Raquel Riba Rossy presenta “Lola Vendetta. Más vale Lola que mal acompañada”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con los usuarios del Metro Zapata como público, la catalana Raquel Riba Rossy presentó la tarde del viernes su volumen Lola Vendeta. Más vale Lola que mal acompañada (Lumen, 2017), como parte del III Congreso de Caricatura, Ilustración y Cómic FILo.

El espacio dedicado a la caricatura en la estación Zapata del Sistema de Transporte Colectivo Metro fungió como sede de la charla de la única caricaturista mujer del encuentro monero, cuyo programa de actividades culmina este domingo 3.

La reportera Columba Vértiz de la Fuente fue la encargada de presentar el primer libro sobre “Lola”, alter ego de Riba Rossy (Igualada, Barcelona, 1990), personaje que se hizo viral desde hace unos tres años en redes sociales, especialmente en México y Colombia, incluso antes que en España.

A través de Lola, Riba Rossy trata temas de relaciones interpersonales, el machismo, la amistad, la familia y relaciones de pareja, y entre otras cosas se caracteriza por utilizar una catana (sable japonés) como medio de defensa ante injusticias y sobre todo prejuicios sociales, lo que llevó a la prensa española a catalogar el trabajo de la dibujante como feminista.

A decir de Vértiz de la Fuente, la catana representa un medio contra el abuso, no sólo en términos machistas, sino contra el poder en todos sentidos, contra las ideas totalitarias y absolutas, y después cuestionó a Riba Rossy sobre cómo surgió y qué la llevó a dibujar en medio de la violencia que existe no sólo en México, sino en el mundo.

La ilustradora comentó que fue a raíz de situaciones de la vida cotidiana y como medio para descargar sus frustraciones y enojos:

“Recuerdo una ocasión en que me acerqué a un anciano en el Metro y después de platicar un rato agradablemente, se acercó a decirme cosas al oído, que me quería volver a ver, pero en un tono feo, me sentí ofendida y molesta, llegué a casa a dibujar una pequeña historia en donde terminaba tirando a un tipo al Metro”.

Sobre la violencia explicó:

“Cuando surgió la catana tuve una primera fase muy violenta. Soy de una generación que creció con el manga (dibujos animados japoneses), a mis hermanos les gusta también, y las películas de Quentin Tarantino, pero encontré en el dibujo la manera de decir lo que pienso, y resultó ser lo que muchas mujeres piensan también, después mi novio (César Biojo, pintor colombiano) me regaló una catana y ahí entendí que no puede salir por cualquier cosa, es un cuchillo tremendo, ahora sólo es en casos especiales”.

Y sobre Lola dijo:

“Para mí dibujar a Lola es un ejercicio, me he ahorrado mucho en psicólogos”.

La charla que duró cerca de una hora reunió a cerca de sesenta personas, así como usuarios de paso de esa estación del Metro, y culminó con una venta de libros y firma por parte de Riba Rossy. El volumen aún no se puede conseguir en las librerías del país, pero se puede comprar a través de librerías en internet.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios