del equipo primera fuerza. En contraste, autorizaron integrar a cuatro atletas clasificadas en los lugares 13, 16, 18 y 20, quienes, por su edad, no podían formar parte del equipo junior.

Intromisiones

Vila Islas tuvo un papel preponderante en la exclusión de Mendoza Damken. En una reunión con los padres de las competidoras, les comunicó las decisiones tomadas por la Comisión Técnica de Nado Sincronizado.

Inconforme con la resolución, la señora Damken Robles pidió a Vila Islas explicar las razones para subir a primera fuerza a nadadoras clasificadas en lugares inferiores al de su hija. La entrenadora le respondió que no podían perder lo que habían invertido en esas nadadoras.

Y cuando le preguntó por qué excluyó a Ana Karen del equipo nacional de primera fuerza, además de privarle de la rutina del “solo” en el Mundial Junior 2010, que su hija siempre realizó, Vila Islas les respondió que “por gorda y chaparrita”.

En 2010 Ana Karen no asistió a los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe en Mayagüez; tampoco realizó la rutina del solo en el Mundial Junior de Indianápolis.

La señora Damken Robles y su hija reclamaron a la FMN porque, conforme a la convocatoria y los resultados del selectivo, Ana Karen debió estar en el primer equipo, pero en lugar de eso la remitieron a la categoría Junior.

Madre e hija interpusieron el primer recurso ante la CAAD (expediente CAAD-RA-62/2009) contra las decisiones violatorias a los derechos de la atleta por la Comisión Técnica de Nado Sincronizado de la FMN y contra la entrenadora Vila Islas por daño moral a la atleta, que en esa época era menor de edad.

En ese litigio, la licenciada en psicología María Grizel de León Carrillo fue designada perito auxiliar del Juzgado Quinto de lo Civil del Primer Partido Judicial del Estado de Jalisco (expediente 556/2011). En su dictamen, la especialista reveló que las pruebas proyectivas aplicadas y las entrevistas realizadas determinaron que ella sufrió de dolor emocional, depresión, daño a su autoestima, afectaciones a la “autoimagen”, pues presentó síntomas de cuadro depresivo y trastorno alimenticio de tipo anoréxico.

Pese a ello, Mendoza Damken participo en el selectivo 2010-2011 y fue rankeada en primera fuerza. No obstante, las entrenadoras Adriana Loftus Jiménez y Ruth Miriam Lima Fosado la excluyeron de la selección nacional en vísperas del Mundial de Shanghái 2011 por “evaluaciones verbales”, según las demandantes.

La FMN terminó con la carrera deportiva de Mendoza Damken después de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, dice, cuando la vicepresidenta de nado sincronizado, Norma Plata Vázquez, y sus entrenadoras la corrieron del equipo nacional y del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y de Alto Rendimiento (Cnar), donde ella entrenaba desde 2007.

Las pertenencias de Ana Karen “fueron empacadas en maletas que ella tenía en el cuarto del Cnar”, revela la madre. Luego, la atleta intentó continuar sus entrenamientos en el Club Atlas Chapalita, pero también le negaron el derecho y la inscripción a la disciplina deportiva.

Mendoza Damken buscó apoyo de la Asociación Jalisciense de Natación, por conducto de su presidente Ismael Meneses, para evitar su exclusión del equipo que participó en el preolímpico de Londres. El directivo no la escuchó.

La CAAD, en resolución definitiva (expediente CAAD-RA-58/2011) instruyó a Meneses a dar respuesta, pero él no cumplió. El 12 de marzo de 2012 se declaró en desacato a la Asociación Jalisciense.

En la resolución definitiva del expediente CAAD-RA-15/2012, y en sentencia de los recursos D.A. 605/2014 del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa en la Ciudad de México, así como del juicio de nulidad de la Sexta Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa 30875/12-17-06-7, los magistrados declaran “Cosa Juzgada” que las entrenadoras Loftus Jiménez y Lima Fosado excluyeran a la atleta del equipo de primera fuerza.

Obligada al retiro, la afectada comenta: “Tenía condiciones para asistir a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y las entrenadoras no tenían ningún argumento para sacarme de la selección.

Su madre lamenta que hasta ahora no se haya sancionado a los responsables de terminar con la carrera deportiva de su hija. Todorov y Meneses –quienes no cumplen con los requisitos de elegibilidad enmarcados en los estatutos de la FMN para ocupar los cargos que ostentan– jamás acataron las instrucciones de la CAAD.

Sin embargo, dice, “hay que sentar un precedente”, de ahí las reiteradas denuncias contra los funcionarios deportivos mencionados.

Este reportaje se publicó el 27 de agosto de 2017 en la edición 2130 de la revista Proceso).

Acerca del autor

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Comentarios