“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Denuncian falta de seriedad de la Fiscalía de Oaxaca por no atender a cuatro jóvenes “secuestrados”

OAXACA, Oax. (apro).- La asamblea del pueblo Ikoots de San Mateo del Mar denunció la falta de seriedad de la Fiscalía General del estado (FGE), debido a que eludió presentarse en el municipio para atender a cuatro jóvenes que fueron secuestrados y torturados al finalizar la elección extraordinaria en ese municipio del Istmo de Tehuantepec, el pasado domingo 3.

Geraldine Dávalos Guerra, de 13 años; Cristian Ashrey Doblado Antillón, de 15; Ulber Alexis Hernández Vallarta, de 17, y Edwin Figueroa Degollado, de 15 años, permanecieron desaparecidos durante siete horas, luego de lo cual fueron entregados, en presencia de sus padres, a las autoridades comunitarias y de la asamblea.

La Fiscalía General –presente en la entrega, alrededor de las 4 de la mañana del lunes 4– se comprometió a presentarse alrededor de las 11 horas para hacer la valoración médica y psicológica y tomar declaración de los menores, pero nunca lo hizo.

De acuerdo con los denunciantes, los menores presentan golpes en el rostro y tienen los pies lastimados porque fueron obligados a caminar descalzos durante horas, para luego ser presentados a la agencia de Huazantlán del Río, de donde es originario Gelasio Hidalgo Silva, el candidato que obtuvo el triunfo para encabezar la alcaldía de San Mateo del Mar.

La violencia en ese municipio, al concluir la jornada electoral, fue presuntamente provocada por Jorge Leoncio Arroyo Rodríguez, operador político de la Secretaría General del Gobierno del estado (Segego) y administrador único de Grupo Constructor Pritzker.

La asamblea resaltó que el pueblo Ikoots “es un pueblo de pescadores rodeado de lagunas y de fuertes vientos, con la mirada puesta de las grandes empresas trasnacionales por su ubicación geográfica”.

Destacaron que durante siglos el pueblo ha asignado a sus autoridades de forma rotativa, razón por la cual han convivido en armonía, sin la intromisión de las instituciones estatales y electorales. Sin embargo, “por un proceso ajeno, los tribunales electorales determinaron la celebración de una elección extraordinaria que ha ocasionado el etnocidio de nuestro sistema normativo Ikoots”.

Precisaron que el domingo anterior, al término de la elección extraordinaria, se registraron disparos con armas de fuego, así como agresiones y ataques a la ciudadanía en la avenida principal de la cabecera municipal. Posteriormente se confirmó la desaparición de cuatro jóvenes, quienes fueron “levantados y torturados”.

En respuesta, los pobladores instalaron un bloqueo carretero y acusaron a la Policía Estatal de haber actuado en complicidad con Jorge Leoncio Arroyo Rodríguez y Gelasio Hidalgo Silva, “autores del secuestro de los niños, lesiones y las agresiones con arma de fuego a la comunidad”.

 

Comentarios