“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Advierten emergencia sanitaria por cierre de basurero en Oaxaca

OAXACA, Oax. (apro).- El cierre del único sitio para el depósito de basura tiene al borde de una emergencia sanitaria a la capital y los 22 municipios conurbados donde se generan más de 700 toneladas de residuos diarias por lo que amerita legislar e implementar acciones de fondo no solamente ser una respuesta a la contingencia como la que se vive actualmente, ni ser “una salida política temporal”, afirmó la Iniciativa Huaxyacac.

En una carta enviada al gobernador Alejandro Murat, a los presidentes municipales de la zona conurbada, al secretario de Medio Ambiente y Desarrollo, José Luis Calvo Ziga y al de Salud, Celestino Alonso Álvarez, los integrantes de más de 70 organizaciones de productores, organismos de la sociedad civil y personas interesadas en el medio ambiente y el desarrollo sustentable del estado de Oaxaca, se pronunciaron por implementar un mejor manejo de estos residuos y su aprovechamiento.

Luego de externar su “profunda preocupación por la gravosa situación que viene enfrentando la disposición de los desechos sólidos producidos en la Ciudad de Oaxaca”, manifestaron que se debe legislar con el objetivo de reducir el uso de materiales como unicel o embalajes.

De igual forma, consideraron necesario reglamentar las formas de separación y buscar sanciones para los que no respeten la ley, así como la urgencia de elaborar el reglamento de la Ley Estatal de Prevención y Gestión Integral de los Residuos Sólidos y fortalecer la reglamentación municipal.

Argumentaron:

“Los residuos nos ha revelado, por una parte, lo que significa la producción de más de 700 toneladas diarias de basura en la ciudad, aunado a nuestra mínima conciencia y respeto por los espacios públicos, al amontonar deliberadamente la basura en cualquier espacio abierto, en las calles, parques, camellones, ríos, situación que nos tiene al borde de una emergencia sanitaria”.

Cabe recordar que el pasado 3 de julio, habitantes de la agencia municipal Vicente Guerrero y 33 colonias de Zaachila se rebelaron contra la agrupación priista Frente Popular 14 de junio al incendiar por lo menos 50 viviendas, alrededor de 10 vehículos, cerrar el basurero municipal y levantar barricadas.

La violencia se desbordó -según un reporte extraoficial- alrededor de las 07:00 horas del lunes 3 de julio con el saldo de un muerto identificado como Jesús Rivera, un herido al que le estalló un cohetón, 50 casas y decenas de vehículos incendiados, debido a que la organización priista actúa como crimen organizado al cobrarles derecho de piso, violar y asesinar.

Ante el incumplimiento del gobernador Alejandro Murat de detener a los dirigentes del Frente Popular 14 de Junio, Francisco Martínez Sánchez Pancho mugres y a su hijo Javier Francisco o Javier Martínez Rodríguez y de brindar seguridad en la zona, los habitantes de 33 colonias decidieron cerrar el basurero municipal, situación que tiene a esta capital ante una emergencia sanitaria.

Las más de 70 organizaciones que integran la Iniciativa Huaxyacac resaltaron que “nuestra sociedad actual está basada en el consumo desmedido, situación que ha cambiado de manera radical la manera en cómo producimos, consumimos y desechamos. Con el avance de la tecnología, de la producción en masa y de la globalización, la cantidad de residuos que se produce es más grande y más compleja, desde los plásticos hasta los residuos electrónicos”.

“Oaxaca no es la excepción, aunado a que en la Ciudad de Oaxaca y su zona metropolitana desde hace más de 35 años se ha dispuesto la basura sin tratamiento previo en un predio ubicado en Zaachila, causando serios problemas de contaminación al suelo, al agua y al aire por muchos años. En estos momentos, el sitio de disposición final (SDF) de Zaachila no tiene más tiempo de vida y representa un pasivo ambiental importante”.

Mencionaron que la solución debe venir de una mejor coordinación entre la sociedad civil, el gobierno y grupos de especialistas en el tema y deben abarcar desde evitar la generación de basura, su separación, el transporte eficiente y el aprovechamiento de ellos, así como la disposición final segura y ambientalmente adecuada.

Resaltaron que especial responsabilidad tienen los grandes generadores de residuos: Central de Abastos, mercados, hoteles, restaurantes, tiendas departamentales y centros comerciales, por lo que las autoridades deben coordinarse con las cámaras empresariales para implementar un mejor manejo de estos residuos y su aprovechamiento.

De igual forma, los gobiernos estatal y municipal deben acordar un nuevo sitio para la disposición final de residuos, y culminar el saneamiento y clausura del sitio de Zaachila, que llegó al fin de su vida útil y en los últimos meses la saturación y el mal manejo está ocasionando un problema grave por contaminación de lixiviados.

Se pronunciaron por promover un nuevo modelo de manejo de la que se base en su separación y reciclaje; sensibilizar al público en general de la necesidad de separar los residuos, empezar por los grandes emisores de residuos, hoteles, mercados restaurantes y finalmente en cada uno de los hogares a través de promotores en las agencias municipales.

Así como capacitar a los trabajadores de limpia y precisar con los sindicatos que esta labor repercutirá en beneficios hacia sus agremiados, disponer de contenedores en las agencias con colores y señalética precisa, iniciar una gran cruzada de comunicación en medios masivos, donde se promuevan entre otros, elementos y experiencias exitosas en separación de residuos, promover compras “inteligentes” de productos orgánicos y reciclables que repercutan en la salud de la población y conformar un Consejo Ciudadano que acompañe este proceso de seguimiento y vigile que se lleven a cabo las mejores decisiones para dar confianza a la ciudadanía.

Comentarios