“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Cesan a funcionario y sancionan a empresas por inundación en desnivel Mixcoac-Insurgentes

cIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de que tres días después de ser inaugurado se inundó el desnivel Mixcoac-Insurgentes -una de las obras viales más cuestionadas de la gestión de Miguel Ángel Mancera- el gobierno capitalino rescindió el contrato a la empresa de supervisión de la obra, multó a la constructora y despidió a un funcionario menor de la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse).

El pasado martes 29, a las 05:00 horas y después de dos años de construcción, el doble túnel de 1.3 kilómetros fue puesto en operación, aunque sin ningún acto oficial presidido por el jefe de gobierno, como lo ha hecho en otras obras durante su administración.

Sin embargo, la tarde del jueves 31, la lluvia que cayó en el sur de la ciudad -considerada una de las más fuertes en lo que va del año- provocó que dicha vialidad se inundara. Cientos de autos se quedaron varados y las autoridades ordenaron el cierre por más de una hora. Las molestias y críticas de automovilistas no se hicieron esperar.

Este viernes por la mañana, el titular de la Sobse, Edgar Tungüí, dijo que el “encharcamiento fue de 50 centímetros y se debió a basura acumulada. “Seguramente al momento de estar haciendo las labores de limpieza del desnivel para la apertura no se fijaron y dejaron basura”, explicó.

Más tarde, en un comunicado, la dependencia informó que el gobierno capitalino emitirá sanciones económicas a la empresa constructora de la obra, Operadora y Mantenedora del Circuito Interior OMCI, S.A de C.V. por un monto de tres millones de pesos.

Detalló que “el túnel inferior registró una inundación por falta de limpieza en el sistema de drenaje”, mismo que dicha constructora y la empresa de supervisión EXORDIUM, tenían la obligación de revisar antes de dar por entregado el proyecto.

Por esa razón, agregó la Sobse, el gobierno sancionará con la rescisión del contrato a EXORDIUM “al incurrir en un incumplimiento de las obligaciones adquiridas”.

La tercera medida fue el cese del subdirector de Construcción de Obras Públicas de la Sobse, Ricardo Olvera, “por las omisiones cometidas”.

Tras la difusión de la sanción, el mandatario local, Miguel Ángel Mancera, justificó así el despido del funcionario:

“Es una omisión en una tarea que debió haber cumplido. No se cumplió con esa encomienda y es lo que ocasiona que venga el cese inmediato porque era el deber de esta área haber realizado todas y cada una de las pruebas necesarias, haber verificado, haber supervisado, además, durante la operación para que no hubiera habido ningún problema”.

Y agregó: “lo mismo el resultado de la sanción a la empresa y lo mismo el resultado de la recisión del contrato de la empresa supervisora, que esa es otra que tenía que haber estado pendiente de que todo funcionara bien”.

Desde su inicio, la construcción del “deprimido de Mixcoac” ocasionó un fuerte rechazo vecinal, debido, entre otras cosas, al número de árboles que fueron talados para su realización, lo que calificaron como “ecocidio”.

Además, los habitantes de la zona, apoyados por diputados locales de Morena, alegaron que el gobierno capitalino no hizo una consulta ciudadana y que, por el contrario, respondía a intereses particulares, por ejemplo, de los empresarios que construyeron la mega Torre Manacar en la esquina de Insurgentes y Río Mixcoac.

Comentarios