Ayotzinapa: el mapa interactivo de la tragedia

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una nueva plataforma digital muestra, paso a paso, la progresión de la violencia desatada en el municipio de Iguala, Guerrero, la noche del 26 de septiembre de 2014, y que culminó en el asesinato de tres estudiantes y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Se trata de un mapa interactivo que reconstruye con un nivel de detalle abrumador todos los acontecimientos conocidos ocurridos en la noche de Iguala, incluyendo las incoherencias de la llamada “verdad histórica” y la destrucción de evidencias operada por las autoridades.

El mapa, desarrollado por Forensic Architecture y compartido con Apro, también exhibe con toda claridad cómo fuerzas federales y municipales, militares y crimen organizado operaron en Iguala durante la noche del 26 de septiembre de hace casi tres años, a veces en evidente colusión entre sí.

Después de cargar su sistema de filtros, etiquetas y línea cronológica –operación que requiere algún tiempo–, la plataforma permite visualizar todas las etapas de la tragedia, desde la salida de los estudiantes de la escuela normal rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, hasta los ataques que sufrieron de manera simultánea y en distintos puntos del municipio y la desaparición forzada de 43 de ellos.

Al seguir el escalamiento de la violencia, el usuario puede elegir distintas perspectivas: la de cada uno de sus actores, las acciones llevadas a cabo –actos de violencia o de coordinación, entre otros– o los “objetos” que tuvieron un papel relevante en la noche de Iguala, por ejemplo, autobuses, taxis, ambulancias o armas.

Cada actor o vehículos están identificados por puntos, cuyo color varía: los tonos de azul a verde muestran a los agentes de los distintos cuerpos policiacos –Policía Federal, municipales de Iguala y Huitzuco–, rojo para las víctimas, verde para el Ejército, morado para el crimen organizado y blanco para las ambulancias.

Al seleccionar el elemento militar, queda claro que efectivos castrenses estuvieron presentes en todas las áreas de los ataques y reportaron información al Cuartel del 27 Batallón, ubicado en el centro de Iguala.

En el mapa resurgen los testimonios y las comunicaciones que sostuvieron los actores involucrados esta noche: los estudiantes supervivientes, pero también los agentes de la policía, militares, testigos anónimos y miembros de grupos criminales.

A partir de las nueve de la noche, por ejemplo, se puede ver que las comunicaciones de todos los actores fluyen hacia y desde los escenarios de los ataques contra los autobuses de normalistas, los cuales están ilustrados por amplios círculos rojos.

Además del mapa interactivo, la plataforma ofrece una reconstrucción minuciosa y en tres dimensiones de tres lugares clave de la noche de Iguala: la esquina de las calles Juan Álvarez y Periférico Norte, las afueras del Palacio de Justicia y el Cruce de Santa Teresa –a 20 kilómetros al sur del municipio–.

En estos tres lugares, policías y grupos criminales atacaron los autobuses –tanto de los normalistas como del equipo de futbol de los Avispones– y otros civiles. Las escenas en 3D muestran el desarrollo de las agresiones prácticamente minuto por minuto, y aportan los testimonios de los normalistas sobrevivientes.

No sólo esto: estas reconstrucciones en tres dimensiones evidencian que por lo menos dos de las seis cámaras de vigilancia del Palacio de Justicia captaron el ataque al autobús Estrella de Oro 1531 por agentes de la policía municipal, así como el secuestro de estudiantes en patrullas de la policía de Huitzuco.

Otras cámaras del mismo edificio grabaron el recorrido del autobús Estrella Roja, cuya existencia fue omitida en un primer momento de la investigación oficial.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de Guerrero eliminó los videos de las cámaras de vigilancia, argumentando un problema técnico y aseverando que, de todas formas, no contenían material relevante.

El equipo de Forensic Architecture –conformado por arquitectos, periodistas, desarrolladores de software y cineastas– fue comisionado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez (Centro ProDH) para elaborar la plataforma.

El grupo recopiló cerca de 5 mil registros de los dos informes que publicó el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH durante su misión en México, mientras que los testimonios de los normalistas supervivientes fueron sacados del libro “Una historia de la infamia”, escrito por el periodista John Gibler.

Comentarios