Cédric Klapisch, en el Tour de Cine Francés por nuestro país

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La reciente película de Cédric Klapisch, El viñedo que nos une, forma parte de la 21 edición del Tour de Cine Francés, el cual recorrerá 74 ciudades de la República Mexicana a partir del 8 de este mes al 19 de octubre próximo.

En total son siete largometrajes franceses y 25 cortometrajes mexicanos que forman parte de este ciclo itinerante.

El productor, guionista, actor y director Klapisch, quien visita México, platica de su largometraje El viñedo que nos une sobre tres hermanos de Borgoña, una región vinícola. Uno de ellos, Jean, sale del sitio para conocer otros lugares, pero debido a que su padre se encuentra enfermo, retorna al lugar que lo vio crecer y, sin querer, se involucra en el viñedo de su padre, donde trabajan su hermana Juliette y Jérémie.

En entrevista, Klapisch conversa que al inicio deseaba crear un filme sobre el vino. Entonces se preguntó ¿cómo realizar una historia que hablara de eso?

“Inmediatamente supe que debía ser una película que hablara del tiempo, la familia, la transmisión y que debía rodarla a lo largo de las cuatro estaciones, no era posible hablar de una sola”.

–Pocas veces se retrata a la familia francesa, ¿no cree?

–Es cierto que yo quería filmar un largometraje de la relación que existe entre el vino y la familia. Se podría resumir en una frase de la Biblia que dice que la mejor educación que uno puede dar a sus hijos es darles al mismo tiempo raíces y alma. Y es cierto que en Francia estamos muy apegados al pasado, pero también muy abiertos a la modernidad. Quería mostrar una familia con una historia muy larga y al mismo tiempo que está abierta a la modernidad.

“Es verdad que en Francia en este momento tenemos grandes transformaciones y los agricultores sí están cambiando muy fuerte, por ejemplo, algunas personas están evolucionando hacia lo verde, hacia los productos orgánicos, pero no siempre, también hay muchos agricultores que están cayendo en una lógica liberal, de la industrialización, y en la película quise mostrar eso. Se puede conservar una lógica distinta, una lógica más artesanal, una lógica familiar y no caer forzosamente en los grandes aparatos industriales. Se puede observar una lógica de lo humano”.

–¿Qué puede ofrecer en este momento la película?

–Yo creo que el caos mundial de la actualidad está muy relacionado con lo liberal y también con lo virtual. Padecemos mucha virtualidad en la actualidad y creo que necesitamos volver a las cosas esenciales y sencillas, y el vino es justamente eso, es algo que se ha producido desde hace milenios, es algo que nos habla de la relación entre el cielo y la tierra, la relación entre el hombre y la naturaleza.

–¿Qué le deja está película como cineasta?

–Lo que me aportó es llevar muy lejos la noción de placer. Creo que en el vino y el cine hay dos aspectos que son muy importantes: la noción de compartir algo con los demás y la noción de placer.

El viñedo que nos une es una historia sencilla, pero con locaciones naturales espectaculares y personajes sólidos.

En esta muestra resaltan las actuaciones de Catherine Deneuve, Catherine Frot, Pierre Niney, Florence Foresti, Mathieu Kassovitz, Pio Marmaï, Ana Girardot y Jean-Paul Rouve.

Las otras cintas son Aún más bella (De plus belle), de Anne-Gaëlle Daval. Esta directora muestra a una mujer que enfrenta un cáncer de mama, pero llega encontrarse a sí misma, y desea disfrutar de la vida. Incluso se enamora de un chico seductor que hará lo imposible por conquistarla.

El reencuentro (Sage femme), de Martin Provost, es protagonizada por Deneuve. Interpreta a una mujer madura, Béatruice, que padece cáncer en la cabeza. Ella siempre ha hecho lo que quiere de su vida, pero se rencuentra con Claire, una partera, hija de su expareja. Aquí se observan los pendientes del pasado.

La cinta de época Frantz (Frantz), de Francois Ozon, en un drama que se centra en Anna, joven alemana que pierde a su prometido Frantz en una batalla durante la Primera Guerra Mundial. Todos los días Anna visita la tumba de Frantz, pero pronto descubrirá que no es la única que llora su pérdida, ya que un joven francés llamado Adrien también va al cementerio a dejarle flores. Ambos jóvenes se conocen y un secreto los une. Se muestra ese odio entre los franceses y alemanes después de esa guerra.

Ex (Les Ex), de Maurice Barthélémy, ofrece varios relatos referentes a los exnovios o exnovias, o exesposas o exesposos, pero de manera divertida y con reflexión. Se refiere sobre todo a qué tanto marcan los ex a una persona.

Grand Corps Malde y Mehdi Idir dirigen Paso a paso (Patients). Es una cinta de superación. Tras un accidente, Ben llega a un centro de rehabilitación para tetrapléjicos y parapléjicos. Aquí conocerá a interesantes personajes, cada uno con su historia, sueños y miedos. Para salir adelante, todos tendrán que aprender a luchar, resistir y amar, pero sobre todo a ser pacientes. Sin duda da una lección de que no somos eternos y tampoco se debe dejar de luchar.

Una familia peculiar (Cigarettes et chocolat chaud), de Sophie Reine. Es un relato de un padre de familia con escasos recursos. Denis Patar tiene dos trabajos para sacar adelante a sus dos hijas adolescentes. Un día, Denis olvida pasar por una de ellas a la escuela, por lo que una joven trabajadora social se da a la tarea de investigar a esta familia poco convencional. Ante la situación, este singular padre tendrá que asistir a un programa obligatorio para demostrar que es capaz de cuidar y educar a sus amadas hijas.

Cabe destacar que los cortos mexicanos, seleccionados por Imcine, que se proyectarán antes de cada filme compiten por el Premio La Palmita. Son A la distancia, de Víctor Audiffred; Al otro lado, de Rodrigo Álvarez Flores; Amor plástico, de Luis Lance; Ataraxia, de Guillermo Vejar; Casucka, de Dalia Huerta Cano e Iván Puig; Cerulia, de Sofía Carrillo; Desaparecido, de Juan Carlos López Truja; El balón de oro, de Valentín Valverde Watson; El Grifo, de Dan Chávez; El hombre bueno, de José Luis Solís Olivares; El problema de las estrellas binarias, de Juan H. Villar; Hacia el Sur, de Camila Selser.

Hambre, de Alejandro Montalvo; La secta de los insectos, de Pablo Calvillo; Leche, de Gilberto González Penilla; Lejos de casa, de Mayra Veliz; Montañistas, de Romy Tatiana Graullera Espinoza; My soul is old, de Claudia González-Rubio; Pañales para Melquiades, de Ghandi Ramos; Poliangular, de Alexandra Castellanos; Polvo de estrellas, de Aldo Sotelo Lázaro; Semillas, de Guamúchil de Carolina Corral; Última estación, de Héctor Dávila; ¡Que vivan los novios!, de Montserrat Larqué.

Las ciudades que recorrerá el Tour de Cine Francés (organizado por Cinépolis, Nueva Era Films, la Embajada de Francia en México, el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y la Federación de Alianzas Francesas de México) son Cuautla, Cuernavaca, Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Morelia, Pachuca, Puebla, Querétaro, San Juan del Río, Juriquilla, Texcoco, Tlaxcala, Toluca y Xalapa.

También Acapulco, Celaya, Chilpancingo, Coatzacoalcos, Colima, Córdoba, Irapuato, Lázaro Cárdenas, Manzanillo, Mazatlán, Minatitlán, Oaxaca, Orizaba, Puerto Vallarta, Salamanca, Tehuacán, Tepic, Uruapan, Veracruz y Zamora.

Además Aguascalientes, Campeche, Ciudad Obregón, Ciudad del Carmen, Culiacán, Ensenada, Hermosillo, León, Los Mochis, Mérida, Mexicali, Nuevo Laredo, Rosarito, Saltillo, San Luis Potosí, Tijuana, Villahermosa y Zacatecas.

Y finalmente Cabo San Lucas, Cancún, Chetumal, Chihuahua, Juárez, Ciudad Victoria, Cozumel, Durango, La Paz, Matamoros, Nogales, Playa del Carmen, Reynosa, San Cristóbal de las Casas, Tampico, Tapachula, Torreón, Tuxpan y Tuxtla Gutiérrez.

Estará en salas de Cinépolis y circuitos culturales.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios