“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Fractura en San Lázaro eclipsa debate sobre el penúltimo Informe de Peña

CIUDAD DE MEXICO (apro).- La presentación del Quinto Informe del presidente Enrique Peña Nieto evidenció una crisis política en la Cámara de Diputados, donde el PAN, respaldado por Morena, PRD y Movimiento Ciudadano (MC), decidió que no se votara ni instalara la nueva Mesa Directiva en tanto no se resuelva la pretendida imposición del fiscal general de la República.

Durante la intervención panista para fijar posición frente al Informe, el coordinador del PRI, César Camacho Quiroz, acudió al área de los medios de comunicación para advertirle a Marko Cortés, coordinador de Acción Nacional, que los priistas no aceptan “el chantaje” y advirtió que con PAN o sin él habrá Mesa Directiva.

“Se equivocó (Marko Cortés), se equivocó porque cínicamente afirma que están condicionando la integración de la Mesa Directiva a un asunto que no es nuestro resorte. Es un evidente chantaje que el PRI no va a permitir”, dijo el priista César Camacho.

Antes, desde tribuna, Cortés dijo que no habrá Mesa Directiva en tanto no se discuta el artículo transitorio de la ley de la nueva Fiscalía General de la Nación (FGN) y la cual considera un “pase automático” de la PGR a la nueva institución por un periodo de nueve años.

Camacho Quiroz respondió al panista: “Si supone que esa puede ser moneda de cambio, entonces habrá Mesa cuando haya votos, más pronto de lo que ellos suponen”.

La Ley Orgánica de la Cámara de Diputados establece en su artículo 17 que la Mesa saliente puede mantenerse cinco días como máximo y luego de ello un nuevo presidente debe asumir el cargo.

Ante la pregunta de qué pasará después del martes 5 si no hay Mesa, el coordinador del PRI respondió convencido: “Habrá Mesa, a lo mejor sin ellos, pero habrá Mesa”.

El PAN asumió la actitud de no permitir la votación de la nueva Mesa después de que en el Senado de la República, el PRI y sólo cuatro senadores panistas impulsaron y avalaron al panista Ernesto Cordero como presidente de la Mesa Directiva y como una garantía para que Raúl Cervantes pasara a ser fiscal.

Ello abrió la puerta a la crisis política que hoy se vivió en la Cámara de Diputados, en donde lo que menos importó fue el Quinto Informe de Enrique Peña Nieto.

“¿Es una factura por lo ocurrido en el Senado?”, se le preguntó a Camacho Quiroz y soltó: “Es una actitud irresponsable y equivocada el querer traer a la Cámara de Diputados un asunto que es del Senado, y se equivocan en sus cálculos si suponen que aquí se va a arreglar el asunto del fiscal”.

“Aquí no se va a arreglar”, insistió el priista, “y más pronto de lo que suponen habrá Mesa y entonces van a encontrar a un PRI, que siempre ha sido afecto a la construcción de acuerdos, absolutamente indispuesto con un partido que si los viera (Manuel) Gómez Morín se sentiría defraudado. ¡Eso es un chantaje!”.

Luego, el priista dijo que aún no sabe qué día habrá Mesa Directiva, “pero la habrá”; además, adelantó que el “temas del fiscal difícilmente va a proceder”.

Durante su posicionamiento, PVEM, Panal y PES hicieron una tímida mención al tema del fiscal, pero sí dejaron en claro que consideran al PAN como un partido que “está paralizando” a las Cámaras.

“Se me hacer verdaderamente irresponsable lo que están haciendo, porque lo único que logran es que los problemas del país, las necesidades de este país, son las únicas que se estancan”, dijo el coordinador del Partido Encuentro Social (PES), Alejandro González Murillo.

Así, el informe de Enrique Peña Nieto pasó a segundo término y pocos fueron los diputados que sí lo cuestionaron, como por ejemplo Rocío Nahle, de Morena, y Clemente Castañeda, de Movimiento Ciudadano (MC).

Los panistas, insistió, sólo se preocupan por sus intereses “y dejan aventado al país”.

La aún presidenta de la Mesa Directiva, la panista Guadalupe Murguía, citó para el próximo martes a las once de la mañana a sesión, donde se espera que durante el lunes 4 y la mañana del martes los coordinadores negocien y lleguen a un acuerdo para votar la nueva Mesa Directiva que recaerá en el priista Jorge Carlos Ramírez Marín.

Comentarios