Fiscalía acusa a Lula y a Rousseff de formar una “organización criminal” para desviar fondos de Petrobras

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Fiscalía de Brasil denunció a los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016), y a varios dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT), supuestamente por formar una “organización criminal” para desviar fondos de Petrobras.

“Los crímenes habrían sido practicados por lo menos desde mediados de 2002 hasta el 12 de mayo de 2016”, cuando Rousseff fue separada del cargo en el marco de un juicio de impeachment, indicó en un comunicado.

De acuerdo con la denuncia –que también apunta a otros partidos como el PMDB, del presidente conservador Michel Temer–, el PT habría recibido sobornos por mil 485 millones de reales (475 millones de dólares al cambio actual) “por medio de la utilización de órganos públicos como Petrobras, el Banco Nacional de Desarrollo (BNDES) o el Ministerio de Planificación”.

Sin embargo, para el fiscal general Rodrigo Janot, gran parte de esta “organización criminal” que llegó a adquirir “carácter transnacional” fue comandada por el exdirigente sindical e ícono de la izquierda latinoamericana.

“En ese sentido, Lula (…) fue un importante líder, sea porque fue uno de los responsables por la formación de la organización y por el diseño del sistema de recaudación de sobornos, sea porque, en calidad de presidente de la República durante ocho años, actuó directamente en la negociación espuria en torno al nombramiento de cargos públicos”, argumenta Janot.

El expresidente, que enfrenta cinco causas judiciales, fue condenado en julio a nueve años y medio de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero, al ser considerado beneficiario de un tríplex ofrecido por la constructora OAS a cambio de su influencia para obtener contratos en Petrobras.

Lula, que puede recurrir en libertad, niega todos los cargos.

El Supremo Tribunal Federal (STF) debe decidir si acepta esta nueva denuncia de Janot, quien finaliza su periodo de cuatro años como fiscal general el próximo 17 de septiembre, de acuerdo con un despacho informativo de AFP.

Destacó que muy activo en la lucha contra el fraude, el procurador ya denunció a Temer en junio por “corrupción pasiva”, con base en una conversación grabada por uno de los dueños de JBS en la que el mandatario parecía consentir el pago de un soborno a un diputado preso para comprar su silencio.

Sin embargo, en agosto pasado la Cámara de Diputados rechazó encaminar el caso a la corte suprema.

Antes de dejar el cargo, se espera que Janot presente una segunda denuncia contra Temer, por obstrucción a la justicia o asociación criminal.

Por otra parte, información divulgada por el diario ‘El País’ señaló que la Policía Brasileña buscaba documentos dentro de una de las múltiples investigaciones por corrupción política en el país, pero los agentes se quedaron atónitos con un hallazgo sorpresa: una montaña de billetes dentro de un búnker donde ya sospechaban que se almacenaban pruebas de delitos del exministro Geddel Vieira Lima, hasta hace unos meses uno de los hombres fuertes del gobierno y uno de los más próximos al presidente del país, Michel Temer.

La policía necesitó varias horas y siete máquinas para contabilizar miles de billetes que sumaron 51 millones de reales (13.7 millones de euros), cantidad que incluye billetes de dólares por un valor total de 2 mil 688 millones. La operación ha sido bautizada como Tesoro Secreto.

Según las imágenes divulgadas por la policía, durante el hallazgo en el escondrijo en la ciudad de Salvador de Bahía fueron recogidas al menos nueve maletas y siete cajas de cartón abarrotadas de billetes de 100 y 50 reales, los de más valor en Brasil (el real está a un cambio 3.7 por euro).

Los agentes llegaron al lugar donde el dinero estaba almacenado después de recibir una denuncia de que el hombre que hasta finales del año pasado fue ministro de la Secretaría de Gobierno de Michel Temer estaría escondiendo documentos relacionados con una de las investigaciones sobre él.

El inmueble donde estaba la montaña de dinero no es propiedad del político, pero él lo tenía alquilado y había comunicado al dueño que lo usaría para guardar documentos de su padre muerto.

Durante mucho tiempo uno de los dirigentes de más confianza de Temer en el Gobierno y en el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), Vieira Lima ya fue detenido el pasado julio, acusado de recibir un soborno de 20 millones de reales a cambio de préstamos del banco público Caixa Económica Federal cuando era vicepresidente de la entidad. Estuvo diez días en la cárcel y desde entonces cumple prisión domiciliaria.

Vieira Lima salió del gobierno el pasado diciembre después de que su entonces colega de Cultura, Marcelo Calero, denunciara que lo había intentado presionar para impedir la protección patrimonial de un edificio que interfería en una operación inmobiliaria en la que él tenía intereses.

Después de haber sido ministro en los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff, cuando el PMDB se alió al PT, Vieira fue uno de los grandes urdidores del impeachment contra esta última para situar en la presidencia a su amigo, el hasta entonces vicepresidente Michel Temer.

Comentarios