“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

El Papa Francisco pide diálogo y estabilidad en Venezuela

BOGOTÁ (apro).- El Papa Francisco abogó hoy por un diálogo nacional en Venezuela y para que en ese país, que vive una severa crisis política, económica y social desde hace varios meses, se promuevan caminos “de solidaridad, justicia y concordia”.

Al sobrevolar Venezuela en un avión de Alitalia que lo transportó de Roma a Colombia, donde realizará una visita de cinco días, el líder católico envió bendiciones “de paz” a los venezolanos.

“Ya que mi visita apostólica a Colombia me lleva sobre Venezuela, envío saludos a su excelencia y a todo el pueblo de Venezuela, rezando para que en toda la nación se promuevan caminos de solidaridad, justicia y concordia, fervorosamente invoco ante ustedes bendiciones divinas de paz”, dijo Francisco en su mensaje.

Por la mañana, poco después de partir de Roma, el Papa pidió a los periodistas que lo acompañaron en el avión que al sobrevolar Venezuela hicieran una oración “para que pueda haber diálogo y que el país tenga una buena estabilidad”.

Francisco llegó esta tarde a Bogotá para realizar una visita durante la cual insistirá en la reconciliación nacional de los colombianos, luego de la firma de los acuerdos de paz con la exguerrilla de las FARC y de la reincorporación a la vida civil de unos 12 mil excombatientes de esa organización, que la semana pasada se convirtió en un partido político legal.

Este jueves 7 el jerarca católico se reunirá con 62 obispos de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam), entre ellos los cardenales venezolanos Jorge Urosa Sabino y Baltasar Porras, quienes le hablarán de la situación en su país.

Urosa dijo este miércoles en Bogotá que la noche del jueves él, Porras y tres obispos venezolanos se reunirán con el Papa para expresarle “el afecto del pueblo venezolano” y agradecerle su apoyo en “las circunstancias difíciles”.

Venezuela vive un quiebre institucional desde el mes pasado, cuando se instaló una Asamblea Nacional Constituyente en la que no tienen representantes los partidos de oposición y la cual ha quitado poderes a la opositora Asamblea Nacional y ha desatado una persecución de varios dirigentes opositores.

Urosa explicó que él y los obispos venezolanos le expresarán al Papa sus puntos de vista “con respecto a algunos problemas de la situación actual” en ese país, donde luego de que el presidente Nicolás Maduro convocó a una Asamblea Constituyente, en mayo pasado, se rompió un diálogo en el que el Vaticano participaba como facilitador.

En junio pasado, el Papa recibió en el Vaticano al alto mando de la Conferencia Episcopal Venezolana para evaluar el desarrollo de la crisis en esa nación.

La convocatoria de Maduro a una Constituyente fue un golpe a la mesa de negociaciones que habían instalado en octubre pasado el gobierno y la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) con la facilitación del Vaticano y de los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

Rodríguez Zapatero, Fernández y Torrijos han pedido al Vaticano que siga cumpliendo esa tarea en una eventual reactivación del diálogo, aunque por ahora esa posibilidad parece muy remota.

La Conferencia Episcopal de Venezuela señaló en un comunicado que en la reunión de junio el papa Francisco “reafirmó que en la voz de los obispos venezolanos también resonaba la suya”, lo que es significativo, pues los obispos de ese país acusan al gobierno de ejecutar “una represión brutal y asesina” de miles de jóvenes que se manifiestan en las calles mientras hay gente que muere por falta de comida y medicamentos.

El Papa, además, les dijo a los obispos que el Vaticano sólo hará parte de una nueva iniciativa de diálogo si el gobierno de Maduro cumple con los cuatro puntos que estaban planteados en la mesa de negociaciones con la oposición que se frustró en mayo pasado.

Estos puntos son: que el presidente permita ingresar al país donaciones de alimentos y medicinas; que presente un cronograma de elecciones; que respete la autonomía de la opositora Asamblea Nacional, y que libere cientos de presos políticos.

Comentarios