Morena, el fiel de la balanza para evitar la “crisis constitucional” en San Lázaro

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A unas horas de que venza el plazo para elegir a la nueva Mesa Directiva en San Lázaro, el partido que encabeza Andrés Manuel López Obrador, Morena, pasó a convertirse en el fiel de la balanza que podría decidir, con su voto, si estalla la crisis constitucional o los trabajos legislativos prosiguen con relativa normalidad.

La nueva correlación de fuerzas en San Lázaro y el divorcio del PAN en el Poder Legislativo provocaron desde el pasado 31 de agosto una crisis política, la que ahora amenaza con mutarse en una “crisis constitucional” que, de darse, empujaría al PRI a acudir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación o al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para revertir el emplazamiento panista.

Después de que el nuevo frente legislativo (PAN, PRD y MC) llamó al secretario de Gobernación para que ayude a destrabar el conflicto, y de que el PRI insistió en recurrir al Poder Judicial, la coordinadora de Morena, Rocío Nahle, fijó su posición y aclaró que a su partido “no lo coordina ni el PAN ni el PRI, ni el Frente Amplio ni nadie”.

También anunció que será hasta mañana, cuando se realice la reunión de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), donde participan los coordinadores parlamentarios de los ocho partidos que participan en San Lázaro, cuando Morena defina su voto.

Desde el inicio de la actual LXIII Legislatura, Morena ha votado en abstención (que en los hechos implica un rechazo) a las dos presidencias de mesas directivas que han encabezado PRD y PAN, ello debido a que esas fuerzas políticas hacen sus acuerdos “sin tomar en cuenta al resto de los partidos políticos a quienes, generalmente, se les informa de sus resolutivos, pero nunca se les consulta”, fustigó la legisladora.

Ahora, dijo, Morena no va a tomar partido ni por el bloque PRI-PVEM-PES y Panal o el del frente PAN-PRD y MC. “Haremos lo que la ley obliga, lo que la ley permite”, advirtió.

Como se recordará, el jueves pasado el PAN votó en contra de la nueva Mesa Directiva, que en esta ocasión corresponde al PRI, y Morena votó en abstención, como acostumbra.

Lo anterior impidió que ese mismo día se tomara protesta y asumiera la nueva mesa, lo que a su vez desembocó en que una nueva mesa no recibiera el Quinto Informe y de que el gobierno federal enviara, por vez primera, el “estado que guarda la nación” a través de un funcionario menor: el subsecretario de Enlace Legislativo, Felipe Solís Acero.

Marko Cortés, coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, advirtió que, si no se elimina el transitorio del “pase automático” de procurador a fiscal general, en donde el cargo recaería en el priista Raúl Cervantes Andrade, no permitirían la instalación de la Mesa Directiva, que en esta ocasión corresponde al priista Jorge Carlos Ramírez Marín.

Actualmente el PRI cuenta con 197 votos, el Verde con 48, Panal 12 y PES nueve, lo que hacen un total de 266 sufragios.

Del otro lado, PAN tiene 109, PRD 52 y MC 21, que dan 182 votos. Aparte están cuatro diputados sin partido.

Morena, que hasta el jueves tenía 46 diputados, hoy sumó dos más, según informó a la Mesa Directiva que aún encabeza la panista Guadalupe Murguía, con lo que ha llegado a los 48.

El reglamento de la Cámara de Diputados establece en su artículo 17 que si no se logran las dos terceras partes de la votación para la nueva mesa, la saliente “continuará en funciones hasta el día 5 del siguiente mes, con el fin de que se logren los entendimientos necesarios”.

En el supuesto de que asistieran los 500 diputados, el PRI requeriría de 333 votos, pero sólo tiene 266, le faltan 67. Si el escenario es que los cuatro independientes se le sumen, los sufragios faltantes serían 63.

El PRI podría convencer a 15 diputados del frente para que votaran con ellos; aun así, el bloque de 48 diputados de Morena sería el que al final decidiera la votación por el número de legisladores que tiene esta fuerza política.

El bloque es grande y podría llegar a los 50 si es que otros dos diputados, que ya informaron a Nahle su deseo de formar parte de las filas de Morena, entregan el oficio para hacerlo válido este día por la noche.

Así, aunque el PRI lograra convencer a 17 diputados que votaran con ellos, si no obtiene el voto a favor de los 48 o 50 diputados de Morena, la Cámara de Diputados entraría en una crisis constitucional, pues se quedaría sin Mesa Directiva que coordine los trabajos legislativos.

Sin embargo, Morena aún no decide cuál será su voto. La coordinadora Rocío Nahle dijo que ni el PRI ni el frente son sus dirigentes y por ello no mandan en su partido.

En entrevista, la diputada Nahle dijo que el pleito entre PRI y PAN no los va a obligar a votar a favor o en contra de uno o de otro bloque, ya que “nosotros votaremos conforme a la ley, y para eso estamos analizando a lo que nos obliga el Reglamento y la Ley Orgánica de la Cámara”.

Ambas normas evidencian un vacío de qué pasaría si no se logra la instalación el 5 de septiembre, pero por otro lado, los diputados tienen obligaciones, y entre ellas está el votar por una Mesa Directiva, y este voto puede ser a favor, en contra o en abstención.

Si Morena mantiene su voto en abstención, al igual que el pasado 31 de agosto, es como si respaldara al PAN, pero aun así no le daría los votos para estar en contra de la instalación de la Mesa, pues apenas sumarían 230 votos opositores al bloque del PRI.

Pero si Morena vota a favor de la instalación, y además el PRI logra convencer a unos 17 legisladores, se podría instalar la nueva Mesa Directiva.

Nahle dijo que aún no deciden su voto, y aguardarán a definirlo hasta mañana, pues consideran que, “como siempre, PAN y PRI llegarán a un acuerdo de última hora y a todos los demás los van a dejar colgados de la brocha”.

También informó que están en constante análisis con su fracción en el Senado de la República, y hasta lo que saben es que no se votará al fiscal general, pero si ello ocurre, Morena y PT votará en contra en Cámara alta.

“Este es un pleito entre el PRI y el PAN y a nosotros no nos van a condicionar ni a meter en sus juegos, nosotros vamos a votar conforme lo dicta la ley, por eso estamos estudiándola”, adelantó la coordinadora de Morena en San Lázaro.

Comentarios