Trump corrige: La respuesta militar no es la primera opción para confrontar a Norcorea

WASHIINGTON (apro).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reculó de nueva cuenta sobre sus advertencias respecto de Corea del Norte, al asegurar que un ataque contra ese país no es su primera opción.

Esta mañana, después de una conversación telefónica con el presidente de China, Xi Jinping, Trump se retractó de sus afirmaciones anteriores, en las que aseguró que usaría la fuerza del Pentágono para contener al gobierno norcoreano en su determinación de llevar a cabo pruebas con arsenal nuclear.

“Vamos a ver qué ocurre, veremos qué pasa. Ciertamente (la opción militar) no es nuestra primera opción, pero veamos qué ocurre”, declaró ante un grupo de reporteros, momentos antes de abordar el avión presidencial Air Force One para dirigirse a Dakota del Norte, donde realiza una visita de trabajo.

En días recientes, a través de su cuenta personal de Twitter, Trump desestimó las conversaciones con el régimen norcoreano de Kim Jong-un y aseguró que no sirven de nada. La unifica forma de parar la carrera armamentista y actos de intimidación de ese régimen, dijo entonces, es la fuerza militar.

Incluso hace tres semanas manifestó que su gobierno ya tenía el dedo en el gatillo, en clara alusión a un inminente ataque militar contra Corea del Norte.

Sobre la conversación telefónica con Xi, el mandatario estadunidense la califico de productiva y buena. “El presidente Xi y yo queremos hacer algo, veremos qué podemos hacer, pero no permitiremos lo que está ocurriendo en Corea del Norte. En esto el presidente Xi está 100% de acuerdo conmigo”, enfatizó.

Desde el 20 de enero a la fecha, el régimen de Jong-un ha realizado seis ensayos con armas de destrucción masiva. El pasado fin de semana Corea del Norte lanzó un misil de alcance intercontinental artillado con una bomba de hidrógeno, considerada por los expertos militares como la más letal que posee la nación asiática.

La tensión entre Estados Unidos y Jong-un se ha robustecido por la insistencia de este último de continuar con su programa nuclear, por encima de las amenazas de Trump y las sanciones económicas que le impuso a su país el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU).

Comentarios